martes, 8 de junio de 2010

Reforma de las condiciones de los funcionarios


Cuando hablamos de funcionarios todos tenemos en la cabeza el típico funcionario de administración vago a más no poder. Del tipo que se va a las 10 de la mañana a tomarse su cafecito y no vuelve hasta la 1 y del que siempre contesta de malas maneras y te dice “vuelva usted mañana”.

Pero funcionarios no son solo esos ni son todos así. Funcionarios son también nuestros médicos, profesores, policías y jueces. Son los que posibilitan la educación de nuestros hijos, los que nos mandan las medicinas que nos curan y los que garantizan nuestra seguridad y libertad. En definitiva son los que posibilitan el funcionamiento óptimo de la economía. Sin funcionarios no gozaríamos de educación, sanidad, seguridad ni justicia.

El gobierno ha tomado dentro de un plan de ajuste sumamente impopular una medida de recorte de sueldos de los funcionarios de un 5% de media. Curiosamente esta fue la unica medida que a nivel de calle no se cuestionó.

No es difícil de imaginar el por qué. Los funcionarios generan antipatía particularmente por las condiciones de trabajo tan buenas de las que gozan, entre ellas la inmunidad frente al despido. Hay que cometer una negligencia terrible para que puedan echar a uno. En tiempos de crisis es lógico, cuando menos entre los parados que esto genere gran antipatía y que no estén por tanto en contra del recorte de sueldo.

Sin embargo, recortar los sueldos a los funcionarios no facilita la recuperacion economica por muy popular que pueda ser, no es la mejor medida ahora, en tiempos de crisis. Reducir el sueldo a 3 millones de trabajadores supone reducir el consumo y retrasará la recuperacion.

Ello no quita que, en mi opinión, no sean necesarias algunas reformas en el sector publico, entre ellas en el funcionariado. El Estado no funciona todo lo bien que podría. He aquí algunas de mis propuestas sobre lo que quizás deberíamos reformar para optimizar su funcionamiento

MEDIDAS FUNCIONARIADO PUBLICO

Las siguientes lote de medidas que voy a proponer hay que verlo en su conjunto. Algunas cosas que propongo suenan altamente impopulares, especialmente para aquellos que ya trabajan y gozan de los privilegios de funcionariado. Al final detallo el porque de estas medidas y que objetivo persiguen.

1º Eliminación de la inmunidad del trabajador publico
Que los trabajadores publicos puedan ser despedidos en las mismas condiciones que los trabajadores fijos del sector privado con su correspondiente coste de despido ya sea despido procedente o improcedente y su correspondiente paro.

2º Mayor vinculación del sueldo a la productividad
En aquellos cuerpos en los que sea posible, vincular el salario al rendimiento del trabajador. Evidentemente hay trabajos donde es más difícil poner medidas a la productividad. ¿Cómo distinguir entre un profesor productivo o improductivo? Se pueden introducir baremos, como por ejemplo el rendimiento de los alumnos aunque siempre habrá cierto grado de arbitrariedad.

3º Impedir la reducción nominal de sueldo de los cuerpos más bajos
Utilizar el sueldo más bajo como guía de hasta donde se puede bajar el sueldo del funcionariado publico de manera que el menor sueldo se convierta en el sueldo mínimo del funcionario. De esta manera hay siempre una referencia de cuanto es lo mínimo que voy a cobrar si me convierto en empleado publico

4º Eliminar la precariedad en el empleo publico
No todos los funcionarios gozan de los mismos privilegios. Los interinos gozan de unas condiciones laborales mas precarias que el resto. Eliminar esta precariedad para que haya cierta homogeneidad.

5º Reduccion de la dificultad de la oposición
Esto más que una medida sería una consecuencia. Si se reduce el atractivo de ser funcionario, el numero de personas que se presenten a trabajar será menor y por tanto habría que reducir la dificultad para que entren más.

OBJETIVO
Estas medidas persiguen los siguientes objetivos básicos:

Reducir el atractivo de trabajar en el sector publico sin introducir precariedad
Si es menos atractivo trabajar de empleado publico, se presentaran menos opositores y el Estado lo tendrá más complicado para contratar. Le consecuencia lógica de esto es un aumento relativo del salario de los empleados publicos (en compensación)

Otorgar al Estado un mecanismo de ajuste vía empleo
El problema actual del Estado es que puede contratar pero nunca puede despedir. Esto hace que sea siempre muy prudente y que nunca pueda adaptarse al ciclo economico a la hora de contratar.

Si ajustamos las condiciones de empleo, le damos al Estado un arma de lucha contra el desempleo o el déficit (según el momento). Bajo una óptica keynesiana, se puede combatir un momento de crisis contratando más empleados en el sector publico y despidiendoles gradualmente cuando vuelva la recuperacion economica.

Mayor eficiencia y eficacia
Al no gozar de total inmunidad se puede fomentar la eficacia y eficiencia de los trabajadores publicos. Esto sin mermar las condiciones de trabajo pues gozarían de las mismas que cualquier otro trabajador con la salvedad de que el Estado siempre paga (excepto ruina de las arcas publicas)

Esto redundaría en un mayor ahorro y en un mejor servicio del Sector Público sin sacrificar el espíritu de su existencia, el de intervenir en la economía.


3 comentarios:

  1. Yo creo que igualar las condiciones de despido no sería justo porque las oposiciones son una prueba mucho más dura que cualquier entrevista de trabajo por lo que no puedes optar a un puesto con las mismas condiciones.

    Pero, sí que creo que habría que evaluar de alguna manera y cada cierto tiempo, por ejemplo cada 3 o 4 años, el trabajo realizado en ese periodo por el funcionario y decidir a partir de ahí si se le renueva su condición de empleado público o no.

    Es un poco la idea que tú dices, la de la no perpetuación del puesto de trabajo, pero creo que algo más justo con el esfuerzo necesario para ser funcionario.

    ResponderEliminar
  2. Si bien no es que esté en contra, permíteme algunos aportes:

    1º Inmunidad. Tiene su explicación. En la administración pública se da el nepotismo, queramos o no. Cuando cambia el gobierno, cambian los ministros y los cargos de confianza (que es algo así como los gerentes de las empresas públicas). ¿Imaginas qué ocurrirá cuando cualquier puesto esté disponible? Cuando haya un cambio de gobierno, cambiarán hasta los bedeles del instituto, por gente de 'confianza' del nuevo gobierno. Pero estoy de acuerdo en que debe haber alguna herramienta de presión para evitar dormirse.

    2º Productividad. De acuerdo, pero con criterio. Ahora mismo a los médicos de familia les pagan menos por mandar pacientes a los especialistas. Eso significa que te 'recetan' paracetamol y mucha agua, y si te sigue doliendo la semana que viene, a lo mejor te mandan al especialista.

    3º Homogeneidad en el empleo. Aquí te contradices. Por un lado quieres que los funcionarios se parezcan a los trabajadores contratados y ahora que no se parezcan. Si todos los trabajos son iguales de buenos, ¿cuál es la motivación para hacerlo mejor?

    4º Respecto al sueldo. Existe un índice para asegurarse de que el funcionario siempre cobre proporcionalmente lo mismo, el IPC, el problema es que no se usa mucho (porque se congelan salarios y se baja el 5% cuando les da la gana). Y espero que no estés pensando en que el sueldo mínimo del funcionario sea lo mismo que cobra el repartidor de pizzas.

    5º La dificultad para acceder a funcionario. Personalmente prefiero cambiar el tipo de examen. Deberían evaluar conocimientos y aptitudes. En un maestro de escuela es mucho más importante su capacidad de conectar con los alumnos que su conocimiento académico. Y en las oposiciones actuales te hacen un examen oral donde lo que cuenta es que te sepas bien la lección y no te pongas nervioso delante del examinador. Muy útil, sí.

    ResponderEliminar
  3. En primer lugar te envío un cordial saludo desde Chihuahua, Chih. México.
    He estado visitando los blogs que participan en la categoría "Actualidad" de los "Premios 20 blogs". Deseo mucha suerte y muchos votos para tu blog y aprovecho para invitarte a visitar mi blog que fue creado con la intención de publicar mis artículos de opinión que muchas veces son censurados por el gobierno.
    Tristemente Chihuahua se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo por la ola de violencia generada por el crimen organizado; el periodismo se ha convertido en uno de los oficios más peligrosos; pero mi lema es: prefiero morir hablando, que callada.
    Te invito a que conozcas mi blog y si es de tu grado me des tu voto. http://lablogoteca.20minutos.es/laecita-blog-mi-derecho-a-la-libre-expresion-18859/

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email