viernes, 30 de mayo de 2008

400 Euros ¡¡¡Y NI UNO MÁS EHHH!!!

Eso parece que fue lo que dijo Solbes hace unos dias a los españoles. Y es que como bien fuimos informados, las medidas contra la crisis económica se han acabado con los 400 euros de deduccion en el IRPF. Increible pero cierto. Es decir, la medida populista estrella de las elecciones, la rebaja de 400 euros en el IRPF hace que ya no se puedan tomar más medidas.

Lo primero que se le pasa a uno por la cabeza, es que ójala funcionen esos 400 euros porque como no funcionen lo llevamos claro. Y es que los 400 euros junto con las otras medidas populistas aprobadas agotarán el superavit público.

¡¡Que desastre!! ¿Eso es todo lo que puede hacer el gobierno para afrontar la crisis? ¿Entregar un cheque y nada más? Cualquiera que haya estudiado un poco de economía sabe que hay muchas muchísimas cosas más que se pueden hacer. Para empezar podrían no haberse entregado esos cheques a discreción porque su reparto social es sumamente injusto. Se entrega dinero a quien no lo necesita y no se da a quien lo necesita de verdad.

Recordemos las medidas anticrisis que se han aprobado entre el año pasado y este:
  • 2.500 euros por hijo a cualquiera que tenga un hijo.
  • 210 euros para alquilar para menores de 30 años con ingresos inferiores a 22.000 euros.
  • 400 euros de deduccion en el IRPF para todos aquellos que tributan.
¿Me dejo algo? Posiblemente, pero grosso modo esas son las principales. Si vemos todas las medidas, están dirigidas a todo el mundo y cuando no lo están, sus limitaciones son puramente regresivas.

¿Hay aquí alguna medida progresiva? La progresividad de una medida se mide porque su repercusión en las clases bajas es mayor que en las clases altas. Veamos pues si son progresivas estas medidas:

2500 euros para cualquiera que tenga un hijo. Eso incluye a la princesa de asturias. ¡¡Desde luego ella necesita el dinero!!

210 euros para alquilar a los que trabajen y sean menores de 30 años. Excluidos todos aquellos que no trabajen o que sean mayores de 30. Curiosamente se incluyen también a aquellos que ganen cerca de 20.000 euros al año pero no al que no gana nada.

400 euros de deduccion en el IRPF para aquellos que trabajan y pagan impuestos. Es decir, que si no pagas impuestos o no trabajas, no hay dinero. En cambio Emilio Botín como buen asalariado cobrará la ayuda.

¿Creí que era el partido socialista obrero? ¿Por qué entonces se dirigen las ayudas discrecionalmente a todos? ¿No hubiera sido mejor ahorrarse los 400 euros de Emilio Botin y darselo a alguien que sí lo necesite (como un parado por ejemplo)?

Y si ya hablamos concretamente de los efectos economicos pues nos echamos a llorar. El problema principal que tiene la economía española es un problema de desigualdad. ¿Por qué se aprueban entonces ayudas que no corrigen esa desigualdad?

Triste es ver que todo el superavit que hemos conseguido se dilapida en medidas que tendrán un efecto nulo en corregir la crisis. Mal vamos España, mal vamos si esto fue lo último que podíamos hacer.

martes, 27 de mayo de 2008

Especulando: ¿Habrá otro crack bursatil?

Tras el crack espectacular del mes de Enero, nos hemos acostumbrado en los últimos meses a asistir a cierta recuperación bursatil adelantando lo que parece una recuperacion economica mundial. Y es que no hay que olvidar que el mercado bursatil es un termómetro de la evolución futura de la economía. Asi pues, todos los expertos han empezado a lanzar las campanas al vuelo diciendo que lo peor de la crisis ha pasado.

Pero, ¿verdaderamente ha pasado lo peor?

En mi modesta opinion, no. No es el momento ni mucho menos de entrar de nuevo en la Bolsa por mucho que aparente cierta recuperación. Y es que la crisis ni mucho menos ha acabado.

¿Cuales son mis razones para lanzar tan clara afirmación?
  • En primer lugar el deterioro de la economía española, lejos de acabar, prosigue y no da visos de arreglarse en un futuro próximo. La economía española se está desacelerando muy bruscamente y ya se está barajando la posibilidad de una recesión.
  • Y en segundo lugar, el contexto internacional todavía no está claro y persisten graves amenazas a la baja. La especulación, motor de la burbuja inmobiliaria estadounidense, se ha movido al mercado de los alimentos haciendo que estén subiendo notablemente de precio. Esto unido a la persistente devaluación del dolar, asi como el encarecimiento del petroleo pintan un escenario notablemente inflacionista.
Este escenario inflacionista presionará los tipos al alza lo que hundirá más aún los débiles mercados inmobiliarios de los países que sufrieron burbuja (entre ellos EE.UU y España), provocando una crisis financiera y de crédito que harán que la situación económica se deteriore aún más.

Por tanto, ¿cuales son las perspectivas a medio plazo?

Lo más seguro es que tras cierto movimiento horizontal en los próximos meses asistamos a un nuevo episodio de hundimiento generalizado bursatil en lo que pienso que será la tercera fase de la crisis económica mundial.

Recordemos que la primera fase de esta crisis fue el estallido de la crisis subprime que desencadenó la expectativa de hundimiento del mercado inmobiliario. La segunda fase es la que estamos viviendo ahora, de fuerte incertidumbre economica y de deterioro de la situación y que empezó con el hundimiento de los mercados globales durante el mes de Enero. A esto ha seguido cierta estabilización o meseta economica antes de entrar en lo que yo pienso que será la última fase de deterioro economico que se manifestará probablemente tras el Verano, cuando empecemos a ver a la economía americana entrar en recesión.

Y es que no descarto que se vuelvan a repetir las escenas de pánico financiero en los próximos meses. Quizás en Julio, quizás en Octubre, pero es posible que tras una serie de encadenamientos de malas noticias asistamos a otro crack quien sabe si más espectacular que el de Enero.

Por ello, y hasta que no haya pasado al menos este año, no creo que sea bueno invertir nuevamente en Bolsa. Todo dependerá claro está de la velocidad de deterioro de las economías mundiales, con especial atención a la locomotora americana.

Pero ya se sabe que esto es especular y en eso por desgracia para mi bolsillo, pues no soy Experto.


sábado, 24 de mayo de 2008

Euribor al 5 %

Y llegó el 5 %. Lo que parecía imposible se ha cumplido y es que el Euribor, indice de referencia de la mayoría de las hipotecas ha superado todas las previsiones de los expertos y se ha situado en más de un punto por encima del tipo de interés oficial (actualmente al 4%).

Recordemos que el Euribor no lo fija el BCE sino que es fruto de la negociación interbancaria. Es decir, es el tipo de interés al que ahora mismo se prestan los bancos el dinero para devolverlo a un plazo determinado. El euribor a 1 año, el más utilizado en las hipotecas, ha alcanzado el 5%, es decir, si un banco no tiene dinero suficiente, lo puede pedir prestado a otro que si lo tenga a cambio de devolverlo dentro de un año al 5 % de interés.

¿Por qué está tan alto?

Simple y llanamente porque hay una fuerte desconfianza en el mercado interbancario. Los bancos no se fían unos de otros y por tanto prefieren no prestar y si lo hacen es a un tipo alto. Y es que la crisis subprime ha hecho mella en la confianza del sistema financiero porque no es muy normal que el Euribor supere en más de 1% el tipo de interés oficial.

Pero la crisis internacional ha hecho que ahora mismo los Bancos restrinjan enormemente el crédito, no solo a particulares, sino también a otros bancos, por lo que se justifica esta anomalía.

¿Que efectos tiene todo esto?

En primer lugar, la falta de liquidez puede afectar a alguna entidad de crédito que atreviese por dificultades en estos momentos. No sería extraño que en unos meses el BCE tuviera que acudir al rescate de algun banco dañado por la crisis, aunque el intervencionismo no es habitual en los bancos centrales salvo en situaciones muy graves.

Luego está el consabido efecto sobre las hipotecas. El perverso efecto de la crisis subprime está haciendo que las hipotecas sean relativamente caras y que los que se endeudaron fuertemente en tiempos de tipos bajos estén atravesando graves dificultades con la repercusion economica que eso tiene.

¿Que consecuencias tendrá en el futuro?

La restriccion de liquidez sobre la economía va a lastrar enormemente el crecimiento. El aumento de la morosidad hará que los bancos se provisionen más, sean más cautos prestando y por tanto reduzcan su interés en prestar dinero. Esto hará que la Construccion y la Vivienda entren en una espiral crítica que haga que aumente el paro lo que aumentará la morosidad y que reducirá aun más la liquidez.

Si esto no se ataja, podríamos entrar en una fase de Estanflación (Estancamiento economico + Inflación) muy pernicioso para la economía que hará que tanto los tipos de interés como el Euribor puedan subir todavía más.

¿Cuando empezará a bajar? ¿A que cota llegará como máximo?

Es dificil de responder ya que es un ejercicio de futurología. Lo normal sería que no subiera más allá, pero no estamos en una situación normal. El petroleo sube y sube al igual que los alimentos, lo que repercute muy negativamente en la inflación y genera más expectativas de subidas de tipos. Por tanto y mientras no se normalice la situación en los mercados petroliferos y de alimentos no sería raro que siguieramos viendo al Euribor subir unos cuantos meses más.

Los expertos dicen ahora que debería de bajar a finales de año, pero los expertos ya se han equivocado otras veces. En mi opinión, hasta que no empiecen a entrar en recesión las economías más fuertes del mundo, la inflación no empezará a ceder y el euribor no empezará a bajar.

Por tanto, mi apuesta es que es posible que veamos al euribor en el 6 % sobre todo si el BCE acaba teniendo que subir los tipos de interés para combatir la inflación y que hasta principios del año que viene (cuando Estados Unidos esté ya en Recesión oficial) sea cuando el Euribor empiece a normalizarse.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Soluciones al problema de la Vivienda: impuesto a la posesión

El impuesto por Vivienda poseída consiste en el establecimiento de un impuesto a la propiedad. De hecho, este impuesto ya existe y se llama IBI o Impuesto de Bienes Inmuebles y es la principal fuente de ingresos de los ayuntamientos.

Este impuesto atiende básicamente al valor del inmueble y no a las circunstancias personales de cada individuo. Por ello, las subidas de este impuesto son a menudo polémicas ya que pueden suponer una carga fiscal importante a familias de rentas medias o bajas que posean Viviendas en zonas donde el precio de estas sea muy elevado.

Por todo esto, ¿como podría modificarse el IBI de manera que fuera un impuesto más justo y corrigiera el problema de la Vivienda sin mermar por ello los ingresos locales?

Hay sistemas para convertir este impuesto en un impuesto más justo. Para ello una formula sería gravar en función del numero de viviendas que posee el propietario de manera proporcional o aún mejor, progresiva.

Pero en primer lugar habría que decidir si deberíamos gravar la primera vivienda como en la actualidad. Una forma desde luego de eliminar el componente injusto del impuesto sería la supresión de este impuesto a la primera Vivienda. El problema es que los ingresos de los ayuntamientos mermarían entonces de forma notable especialmente en aquellos lugares donde la Vivienda estuviera ciertamente bien repartida.

Además surgiría el problema del criterio de aplicación ya que una persona puede poseer varias viviendas en varios lugares del país pero solo una en cada ciudad. Esta persona se vería premiada frente a aquella persona que tuviera muchas viviendas en la misma ciudad.

La solución más lógica sería entonces la nacionalización del impuesto y la corrección del sistema de financiación de los ayuntamientos. De esta manera el impuesto se podría aplicar de forma homogenea a todo el territorio nacional y los ayuntamientos ser financiados por cesión de ingresos del Estado procedentes de la recaudación del impuesto.

¿Como podría entonces gravarse el impuesto?

Lo más sencillo sería establecer un % o una cantidad fija sobre el valor de cada vivienda que se posea. Dado que las viviendas pueden tener distintos valores, se podría establecer sobre el valor total de las viviendas que un individuo posee de manera que el impuesto podría cobrarse por ejemplo (y solo es un ejemplo) de la siguiente manera:

1 Vivienda --> 0% (Exenta)
2 Viviendas --> 0,2 % del valor total de las viviendas
3 Viviendas --> 0,3 % del valor total de las viviendas
etc...

hasta un tope arbitrario que podría establecerse a partir de las 51 viviendas con un 5 % del valor total a partir de entonces.

Es decir, exagerando mucho una situación, pongamos que yo, especulador de viviendas, poseo actualmente 54 casas. Mi tipo de gravamen sería del 5 % sobre el valor total de mis casas.

Si tengo que mis casas valen de media unos 200.000 euros, mis 54 casas tienen un valor total de mercado de: 200.000 * 54 = 10.800.000 euros de manera que para poder tenerlas todas tendría que abonar anualmente 540.000 euros.

Desde luego es un caso muy exagerado, pero nadie necesita poseer 54 casas, por lo que el impuesto no parece desproporcionado ni mucho menos ya que se puede pagar bien teniendo buenos ingresos o bien vendiendo una de las casas.

En un caso más razonable, por ejemplo, se poseyesen 5 casas, el impuesto sería del 0,5 % sobre el total. Si tengo 5 casas de un valor de 200.000 euros cada una, tengo 1.000.000 euros en propiedades. Con este impuesto, lo que tendría que pagar un individuo serían unos 5.000 euros que para 5 casas parece hasta poco.

Desde luego, estos tipos son arbitrareos y se pueden establecer más altos o más bajos en función de las circunstancias. Lo importante sería establecer un incentivo fiscal para que los que más viviendas poseen las vendieran a aquellos que no las tienen.

Y es que hoy en día, poseer una vivienda es un lujo al alcance de pocos. El establecimiento de un impuesto progresivo sobre las posesiones de vivienda sería una forma de no impedir totalmente la multiposesión y a la vez proporcionar una fuente de ingresos importante al Estado/Ayuntamientos a la vez que se lucha contra la especulación.

¿Abogaría por un impuesto a la posesión o apostaría por algo más radical?

domingo, 18 de mayo de 2008

Desaceleración o bajada, según conveniencia

Tiene gracia como en política se llega a manipular el lenguaje a conveniencia para suavizar o radicalizar un aspecto que te puede perjudicar o que te beneficia claramente. Y es que nos hemos acostumbrado que lo que el PP denomina crisis económica, el gobierno socialista lo califique de suave desaceleración. Y es que técnicamente ambos tienen razón, pero según sea el punto de vista, conviene más decir una cosa u otra.

Pero es curioso lo que pasó el otro día cuando escuché una declaración del propio Solbes hablando del ultimo dato de inflación. Y es que calificó como bajada de precios que estos pasaran de crecer un 4,5% a un 4,2% cuando en su momento calificó de desaceleración el paso del crecimiento económico del 3,5 % al 2,7%.

A ver, ¿en que quedamos? ¿Desaceleración o crisis? Si se califica de desaceleración económica lo que estamos viviendo (que técnicamente es cierto) entonces los precios no han bajado, se ha desacelerado. Pero si decimos que los precios están bajando, entonces, la economía también lo está haciendo ¿no?

A ver, lo que yo entiendo por desaceleración es una reducción de la tasa de crecimiento de un factor, mientras que por una crisis entiendo yo por una reducción del factor en sí, ya sean precios, producción, etc...

Entonces, técnicamente estamos en una desaceleración económica y una desaceleración de los precios. Los precios no están cayendo, los precios para nuestra desgracia crecen, quizás algo menos, pero siguen creciendo. ¿Por qué entonces se le denomina bajada? ¿Por que suena mejor?

¿No les parecen absurdas estas contradicciones? No sé francamente a quien pretenden convencer. Todos sabemos el momento económico que estamos pasando. ¿Que más dará si es una desaceleración o una crisis? No nos importan los tecnicismos, nos importa que se hagan cargo de la situación, que la afronten de una vez y le pongan remedio.

Señor Solbes, déjese de maquillar la realidad y afróntela. 400 euros no arreglan nada.

jueves, 15 de mayo de 2008

La venta de pisos se reduce a una cuarta parte

La venta de pisos en España por parte de las grandes empresas inmobiliarias se ha reducido prácticamente un 73 % en el ultimo año. Y es que a la huida brutal de la especulación del mercado se está uniendo la parálisis de la venta, no ya solo motivada por la crisis económica, sino también por las expectativas generadas en gran parte de la sociedad de una reducción sustancial del precio de la Vivienda.

Y es que a estas alturas, quien más y quien menos ha oído hablar de la crisis de las hipotecas subprime, de la crisis de la construcción y de las previsiones económicas negativas.

Pero, ¿que cabe entonces esperar del futuro ante semejante desplome de ventas? Desde luego una cosa está clara y es que van a seguir cayendo empresas inmobiliarias, sobre todo aquellas que no se hayan internacionalizado. Respecto a las ventas, generada la expectativa de reducción de precios, la mayor parte de la población va a esperar a que la crisis termine, hecho que de por si parece que endurecerá más, si cabe, la durísima crisis que se está viviendo en el sector.

Y es que la paranoia aguda que se ha apoderado de los consumidores (en palabras de trabajadores del sector) hace que difícilmente se vaya a recuperar de aquí a corto plazo.

Por tanto y ante este panorama, solo cabe esperar un recrudecimiento de la crisis económica del sector y de la economía española en los próximos meses.

domingo, 11 de mayo de 2008

La Vivienda protegida, el nuevo lujo de la Clase Media

No sé si se habrán fijado en las últimas estadísticas del ministerio de vivienda sobre el precio. Si no lo han hecho, les recomiendo que se den un pequeño paseo y se fijen en un hecho que aunque poco llamativo es muy escandaloso. Y es que el precio de la Vivienda protegida sube más que la Vivienda libre. Es decir, el precio que establece el gobierno de común acuerdo con los empresarios para vender vivienda protegida ha subido más que lo que ha subido la vivienda libre, que se establece por la libre concurrencia de la oferta y demanda.

Recordemos que la Vivienda protegida no la construye directamente el gobierno, sino que lo hacen empresas a las que este subvenciona. Lo que sí que establecen las administraciones son el precio máximo al cual se pueden vender este tipo de viviendas. Es decir, es una decisión publica vender una vivienda protegida a un precio u otro.

Así pues, una cosa que en principio no se acaba de entender muy bien es, porque año tras año el precio de la vivienda protegida ha estado subiendo. Y subiendo en un contexto en el que la Vivienda libre subía todavía más como ocurría en el año 2004, 2005 y 2006.

Más grave todavía puede ser el hecho no solo de que la Vivienda protegida subiera de precio, ya que al fin y al cabo nos hemos resignado a que todo suba, sino el hecho de que esta subiera a unas cifras claramente superiores a la inflación vigente en esos periodos.

Y es que si miramos las estadísticas del ministerio, la Vivienda protegida ha subido en los últimos 4 años a una media de un 7% anual, cuando la inflación y los salarios se movían en crecimientos del 3% anual.

Es decir, durante estos años, la Vivienda protegida se ha hecho cada vez más inaccesible a las clases más bajas siendo el único recurso que tenían estas para acceder a la vivienda. Debido al espectacular incremento de la Vivienda libre, la Vivienda protegida se ha convertido también en la única posibilidad de acceso que tienen las clases medias para acceder a esta.

Nos encontramos pues en la paradójica situación de que un bien que antes se dedicaba a las clases bajas, ahora se dedica a las clases medias.

Para colmo de males, nos encontramos que ahora, en plena situación de crisis de la Vivienda libre, se ha incrementado deliberadamente el precio de la Vivienda protegida más que la libre.

Si creen que ha sido coyuntural, es decir, debido a la fuerte desaceleración del mercado de Vivienda libre, fíjense en este dato. En el tercer trimestre de 2007 el precio de la Vivienda libre crecía al mismo ritmo que la Vivienda protegida. Era en ese preciso momento cuando se desencadenaba la crisis subprime en estados unidos y cuando empezaba a explotar la burbuja inmobiliaria. Ahora mismo, 9 meses después, la Vivienda protegida crece a aún más ritmo que lo hacía en ese trimestre mientras que la libre crece por debajo de la inflación.


¿No lo encuentran totalmente injusto? Es algo tremendamente escandaloso. Ahora que el sector está en crisis, ahora que la única opción que tenemos para independizarnos es la Vivienda protegida, ahora que la economía va tan mal, los precios suben tanto y la riqueza merma, ahora que no podemos si quiera aspirar a hipotecarnos como no sea a 50 años, justo ahora suben más todavía la Vivienda protegida. Justo ahora subvencionan estas empresas, justo ahora que empezábamos a tener esperanzas de poder acceder a una Vivienda la truncan del todo.

Es indignante. Como podemos creer en un gobierno que permite que los empresarios sean subvencionados, los bancos ayudados y los trabajadores más que nunca explotados. Un gobierno que permite y consiente que gran parte de la Población no pueda acceder a un bien de primera necesidad. Un gobierno que presume de extender libertades, de estar al lado de los obreros, no puede pisotear tan descarádamente nuestros derechos más básicos.

¿Vamos a seguir consintiendo que los políticos acaben con nuestro bienestar? ¿Vamos a seguir permitiendo que los políticos jueguen con nosotros?

jueves, 8 de mayo de 2008

Soluciones al problema de la Vivienda: Limitar la población

Aunque el problema de la Vivienda ciertamente es un problema de especulación, uno de los factores que inciden más en las expectativas de subidas de precios es sin duda la evolución de la población. Es lo que ocurrió a finales de los 90 con la inmigración.

Sea o no la causa, lo que si es cierto es que una población creciente tiene necesidades crecientes en materia de vivienda. Por ello, la política demográfica puede resultar clave a la hora de estabilizar el precio de la vivienda.

Limitar el crecimiento de la población en principio puede parecer inverosímil pero es una política que se lleva aplicando en los países desarrollados a través de las políticas migratorias y control fronterizo, aunque cierto es que sin mucho éxito. Y es que esta política puede ayudar a incrementar más fácilmente la riqueza "per cápita" de la población.

Aplicado al tema de la Vivienda. ¿Cual sería el efecto de limitar con éxito el tamaño de la población? Imaginémonos al estilo de las novelas de Isaac Asimov que podemos estabilizar la población del país en una cifra controlable y fija, ya sea limitando el numero de nacimientos, ya sea a través de políticas migratorias estrictas y efectivas. Ignoremos también la existencia de otros países. Como si estuviésemos en uno de esos planetas exteriores que tan bien dibujaba Asimov en sus novelas, donde la población no se movía nunca de una cifra fija. En ese hipotético caso, ¿Cual sería el resultado?

En un primer momento, el resultado sería una estabilización de la demanda de viviendas a largo plazo. En la situación actual donde gran parte del stock de viviendas se acumula en manos de especuladores, esto podría hacer prácticamente inútil la producción de vivienda.

Pero pongámonos en el caso hipotético de ausencia de especulación. En este caso, las necesidades de vivienda actuales seguirían insatisfechas por lo que la producción de viviendas todavía tendría algo de sentido. No obstante, a medida que estas fueran satisfechas, la producción de nueva vivienda tendría cada vez menos sentido.

Únicamente quizás, tendría sentido en una sociedad que evolucionase hacia un modelo familiar tendente al individualismo y hacia la posesión de varias viviendas en régimen de uso de 2ª mano (residencia vacacional). Nos podríamos entonces encontrar con un país donde 45 millones de habitantes tuvieran 90 millones de viviendas en posesión, es decir, 2 viviendas por habitantes (la habitual y por ejemplo la de la playa).

Aún así, podría darse el caso de que todas las necesidades llegasen a ser cubiertas, tanto las de 1ª como las de 2ª Vivienda. En ese caso, podría todavía tener sentido la producción de viviendas pero solo como algo residual donde su fabricación vendría a sustituir aquellas que su estado de deterioro impidiese su habitabilidad.

Por tanto, esta política, aunque en el corto plazo no tuviese un impacto destacable, con el paso del tiempo, la fabricación de nuevas viviendas dejaría de tener sentido como tal, quedando como única labor posible, la rehabilitación y reconstrucción de viviendas para el sector constructor inmobiliario.

Los efectos de esta política dado que se dan a largo plazo, tendrían un efecto escaso en la economía ya que serían poco a poco absorbidos por otros sectores. El sector inmobiliario quedaría, por tanto, como un sector residual de la economía española encargado de abastecer las necesidades de 2ª Vivienda y cambio de la unidad familiar.

Aunque ciertamente en el escenario actual sea complicado hablar de estabilizar la población, si no hubiera habido tantísima inmigración en los últimos años nadie duda que la población se hubiera estancado e incluso hubiera retrocedido. Ahora bien, aunque ello no hubiera evitado la formación de una burbuja especulativa quizás a la larga provocaría un estancamiento del precio y una estabilización.

Si usted fuera político y contara con los medios para hacerlo, ¿estabilizaría la población para controlar el precio de la vivienda?

lunes, 5 de mayo de 2008

¿Por qué nos mienten las estadísticas oficiales?

El Gobierno y la mentira están siempre asociados, independientemente de quien esté en el poder. Eso es algo que tenemos asumido como natural e inherente de la política. Pero, en un tema como la vivienda, ¿Por qué nos engañan con el precio? Que el precio está bajando, no hace falta que nos lo diga una estadística. Es evidente que ya ha estallado la burbuja inmobiliaria. Es algo que mucha gente estaba deseando, más que nada porque hoy en día es casi imposible acceder a una vivienda con los precios tan caros.

Pero en cambio, el Ministerio de Vivienda sigue diciendo que el precio sube. De hecho la última estadística decía que actualmente crecen al 3,8 % anual. Desde luego es muy inferior a aquellas estadísticas del año 2002 que decían que la vivienda subía más de un 15 % anual (y que la convertían en el negocio del siglo) pero sigue significando que los precios suben, al menos nominalmente. Que los precios crezcan por debajo de la inflación no es algo que consuele, teniendo en cuenta las tasas tan superelevadas de inflación que tenemos del 4,5 % (oficialmente). Y es que, aunque el salario creciera en torno a la inflación (que luego a la hora de la verdad, no es cierto) el poder adquisitivo no se vería aumentado.

¿Por qué entonces se califica un éxito lo que no lo es? ¿ Por qué se pretende dar la imagen de aterrizaje suave del precio cuando ya tenemos la certeza de que está cayendo?

Lo primero que viene a la cabeza es que puede ser por cuestiones de patriotismo económico. Todos sabemos que el miedo a una crisis genera una crisis. Por ello quizás el Gobierno esté intentando apartentar que la cosa no va tan mal. Si la gente ignora que hay una crisis y cree al gobierno, seguirá comprando y la economía española seguirá creciendo.

Pero, ¿por qué entonces se siguen emitiendo estadísticas tan brutalmente devastadoras como el hecho de que ya se venden un 30 % menos de pisos o un 60 % menos en las playas?

Quizás crean que a estas estadísticas no les hacemos tanto caso como a las de Vivienda.

Pero lo mismo que uno puede pensar que lo hacen por nuestro bien, también puede pensar que lo hacen por salvar a sus amigos los constructores. Si el precio de la vivienda "nunca baja" como nos han repetido hasta la saciedad las "ONG's de la Construcción", sea entonces un buen momento para comprar casas.

Pero volvemos a lo mismo de siempre. A los precios de ahora nadie puede comprar piso. Bueno, si hay gente que puede, los señores especuladores que se han enriquecido durante estos años. Pero esos por desgracia ya no están en el mercado. Esos se mudaron hace tiempo al Este de Europa y a la Bolsa.

Los precios, sin especulación de por medio, son insostenibles. De hecho están bajando. Lo dicen portales inmobiliarios independientes tales como idealista.com o facilisimo.com ¿Para que nos mienten entonces? ¿Que ganan ocultando la verdad? A los ojos de las Constructoras y las inmobiliarias quizás algo, pero ante la Sociedad nada.

La Burbuja inmobiliaria ya ha explotado y todo el mundo habla de crisis. No intenten engañarnos con estadísticas "nuncabajistas". Lo unico que hacen es que nos esperemos más para comprar.

viernes, 2 de mayo de 2008

El SEOPAN: la ONG de la Construcción

Si teniamos alguna duda de las intenciones del Gobierno y de los intereses ocultos que priman a la hora de elaborar políticas económicas, estas se han despejado con el nombramiento de Taguas, ex-asesor económico de Zapatero, como nuevo presidente de la Seopan o patronal de las Grandes constructoras.

Luego uno se pregunta porque el gobierno destina dinero público de los fondos del Instituto de Crédito Oficial para el reflote de las Constructoras.

Indignante. Primero se ayuda a los bancos y luego a las constructoras. ¿Y quieren hacernos creer que no hay intereses ocultos en la acción gubernamental?

Para colmo de males, nos hemos enterado que el mismo señor consultó sobre la incompatibilidad del cargo. Según resolvió el ministerio de Admnistraciones públicas, el cargo no supone ninguna incompatibilidad ya que el Seopan es una organización sin ánimo de lucro.

Es el colmo de lo indignante. Un lobby de las superpoderosas constructoras se denomina Organización Sin Ánimo de lucro. Vamos, traducido al castellano, una ONG de ayuda a las constructoras.

¿Tenemos que consentir que se ayude a bancos y a constructoras y no a los que más lo necesitamos? A ver si se van a creer que con 400 euros nos vamos a quedar con la conciencia tranquila. 400 euros que por otra parte también recibirán estos señores y 400 euros que no recibirán aquellos que no pagan impuestos (los más necesitados).

Malditos lobbys y malditos gobiernos corruptos que están arruinando España a costa del sudor de los currantes.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email