jueves, 29 de diciembre de 2011

Hacia la generación MINI

Recuerdo cuando hace unos años a los jovenes españoles se les apodaba la generacion JASP - Joven Aunque Sobradamente Preparado. Denotaba positivismo. Era un apelativo cariñoso que venía a valorar el esfuerzo que toda una generacion de personas había hecho para lograr lo que no habían hecho sus padres, conseguir una carrera y así aspirar a un nivel de vida igual o superior a la de sus padres.

Durante finales de los 90 y principios del nuevo siglo esta generacion entró en el mercado laboral y sus aspiraciones, en cierto modo, se cumplieron. Cierto es que era un logro artificial. Los jovenes trabajaban,  en trabajos poco remunerados, pero al menos, de forma generalizada lo hacían. Y poco a poco iban consiguiendo emanciparse. Muy a duras penas, pues tenían que endeudarse hasta las cejas, pero al menos conseguían lo mismo que sus padres.

Y lo hacían en trabajos, que ni mucho menos les permitían realizarse, pues ocupaban puestos que no requerían tantisima cualificacion, pero al menos les permitía iniciar un plan de vida.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Economistas obsesionados con bajar los Salarios

Robert Solow, Nobel de economía
La ristra de políticos, economistas y supuestos expertos sobre la situacion economica diciendo que el problema de España es que los salarios son demasiado altos empieza a ser alarmante.

Si hace poco nos enteramos de que el Banco Central Europeo pidió al gobierno español que hiciera una devaluacion competitiva de salarios, recientemente el Banco de España también se unió a esta peticion, argumentando que así los empresarios contratarían más y el problema del desempleo se solucionaría.

Para colmo de males no paran de salir supuestos expertos economistas que sin tener ni el más mínimo conocimiento de la realidad española se atreven a sugerir también que hay que bajar salarios para salir de la situacion actual, como Robert Solow, galardonado con el Nobel de Economía, probablemente por defender la doctrina dominante en economía.

domingo, 4 de diciembre de 2011

La política del silencio y el disimulo del PP



El PP se ha mostrado siempre esquivo a la hora de declarar o mostrar su verdadera cara. Lo lleva haciendo desde que dejó el gobierno en 2004. Haciendo guiños a los votantes más conservadores, pero a la vez tratando de no ser demasiado claro para tratar de aparentar ser un partido de centro.

La técnica siempre ha sido la misma. Aquellos temas a los que el PP nacional le incomoda declararse abiertamente centrifuga el asunto hacia las comunidades, los tribunales o los líderes regionales .

Por ejemplo, con el tema del matrimonio homosexual. Como partido conservador está cercano a los postulados homófobos de la iglesia católica y cree que el matrimonio debe ser un derecho exclusivo de los heterosexuales.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email