miércoles, 4 de abril de 2012

La lógica detrás de la reforma laboral

Todos hemos oído hablar de la reforma laboral. Sabemos que la reforma laboral de Rajoy, como la anterior reforma de Zapatero, profundiza en el abaratamiento del despido.

¿Pero por qué ese empeño en aprobar una reforma que es evidentemente impopular? ¿Por qué ese empeño en que abaratar el despido va a reducir el paro?

En este artículo voy a intentar analizar la lógica o respaldo ideológico que hay detrás de la reforma laboral.

EL NUCLEO DEL RAZONAMIENTO 

Se pretende que, mediante la precarización de las condiciones laborales, los trabajadores acepten reducciones salariales bajo amenaza de despido.
Es decir, si hacemos que el despido sea más barato para el empresario, los empresarios tendrán  una herramienta coactiva para conseguir que sus trabajadores acepten bajarse sus sueldos por miedo a ser despedido. En caso de que no acepten siempre pueden contar con contratar nueva mano de obra previsiblemente más barata.

Se basa en la teoría del equilibrio de los mercados del pensamiento neoliberal. Este dice que, si un mercado está en desequilibrio es debido a que el precio no refleja o no está en su nivel optimo y por tanto, la oferta o la demanda es excesiva.

En el mercado laboral el equilibrio, según esta teoría, debe alcanzarse en un nivel de salarios optimo en el que la oferta de trabajo sea igual a su demanda (y por tanto no hay paro).

Por tanto si en un país tiene desempleo, es porque su mercado de trabajo no está en equilibrio y su oferta de trabajadores buscando empleo es muy superior a la demanda de estos en las empresas.

En tanto que hay un exceso de oferta, la lógica economica neoliberal nos dice que para restaurar el equilibrio (aquel nivel donde no hay desempleo) los salarios (que son el precio en este mercado) deben reducirse hasta que la oferta sea igual a la demanda.

¿Por qué no está en equilibrio el mercado laboral en España, según esta teoria?

Los mercados tienden, en condiciones de libre concurrencia, hacia el equilibrio. Si no lo hay es porque el Estado, mediante las regulaciones genera unas interferencias o rigideces en el mercado que impiden que este se restaure.

El abaratamiento del despido no es más que una reduccion de esas interferencias para que el mercado, por si solo, restaure el equilibrio economico.

EN RESUMEN: La precarizacion laboral fuerza a los trabajadores a aceptar o mantenerse en trabajos con menos salarios. Al reducirse los costes laborales para las empresas estas volverán a los beneficios y a la larga volverán a contratar reduciendose el paro.


FALLOS DEL RAZONAMIENTO

1º Los trabajadores no funcionan como las mercancías ni los mercados son tan perfectos como dice la teoría  neoclasica.
  • Porque las motivaciones de los trabajadores no son exclusivamente economicas. Aunque el salario es importante para muchos, las condiciones de trabajo (puesto fijo, higiene, descansos, etc...) afectan y condicionan también el rendimiento del trabajador.
2º Una precarización de las condiciones laborales conducirá a una mayor desafeccion de los trabajadores respecto al devenir de la empresa pudiendo mermar su productividad.
  • Lleva aparejada una política de coaccion y miedo. Lo único que motiva al trabajador a dar más de si es que no le echen. Esto puede conducir a que los trabajadores rindan menos y tengan que echar más horas para cumplir las tareas que se les encomiendan.
Creer que el problema de la economía española reside en el funcionamiento del mercado de trabajo y concretamente en las condiciones del despido.
  • La productividad de la economía española es muy baja. Esto significa que a pesar de trabajar muchas horas los españoles producimos muy poco. Y esto está muy ligado a la falta de cultura empresarial que hay en este país. Los empresarios siguen demasiado acostumbrados a darle al látigo y muy poco a negociar. Una reforma que les da más armas de coaccion no mejorará esta situación.
PREVISIBLES CONSECUENCIAS DE LA REFORMA

La reduccion de salarios ahondará más en la crisis de la economía española reduciendo el poder adquisitivo de las familias, aumentando su endeudamiento relativo y en consecuencia deprimiendo el consumo. Los trabajadores serán menos productivos y las empresas menos competitivas por lo que exportarán y venderán menos.

Con lo que no es previsible que la reforma laboral pueda crear empleo por si sola, más bien al contrario. Es una ventana al saneamiento de las plantillas de las empresas


ALTERNATIVAS A LA REFORMA

Cual sería la solucion a esta situacion. El inmovilismo desde luego que no. Pero hay formas y formas de hacer reformas en el mercado de trabajo.

Medidas que se podrían adoptar para mejorar la situacion en el mercado laboral hasta que la situacion economica remonte:

- Resolver el problema de los horarios españoles. En la mayoría de los países europeos la jornada laboral más común suele ser concentrada en torno a la mañana sin largas pausas para comer y finaliza a las 5 o a las 6 de la tarde como muy tarde.

- Incentivar la cultura empresarial de la motivacion y el esfuerzo. Que los trabajadores que mejor trabajen y mejor rindan sean los que escalen en las piramides empresariales. Que los horarios laborales sean estrictos de manera que nadie se quede a "calentar la silla" o a terminar un trabajo no resuelto porque el jefe quiera que se termine hoy. Trabajadores motivados y descansados rinden mas que esclavos asustados y extenuados.

- Encarecer el despido improcedente para que no se utilice como arma coactiva. El empresario tiene que comprometerse más a la hora de contratar como a la de despedir. Si contrata que sea porque está muy seguro. Y lo mismo para despedir. Si hay que reducir costes se pueden recurrir a otros compromisos antes de tomar una decision tan dificil como despedir.

- Reducir el numero de contratos y acabar con la dualidad. Que no haya trabajadores fijos (como los funcionarios) pero tampoco eternamente precarios (como los becarios). Indemnizacion por despido igual para todos los trabajadores y en proporcion a su tiempo de permanencia en la empresa.

5 comentarios:

  1. Un problema que le veo a la hora de usar la reforma laboral como arma coactiva es que amenazar con despedir no es tan estupendo como parece. Me explico.

    Partimos de la situación en que un trabajador se niega a capitular ante las amenazas de reducción de sueldo/incremento de jornada/pérdida de derechos a la que quiere someterle el empresario.

    En puestos de baja cualificación, en donde el periodo de formación es ínfimo y lo que se espera del trabajador no es gran cosa más allá de un trabajo mecánico, repetitivo y con más de fuerza bruta que de inteligencia (p.ej.: reponedor de lineales en un supermercado), la amenaza de despido es aplicable sin mucho problema. En el peor caso se puede despedir al trabajador y contratar a otro trabajador desesperado por ocupar ese puesto (desde un mero titulado de la ESO a un licenciado en filolofía hispánica, da lo mismo). Los costes de formación en los que incurrirá, la necesidad de revisar su trabajo al principio y el tiempo necesario para que esa persona puede trabajar sin necesidad de supervisión son escasos. Como mucho obliga al empresario a tener que confiar en un desconocido otra vez y esperar que no le salga rana el nuevo trabajador (la confianza es algo que no parecen tener en cuenta los empresarios a la hora de despedir a sus trabajadores).

    Sin embargo, en trabajos de más cualificación no se puede contratar a un trabajador y esperar que se incorpore a la empresa con alegría y rapidez. A poco que sus tareas tengan una cierta complejidad, esa persona tardará en comprenderlas, en saber el alcance de sus decisiones y en conocer las peculiariades de su trabajo. Ello se traduce en la necesidad de que otro trabajador destine parte de su tiempo en formar, vigilar y revisar lo que hace el novato, quien producirá poco. Todo ello afecta a la empresa. Y, por supuesto, surge de nuevo el problema de confiar en una nueva persona.

    En otras palabras, que hay que ser corto de mientes para despedir alegremente a un trabajador cualificado, que conoce el funcionamiento de la empresa, que sabe dar soluciones eficientes a los problemas que surgen y que es una persona de fiar. Entrar en una espiral de despidos a golpe de amenazas con la reforma laboral en la mano es absurdo. El empresario, tras varios candidatos fallidos y meses de pérdida de productividad, puede acabar maldiciendo la hora en que despidió a aquel trabajador que no quiso doblegarse a un menor salario.

    Claro que en España no abundan los trabajados de gran cualificación. Aquí los trabajos basados en el sector servicios, con mucho comercial dándole a la puerta fría, turismo y dependientes de comercios son habituales, aunque no todos, ojo. Y aun así, hay que pensárselo bien para deshacerse de un dependiente que se gana a los clientes y que sabe cómo venderles el producto.

    Tengo curiosidad por saber cómo reaccionarán los empresarios españoles ante esta disyuntiva. ¿Harán la tontería de amenazar o comprenderán de una vez por todas que los trabajadores son el activo más valioso de una organización?

    Por supuesto todo esto parte de la idea de que el trabajador no pase por el aro de la coacción. Si lo hace, es otra historia.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Lo que está claro es que las medidas aprovadas en la reforma laboral está más destinadas a fomentar el despido y el miedo relacionado con el despido que a incentivar la contratación.

    - Controlar y desincentivar las horas extra haciendo que cada hora extra valga vez y media la hora de trabajo. Además colocando relojes de control en cada trabajo de forma obligatoria. El objetivo de estas medidas es que los empresarios vean la necesidad de contratar nuevos trabajadores en lugar de forzar a los que tiene a trabajar más horas de las que les toca.
    - Incrementar el control sobre las empresas reclutando más inspectores de trabajo e inspecciones sorpresas. Resulta vergonzoso que las únicas inspecciones que se realicen sea únicamente mediante acciones de los trabajadores, que además se están jugando el puesto porque te pone bajo el punto de mira del empresario.

    Anónimo, desgraciadamente existen muchos empresarios con esa escasez de miras, que solamente reaccionan cuando están a punto de perder un recurso valioso. Afortunadamente también existen jefes que son capaces de responder por su equipo (tengo la experiencia propia de responsables que se han encarado con sus superiores porque querían tocar su equipo).

    También estoy de acuerdo en que utilizar la reforma como herramienta coercitiva no es una buena idea. El miedo también atrae ira y frustración, y cuando el origen del miedo se vaya (por ejemplo, cuando te despiden y no pueden amenazarte con despedirte) se queda la ira y la frustración. Ya veremos si no vuelven a repetirse episodios como el aquél en el que un ex-trabajador le pegó dos tiros a su jefe y a su hijo.

    Además, en el capitalismo la riqueza (y también el empleo) se genera mediante el movimiento de capitales, que está basado en la confianza del consumidor en el mercado. Con esta reforma la confianza del consumidor medio en el sistema se va a hundir. Preveo que esta forma de intentar "arreglar" la sociedad va a acarrear consecuencias que no van a dejar de sufrirse hasta dentro de cuatro o cinco años.

    ResponderEliminar
  4. Anonimo, te he suprimido una de tus dos respuestas, estaba repetida. Gracias por comentar ;)

    Es cierto que lo de la formacion ejerce de poderosa barrera para que no te echen. El problema básicamente lo tienen los trabajadores que llevan mucho tiempo fuera del mercado laboral, o que no estén formados o especializarlos porque es muy fácil prescindir de ellos. Por eso el encarecimiento del despido haría que los empresarios no abusaran de su posicion dominante.

    ResponderEliminar
  5. ¿Coactivo existe? ¿No se dice coercitivo?

    Bueno, al tema. Leí hace tiempo un artículo en el que defendían, en base a unos estudios, que trabajar con miedo a ser despedido funcionaba más o menos bien en trabajos mecánicos, y que era un desastre en trabajos que requerían creatividad.

    El ejemplo que has puesto de la vendedora de la tienda es un ejemplo de trabajo creativo, mientras que el de peón de albañil sería uno de trabajo mecánico. Pero claro, parecería un poco injusto que unos trabajadores tuvieran unas leyes laborales y otros tuvieran otras distintas.

    En cuanto a la productividad, el mayor factor es el capital invertido. Tener salarios altos, obliga a las empresas a capitalizarse más, para ser más productivas, y a la larga, competitivas. Si son demasiado altos, puede que haya una fuga de capitales. ¿Había fuga de capitales? Creo que no. Tan sólo que como nos han cortado el crédito, pues cuesta hacer funcionar las cosas y a la vez pagar deudas. En cambio los empresarios consiguen sus reformas para abaratar el despido, es decir, abaratar los salarios de los trabajadores, para que ellos puedan tener beneficios sin tener que invertir. A la corta significa que los trabajadores lo vamos a pasar muy mal. A la larga significa una merma en la productividad, que hará que lo pasemos mal todos.
    Y todo por una interpretación simplista del mercado de trabajo, que les suena muy bien a los empresarios, porque recuperarían mucho poder de negociación.

    También las teorías neoliberales abogan por el libre comercio, la eliminación de aranceles, la libre competencia, que si te va mal te arruinas y cierras, etc, sin embargo eso ya no les gusta tanto a nuestros amigos empresarios, que prefieren vivir bajo el paraguas del Estado para lo que les interesa.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email