sábado, 14 de abril de 2012

Las nuevas brujas de la Iglesia del siglo XXI

Antes de comenzar este artículo, he de confesar mi agnosticismo. No creo en Dios, o más bien no me planteo la necesidad de si creer o no en él. Para mi si existiera, debería ser un ser infinitamente bondadoso que represente todo lo bueno y positivo que tiene el ser humano y que por tanto, creo a todos sus seres para que estos siguieran una especie de principio kármico.  "Haz cosas buenas y te acabarán pasando cosas buenas". Pero que también se debe guiar por una especie de principio no intervencionista. Dios pudo ser esa mano invisible que dio vida al Big Bang y como en un experimento de ciencias se quedó de testigo para ver como el universo evolucionaba y creaba vida.

Por esta razón para mi el misticismo y los rituales que la Iglesia ha creado alrededor de la figura de Dios me parecen cuanto menos pintorescos. No creo que Dios se fije en cuestiones como si has acudido a la iglesia una vez por semana o has evitado comer carne en cuaresma, para aceptarte en su cielo. La pura racionalidad me dice que si Dios tuviera que juzgar a los seres humanos y determinar si estos deben ir al cielo creo que se fijaría en cuestiones más "kármicas".  ¿Ha promovido las buenas acciones? ¿Ha defendido causas justas? ¿Se ha puesto del lado de los débiles y los más desfavorecidos?

Y sobre todo sería un ser que se fijaría en el trato hacia los semejantes. No sé si habrán visto la serie "Me llamo Earl". Si tienen la oportunidad se la recomiendo especialmente porque es una serie que se basa precisamente en el principio del karma y de que no importa lo que hayas hecho en la vida ni como seas, sino que trates de enmendar tus malas acciones y que trates a toda la gente igual, independientemente de tus prejuicios

Sin embargo la iglesia católica, aunque tiene una serie de mandamientos universales tales como no mataras, no robarás, ama al prójimo, etc... aquellos que son sus representantes máximos, léase la jerarquía y el clero en general, tienen una visión muy particular e ideológica sobre esos mandamientos. Unas visiones que si uno fuera Dios, y siguiera los dictados del karma, los condenaría al infierno.

Cuidado, aqui quiero matizar. No todos los miembros del clero son iguales, igual que ninguna persona se comporta igual que otra. Como en todas las profesiones, hay de todo en esta vida. Buenos y malos curas, sacerdotes, obispos, etc...

Lo que pasa es que, como máximos portadores del mensaje de Dios, se supone que el clero debería dar un especial ejemplo sobre las acciones y los mensajes que envía a los creyentes.

Sin embargo y especialmente desde las altas esferas de poder de la Iglesia da la sensación que ésta siempre ha necesitado buscar enemigos entre la sociedad para reafirmar su mensaje pero sobre todo su poder.

Antiguamente y apoyado en las supersticiones, el enemigo de la Iglesia eran las mujeres que a sus ojos no se comportaban, según ellos, como Dios manda. Y una forma de hacerlo era acusarlas de brujería, mandarlas a la inquisición y ajusticiarlas.

Cierto, eran tiempos oscuros, la Iglesia intelectualmente había avanzado muy poco desde su fundación y necesitaba asentar su poder. Pero su manera de extender su influencia era muchas veces de todo, menos cristiana. Las cruzadas, la expansión en el nuevo Mundo, la colonización de África, etc... son ejemplos de esta pintoresca forma de extender la evangelización. Se creaban enemigos o demonios para reafirmar el mensaje de la Iglesia.

Hoy día la iglesia afortunadamente ya no se dedica a quemar mujeres, pero ha creado nuevos enemigos. Los homosexuales son hoy día las brujas del siglo 21. Y su forma de atacar, su poder mediático y su todavía enorme influencia sobre los creyentes. Son sus nuevas armas. No cuenta con poder político sobre casi ningún gobierno. Pero cuenta con mucha influencia para que los gobiernos tomen decisiones que a la jerarquía eclesiástica le interesa.

Y también cuenta con el apoyo de muchos medios de comunicacion. Y a través de estos muchos miembros del clero se dedican a difundir mensajes homofobos para evitar que los homosexuales alcancen sus aspiraciones o ejerzan sus derechos. Es lo que llamo la "Caza del gay". Que consiste en el desprestigio, el desprecio de los homosexuales y la desinformación acerca de la homosexualidad.

Y todo bajo consignas que a resumidas cuentas vienen a mandar el mensaje de que la homosexualidad es una enfermedad, una desviacion o una mala elección que hay que arreglar, que hay que curar, porque es antinatura. Y bajo el amparo de estas consignas trata de impedir que el colectivo homosexual consiga una serie de derechos con los que ya cuentan los heterosexuales y sobre los que la iglesia ejerce cierto grado de monopolio. Hablo evidentemente del matrimonio para las personas del mismo sexo y la adopción.

Lo peor es que estos mensajes desgraciadamente calan, especialmente entre los estratos sociales más afines a la derecha ideológica y la iglesia católica. Con lo que se permeabiliza entre estos un discurso cada vez más homófobo, más discriminatorio. El gay es el enemigo, es la bruja, lo que hay que perseguir, lo que hay que apedrear.

Se dedican a repetir machaconamente, desde las iglesias, que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, o tratan de boicotear las adopciones bajo la premisa de que la homosexualidad se puede transmitir a los hijos.

Y todo esto aun cuando ni los propios curas reconocen el matrimonio civil o el divorcio por ser algo que va contra la ley de Dios; ni cuando saben perfectamente que el 99,9 % de los homosexuales son hijos de parejas heterosexuales. 

Como ven, todo el mensaje se centra en "Homosexualidad = Enfermedad o Pecado".

Pero lo peor es sobre todo cuando desde la jerarquía católica se lanzan mensajes con el propósito de crear polémica y dividir, que acaban encontrando la simpatía de amplios sectores de la sociedad especialmente aquellos que no son capaces de ver los matices. Que no racionalizan los mensajes sino que todo lo ven como buenos y malos, creyentes y no creyentes, izquierdas y derechas,...

Ejemplos de esto hay cientos. Y no estoy aquí para hacer una larga exposición pues esto daría para otro artículo. Pero me gustaría centrarme en un ejemplo que se dio hace poco y que tuvo bastante repercusión. El del obispo de Alcalá que venía a decir barbaridades como que


Sin entrar a polemizar sobre estas absurdas afirmaciones que no tienen ninguna lógica y demuestran una total ignoracia, querría decir que son el perfecto ejemplo de como a la Iglesia católica no le interesa tanto difundir o transmitir un mensaje de bien al mundo y a los creyentes; como demostrar su poder y asegurar su influencia sobre estos.

A diferencia de lo que ocurre en la política o dentro de las empresas, afirmaciones que discriminan duramente a un colectivo no son sancionadas, ni dentro ni fuera de la Iglesia, a pesar de haber sido transmitidas por televisión y difundidas a un gran número de personas. Por lo tanto indirectamente, al no ser deslegitimadas por los máximos representantes del clero, acaban por recibir el apoyo y la simpatía de ciertos sectores sociales más consevadores.

Y es sinceramente una pena, porque el debate sobre los derechos y las libertades de los individuos debería estar al margen de las disputas políticas y religiosas. Es una simple cuestión de respeto y convivencia, de tolerancia en definitiva.

Pero algunos miembros del clero, con el silencio cómplice de la cúpula de la jerarquía, se dedican a bombardearnos con mensajes homófobos de intolerancia y falta de respeto a un colectivo que cada vez se siente más y más alejado de la Iglesia o de Dios.

¿Como va a simpatizar un homosexual con los postulados del cristianismo si cada vez que enciende la television ve a un cura diciendo que es un desviado? Evidentemente le resulta terriblemente dificil sentirse querido por Dios, cuando sus supuestos representantes o mensajeros en la Tierra los han condenado a la hoguera del infierno.

Y todo, por tener unos sentimientos distintos a los de la mayoría de la gente. Pues la homosexualidad significa sentir atracción por personas de tu mismo sexo, ni más, ni menos. El problema está en la ignorancia y todo el misticismo que se ha generado en torno a estos. Como si fuera un problema de mala elección, una enfermedad o un simple gusto por la provocación.

Así es normal que muchos homosexuales sientan miedo a salir del armario. Así es normal que se sientan mal consigo mismos cuando son tan normales como el resto. Solo que los seres humanos tenemos un miedo terrible a lo que es diferente o a sentirnos diferentes. Así pues, la falta de tolerancia provoca que los homosexuales tiendan a moverse en guetos y a esconder sus sentimientos ante los demás.

Es una pena pues, que los supuestos mensajeros de Dios, lejos de ayudar a una normalización de un colectivo fuertemente discriminado, provoque con sus mensajes, a que se propague la homofobia.

Si existiera el Todopoderoso, mi racionalidad me impide pensar que mandara un mensaje discriminatorio de odio hacia los homosexuales pues va contra todo principio kármico. ¿No son acaso otra creación más de Dios? ¿Por qué se clasifica como un pecado un comportamiento que no perjudica ni hace daño a nadie? Si Dios tuviera que juzgar a unos y a otros ¿a quien creen ustedes que iba a condenar, ¿a quien lanza mensajes de odio e intolerancia hacia los otros o a quienes lo único que quieren es poder vivir tal y como vive cualquier heterosexual queriendo a otra persona que es de su mismo sexo?

Por favor, seamos racionales.

5 comentarios:

  1. lOS SERES VIVOS NACEN CRECEN SE REPRODUCEN Y MUEREN.

    Gracias a Dios las cosas van a cambiar y en el colegio nos enseñaran que los seres vivos SE REPRODUCIRÁN O NO SEGúN SU OPCIÓN LIBREMENTE ESCOGIDA.

    ¿Nos estamos voliviendo locos? la homosexualidad es un desorden natural...y punto. Y no quiere decir esto que yo condene a los homosexuales, el color verde es verde y por más que quiera decir que es rojo es verde.

    No he escuchado nunca a nadie preguntar a un niño de 4 años si tiene novio en la guarderia...en plan gracioso claro está...porqué? logica y naturalmente a un niño se le pregunta que si tiene novia, xq es lo normal, lo natural.

    De ahí a condenar a los homosexuales...va un trecho, ¿Nunca he escuchado en la iglesia, a la que voy con frecuencia decir que los gays van todos al infierno ni que están perdidos?

    Continuamnete escucho a gays condenar ala iglesia... Quien tiene la necesidad de buscar enemigos???

    Lo que pasa es que estamos perdiendo el norte y no duele que nos digan que somos unos desordenados...y empezamos la cruzada.

    La iglesia dice la verdad, y aún así no he escuchado jhamás decir que un homosexual no tiene salvación.

    Por cierto, tp he escuchado decir que el que el que no va a misa los domingos directo va al infierno...

    Lo que si he escuchado es que Dios es infinitamente justo y además infinitamente misericordioso...que cada uno valore.

    Al pan pan y al vino vino.... y de opcion sexual nada ¿que coño opción? yo no elijo ser rubio o moreno (aunq me tinte). decir qe la sexualidad es una opción es una barbaridad.

    Pero bueno la verdad duele, y aunque nos tapemos los oidos, usemos tambores y nos tiremos en plazas la vrdad no la vamos a cambiar. GRACIAS A DIOS

    ResponderEliminar
  2. Pues si no has escuchado a los obispos decir que la homosexualidad es una enfermedad, es que no pones las noticias.

    En cuanto a que sea 'contra la naturaleza', eso está por ver. Veamos, ¿se considera un comportamiento natural el que tienen los animales sin interacción con el ser humano, no? Bueno, pues tienes varios ejemplos de homosexualidad animal. Te recomiendo leer la siguiente entrada de la wiki: http://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad_en_animales

    ¡¡Oye, y no se han extinguido!!

    Conclusión, es tan natural ser homosexual como ser heterosexual.

    ResponderEliminar
  3. Extracto de un sermón en el funeral de mi abuelo, comunista y ateo.
    "... Pero no os penséis que por arrepentiros a última hora podréis ir al cielo..."

    Tu Dios será infinitamente bondadoso, pero algunos de sus sacerdotes gastan mala leche.

    ResponderEliminar
  4. Para el anonimo ese del primer comentario.

    Como dice bien abraham la homosexualidad es tan natural como la heterosexualidad. La normalidad no tiene que ver con la reproductibilidad de una persona.

    Y efectivamente los comportamientos homosexuales se presentan también en la naturaleza por lo de que el argumento de que es un desorden o antinatural pierde su sentido.

    Pero sobre todo se nota tu desconocimiento en lo que dices de la opcion libremente escogida.

    Ningun homosexual y te hablo con conocimiento de causa, ha elegido ser homosexual. Es algo que viene dentro de nosotros y que no se puede cambiar.

    ¿Acaso crees que si te educaran para ser gay podrías llegar a desarrollar una homosexualidad? Es absurdo a mas no poder. Preguntale a cualquiera cuando supo que era gay y te sorprenderá la respuesta.

    Para nosotros la homosexualidad es algo tan natural como para los heteros la heterosexualidad.

    No es ningun desorden. De hecho el desorden lo producis vosotros al forzarnos a nosotros a escondernos para no ser discriminados. Porque entonces tenemos que pasar por un largo proceso de autoaceptacion antes de poder salir del armario.

    Y en ese proceso hijito mio, todos hemos intentado ser lo que no somos. Todos hemos intentado pretender lo que no eramos, hemos explorado con el género opuesto y creeme si te digo que si hubiera una cura, nosotros lo hubieramos encontrado mucho antes que la iglesia.

    Además, piensalo un momentito. Piensa en todas las desventajas que tiene la comunidad gay, en todas las discriminaciones que sufre y te darás cuenta de que si se pudiera elegir, nadie o casi nadie lo elegiría.

    Ahora no te equivoques, estoy muy orgulloso de ser quien soy y como soy, porque ante todo soy una persona.

    Y lo que me duele del alma es que la iglesia no se moleste en mandar un mensaje de normalidad sobre nuestro colectivo porque todos esos comentarios, como dice el autor del post nos hacen mucho daño extendiendo falsas creencias y mitos sobre la homosexualidad y sobre todo haciendonos pensar que lo que hacemos es pecaminoso, que nos llevará al infierno y cuatrociencias gilichorradas mas

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, según las palabras del obispo de Alcalá de Henares "Os aseguro que los homosexuales encuentran el infierno".

    La iglesia condena la homosexualidad y cualquier tipo de conducta sexual que no esté regulada por ella.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email