martes, 5 de marzo de 2013

UE: ¿Rescate o compensación?


En el siguiente vídeo de la Politécnica de Madrid, se explica según la teoría keynesiana, el efecto que tiene sobre el desempleo y la inflación la demanda global agregada.


Resumiendo el vídeo, la teoría de Keynes es válida para el momento actual en que tenemos deflación y paro y la receta es aumentar la demanda. Para poder aumentar la demanda, al menos a corto plazo, se puede hacer algo de lo siguiente:
  • Disminuir impuestos.
  • Aumentar el gasto público.
  • Bajar el tipo de interés bancario.
  • Bajar el valor de las divisas.
Sin embargo, nuestra pertenencia a la Unión Europea nos impide decidir sobre el tipo de interés o las divisas. Y la excesiva deuda nos impide bajar impuestos y aumentar el gasto público. Además tenemos compromiso europeo de no aumentar la deuda y no aumentar el déficit público.
Hasta aquí la teoría.

Supongamos por un momento -aunque sea mucho suponer- que las autoridades monetarias europeas tomaran las decisiones de manera que el resultado sea siempre beneficioso para la zona euro. Esto quiere decir que aunque algunos países salgan ganando y otros salgan perdiendo, el balance será positivo.

En un marco de cooperación, los países beneficiados directamente deben compensar a aquellos países que se ven perjudicados por las medidas. Como el balance total es positivo, después de las compensaciones ningún país se verá perjudicado.

Los países del sur de Europa se están viendo perjudicados por el valor del euro, ya que está muy alto. Se mejoran las importaciones y se empeoran las exportaciones, y el balance sale positivo para los vecinos del norte y negativo para los del sur. Lo justo sería que los países que se están beneficiando compensen a los que se están perjudicando 'de manera proporcional'.

Por poner un ejemplo, si España necesita el euro un 20% más barato para mejorar su economía, y por tenerlo al valor que le interesa más al resto de Europa sufrimos unas pérdidas de 2 billones de euros, los países que se estén beneficiando -Alemanía, Francia-, deberían aportar esa cantidad en concepto de compensación.

Estas compensaciones deben ser independientes de los fondos de cohesión, cuya función es otra: reducir la desigualdad entre las distintas economías de la Unión.

En cambio, en lugar de justas compensaciones, nos encontramos con interesados rescates. Aprovechándose de una situación que ellos mismos han contribuido a empeorar, ahora vienen ofreciendo préstamos a intereses abusivos, y condicionados a obedecer recetas monetaristas que perjudican aún más, imponiendo una ideología que ya se demostró ineficaz en otras partes del mundo.

Esta no es la Unión Europea que nos han querido vender de cooperación y armonía. Y por esos derroteros acabarán por conseguir que cada uno tire por su lado.

Fdo: Abraham J. Palma

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email