jueves, 17 de mayo de 2012

La credibilidad de la Iglesia


El otro día, Alberto publicó un artículo donde se extrañaba de la impunidad con la que la Iglesia Católica puede dar sus opiniones políticamente incorrectas, y el efecto perjudicial para su número de seguidores que podrían tener dichas opiniones. Para poder dar una buena respuesta, necesito explicar algunas cosas. Es difícil siempre que se habla de religión no ofender a nadie, así que vaya por delante que no sólo respeto la fe de cada uno, sino que además admito que pueden tener razón en sus creencias.

La necesidad de creer en algo.

Nuestro cuerpo tiene necesidades, necesita comer, respirar, dormir, etc. También nuestra mente tiene sus necesidades. Necesitamos afecto, seguridad, sentir que mejoramos, etc. Nos damos cuenta pronto de que hay cuestiones que no podemos responder con nuestros sentidos. No sabemos cómo hemos llegado a existir, ni por qué estamos aquí, ni qué pasa cuándo morimos. Antes tampoco sabíamos por qué llovía, por qué salía el sol todos los días y por qué en Invierno hacía frío. Esas preguntas sin respuesta nos causa inseguridad, nos da miedo. Necesitamos que alguien nos dé una respuesta, pero tiene que ser algo creíble, no una ocurrencia de cualquier persona.

El origen de la fe.

Algunas personas, bien por la ingesta de sustancias psicotrópicas, bien por desórdenes químicos, bien por un toque divino, tienen lo que se llama 'experiencia mística'. Entran en un trance durante el cual su mente se abre a nuevas ideas, y cuando salen de él han cambiado su concepción del mundo. A mí me suena a locura y a alucinaciones, pero puede que haya algo más, no sé. El caso es que el resto de la gente necesita que le saquen de sus dudas existenciales, y de pronto aparece uno que parece que ha estado en comunión con los espíritus, con Dios o con el Universo. El místico comparte su visión del mundo con sus seguidores, y así comienza una secta. Luego, estos sectarios -evangelistas- se encargarán de difundir su fe, y si ésta es bien recibida por la sociedad, se convertirá en religión.

El poder de los ministros de la fe.

Los sectarios, convertidos ahora en ministros de la fe, gozan de un poder importante en la sociedad. Son los encargados de transmitir los conocimientos místicos, lo más inalterados posible. Es lo que se conoce como el dogma divino. Pero también añaden por su cuenta dogmas en lo que se refiere al funcionamiento interno de la religión, de modo que puedan gobernar mejor, lo que se conoce como dogma de la iglesia. La forma de aplicar ambos dogmas se conoce como doctrina de la fe, y es lo que la define y diferencia de otras religiones.

Supervivencia de una religión.

Una religión consolidada, con un buen número de fieles, acaba por sufrir corrupción, ya que sus ministros adquieren mucho poder. Cuando los fieles perciben esa corrupción, pierden confianza en los ministros, y están más dispuestos a escuchar a un nuevo místico, que irá ganando adeptos, siendo el fermento de una nueva religión.
Para evitar que esta nueva secta les reste seguidores, los ministros de la fe pueden perseguir la herejía o pueden integrarla en sus dogmas, según convenga. Pero integrar un nuevo dogma tiene sus riesgos, ya que puede ser que el nuevo místico contradiga en algo al anterior. Si la contradicción es en el cuerpo dogmático de la iglesia, se ven afectados los ministros de la fe con el cambio y se resistirán a ello. Pero si la contradicción es en el dogma divino, entonces son los fieles los que perderán la confianza en que lo que dicen los ministros es fiel a lo divino.
Es decir, las religiones van evolucionando, pero en cuestiones menos centrales, o corren el riesgo de desaparecer.

Religiones universales.

Cuando una religión, como el cristianismo, se hace demasiado grande, y ha absorbido las aportaciones de sus místicos durante casi dos mil años, es prácticamente imposible que puedan mantenerse vivas con nuevos místicos. Algún santo aquí y allá puede, pero ninguna nueva revelación divina. Porque en caso de haberla, no tendría hueco en una doctrina tan elaborada. Así que lo único que cabe es la lucha contra las herejías. La Iglesia Católica actual tolera las sectas siempre que no modifiquen el dogma divino, es decir, lo que viene resumido en el Credo. Al resto no las quema en la hoguera porque ya no puede.

La intolerancia de Benedicto.

La política del actual Papa de la Iglesia Católica es de un retorno a la tradición y a la doctrina de la iglesia, sin admitir ningún tipo de desviación. En parte se debe a que Ratzinger ha sido jefe de la Santa Inquisición. En parte a que ha reconocido que estaban perdiendo adeptos porque el papel de la Iglesia es el de guardián de un mensaje divino, y si van cambiando el mensaje perderán toda su credibilidad, así que están tratando de mantener el mensaje divino y el no divino inalterado, para demostrar que el que ellos repiten es el auténtico, el original.

Respuestas.

Por tanto, no es de extrañar que la Iglesia haga oídos sordos a las inquietudes de la sociedad, tanto en homosexualidad, como en aborto, como en tantas otras cosas. La Iglesia trata de sobrevivir manteniéndose fiel y tradicional.

Tampoco temen perder como fieles a aquéllos que perjudica su mensaje. Homosexuales, mujeres con embarazos no deseados, no van a dejar de creer porque les digan que son pecadores y que están enfermos. En cambio, sí que perderían muchos fieles si ahora dijeran que abortar no es tan malo.

La impunidad que tanto preocupa a Alberto es sólo una muestra del poder que aún conserva la Iglesia Católica en nuestro país, pero eso sería tema de otro articulo.

Mis preocupaciones.

En principio me da igual lo que cada uno quiera creer. Pero que las religiones universales mantengan ese mensaje tan conservador tiene serios inconvenientes en el mundo moderno. La mayoría de normas conservadoras están pensadas para una sociedad de régimen antiguo: tasas de mortalidad elevadas que obligan a mantener tasas de natalidad elevadas para mantener la población. En el nuevo régimen las tasas de mortalidad son bajas, mantener la tasa de natalidad alta ocasiona una presión demográfica que hace peligrar los recursos naturales del planeta y su sostenibilidad. La sociedad moderna e industrializada baja de forma natural su tasa de natalidad, adoptando prácticas que son contrarias a lo que predica la religión. Y la mayoría de los fieles acaba por ceder al 'pecado' de no obedecer la orden de crecer y multiplicarse. Nos hacen sentir culpables por ser personas de nuestro tiempo. Y después nos administrarán su perdón, siempre que nos arrepintamos, claro.

Por Abraham J. Palma

5 comentarios:

  1. Decir TU que respetas la Fe de cada uno... es como decir yo que tu casa es una cobacha de putas y ladrones pero que respeto mucho a tu familia.

    SI!!! Decir que la Iglesia es un secta (busca el significado de secta en el diccionario) y pensar que eres respetuoso...Me sorprende.

    Más me sorprende que siendo respetuoso digas que el Papa Benedicto es jefe de la Santa Inquisicion... pero bueno tampoco conoceras el significado de respeto.

    Cuando uno no sabe mucho, o nada, como parece ser tu caso, es grave hacer creer a los demás que eres muy sabio, bueno solo en el caso que consideres que mentir es grave. Te respeto mucho pero dejas claro por tu escrito que eres un autentico ignorante (desde el respeto.)

    El problema en estos casos es que borregos (siempre hay borregos)que son engañados desde la falsa humildad, la falsa modestia y la mentira.

    Gente como tu, que van de intelectuales y pensadores (ahora dirás que no) y de tolerantes son precisamente los que más daño pueden intentar hacer... y por supuesto soos lo más intolerantes.

    Para colmo de todo esto, justificar el aborto como se desprende de tus palabras, como un medio rutinario de control de natalidad es una muestra más de tu ignorancia y tu falta de respeto.

    tu ignorancia por la vida y tu falta de respeto por los seres humanos. El aborto es un ASESINATO. no te abrumes...porque es así. Has visto un aborto alguna vez? o vas a fijar tu los limites de lo justo y sensato?

    Un pensamiento aceptando un aborto es un pensamiento de asesino y un pensamiento de aborto generalizado es un pensamiento GENOCIDA.

    cON TODOS MIS RESPETOS, INFORMATE.

    uN SALUDO

    ResponderEliminar
  2. Vale, me informo, definición de SECTA, extraída de la wikipedia:
    "Charles S. Braden da esta definicion precisa: "Una secta, como yo la defino, es cualquier grupo religioso que difiere significativamente en uno o mas respectos en cuanto a la creencia y practica de esos grupos religiosos que son considerados como expresiones normativas de la religion en nuestra cultura total".2"

    El cristianismo comenzó siendo una secta del judaísmo, ¿o en eso también estoy mal informado?

    Otro extracto de la Wiki:
    "El 25 de noviembre de 1981, Juan Pablo II nombró a Ratzinger prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe." Si eso no es el jefe de la Santa Inquisición, que baje Dios y lo diga.

    Aparte, me dices que estoy implícitamente aceptando el aborto. En realidad lo que estoy diciendo es que en esta cuestión chocan las posturas de la iglesia católica y un sector importante de la sociedad. Es cierto que estoy a favor del aborto, como método anticonceptivo de último recurso, pero no es lo que se defiende en el texto, a poco que lo leas bien.

    En cuanto a lo de 'cobacha de putas y ladrones...' supongo que no esperarás que responda a eso.

    Y repito, puede que lleves razón, pero tal como yo veo las cosas, me cuesta creerlo.

    ResponderEliminar
  3. Otras definiciones de secta, y éstas vienen de la Real Academia de la Lengua:

    1. f. Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica.
    2. f. Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra.
    3. f. Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que el hablante considera falsa.

    Las dos primeras definiciones definen claramente lo que fue el cristianismo. En sus comienzos tuvo que ser una secta (una desviación) del judaísmo (entre otras cosas porque una de las primeras discusiones serias en sus primeros años fue si había que practicar la circuncisión a los nuevos fieles que fueran llegando).

    Respecto a la tercera... A mí me parece que esa definición la han estado utilizando todas las religiones oficiales y establecidas con respecto a las demás. Por ejemplo, tenemos la Secta Luterana, la Ortodoxa (el Cisma de Occidente), la Calvinista, la Anglicana y todas otras expresiones del cristianismo que existen por ahí (por ejemplo, las topocientas diferentes que te puedes encontrar en los Estados Unidos). Y eso sin hablar de otras religiones...

    Cierto en que Juan Pablo II nombró a Ratzinger prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Dicha congregación tiene las mismas competencias y atribuciones comunes que la Santa Inquisición (las mismas).
    De todas formas, aunque se trate de una moderna inquisición ¿estarías dispuesto a llamar a la Guardia Civil "La Santa Hermandad" porque se trata de un cuerpo de seguridad con las mismas atribuciones y competencias?

    Lo que no tiene razón de ser son cosas como las declaraciones del obispo de Alcalá de Henares, y sobre todo la reacción de la iglesia de absoluta normalidad. Volviendo a hacer comparaciones ¿A tí te gustaría que te llamaran en algún país islámico "demonio cristiano" o peor "demonio pagano" (recuerda que no profesas su fe) y que en ese país no hicieran nada para retractarse? Pues es lo mismo.

    ResponderEliminar
  4. Y en cuanto al tema del aborto... El tema de los robos de recién nacidos tampoco me parece trigo limpio. Y a ver qué le pasará a la monja en el seno de la iglesia si resulta en el juicio culpable de algo tan atroz como arrancar un hijo de las manos de su madre.

    El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Hay que ser un poco más comprensivo, porque no se debe juzgar si no se quiere ser juzgado.

    ResponderEliminar
  5. Aunque sea un poco off-topic, esto de la Santa Hermandad/Guardia Civil... qué quieres que te diga, para mí que la gente teme más a la Guardia Civil, aunque sea lo mismo.
    La comparación es buena, sin embargo, en el sentido de que lo mismo que la Guardia Civil de principios de s.XX no comete los mismos abusos que la de hoy en día, La Congregación para la Doctrina de la Fe tampoco va por ahí quemando herejes. En ambos casos han perdido el poder que tenían antes. ¡Ah, los buenos viejos tiempos!
    Y aunque los guardias civiles de hoy en día no gastan tanta mala leche, tienen patrones mentales similares a los de antaño, ya que el mismo trabajo les condiciona, y esto lo digo por experiencia. Con los inquisidores de la fe no creo que la cosa sea distinta. Cuando tu trabajo consiste en vigilar que las doctrinas se mantengan puras, buscando herejías que condenar, eso condiciona quieras o no la forma de ver las cosas.

    No termino de ver la relación entre el tema del aborto y el del robo de bebés. Además, cuando pones ambas cosas juntas parece que estás diciendo: 'Sí, ellos [los abortistas] hacen cosas malas, pero la Iglesia también'. Ya hablamos en otra ocasión del aborto, así que no creo que haga falta repetirme, pero esto del robo de bebés, no creo que sea correcto atribuirlo a la Iglesia en su conjunto, cuando ha sido un comportamiento criminal de unos pocos bien situados. Diferente sería si se descubriera que estos crímenes eran conocidos por la jerarquía eclesiástica y que se encargaran de callar el asunto, como hicieron con los casos de pederastia.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email