martes, 18 de marzo de 2008

Soluciones al problema de la Vivienda: Expropiación

El problema de la Vivienda es un problema económico con repercusiones sociales. Por tanto, existe multitud de soluciones que se pueden adoptar desde la política para corregir la situación actual.

Por ello, en los próximos post nos vamos a convertir en legisladores y vamos a proponer algunas medidas para solucionar este problema. Desde las más radicales, hasta las más comunes pasando por soluciones de lo más variopintas.

Vamos a empezar pues con una medida radical (para las economías capitalistas) como es la expropiación.

EXPROPIACIÓN
La RAE define este termino como la acción de la Administración pública de: "Privar a una persona de la titularidad de un bien o de un derecho, dándole a cambio una indemnización. Se efectúa por motivos de utilidad pública o interés social previstos en las leyes".

Es decir, es la compra forzosa realizada por el Estado a un particular de un bien para la realización de un proyecto de utilidad pública.

El Estado español reconoce la propiedad privada pero la supedita al interés público:

Artículo 33.
1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.
2. La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo con las leyes.
3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.
Es decir, implícitamente se recoge la posibilidad de expropiación pero limitado a una función social. Actualmente la expropiación se ejerce exclusivamente para la realización de obras públicas tales como carreteras, hospitales, embalses, etc...

Pero, ¿y si se considerase la Vivienda en sí misma como de utilidad social? Al fin y al cabo, el articulo 47 reconoce el derecho a una Vivienda Digna.

Por tanto, una ley de expropiación de viviendas no debería de considerarse inconstitucional siempre y cuando tratase de evitar la especulación y restituir nuestro derecho a una vivienda.

La ley de Expropiación

Elaboremos pues una ley de expropiación que busque evitar que nadie sin recursos se quede sin Vivienda. Una ley así debería postular:

El Estado podrá en caso de necesidad social acuciante expropiar vivienda a aquellos ciudadanos que, por tener más de una, ya tienen satisfechas sus necesidades básicas.

Es decir, la expropiación se realizaría a aquellos con más de una Vivienda en su poder. Es decir, se le expropiaría (en su mayor parte) a los especuladores de Vivienda. La razón, muy ambigua, podría precisarse más. Una necesidad social acuciante sería una fuerte escasez relativa en el mercado o un elevado precio de esta.

Cual sería el destino de estas Viviendas. Aquí tendríamos que precisar más. Su destino más lógico sería el de formar parte del parque público de Viviendas bien para alquiler o bien para compra.

Efectos de la medida
Sin duda alguna, una medida así hoy en día, en un país donde se tiene tanto apego a la propiedad privada introduciría mucha polémica. Con la actual composición del parlamento español sería francamente imposible sacar adelante esta medida, vistas las propuestas de los 2 grandes partidos.

En lo económico, si se llegara al caso hipotético de ser aprobado tendría un efecto muy notable sobre el mercado de la vivienda. En primer lugar introduciría una gran inseguridad jurídica sobre la propiedad de las casas. Esto incidiría notablemente sobre la especulación, reduciéndola notablemente y sacándola del mercado.

El efecto inmediato sería el de un aumento notable de la oferta de viviendas (de 2ª mano) en el mercado, no ya por la intervención estatal en sí, sino por la huida de la especulación. Esto produciría sin duda un desplazamiento de la oferta de viviendas de 1ª mano que se vería notablemente reducida con la subsiguiente disminución de la mano de obra necesaria para el sector de la construcción. Todo ello provocaría los efectos clásicos de una crisis. Despidos, reducción del consumo, menos demanda de productos, mas despidos, ... si no se interviene para contrarrestar el efecto de la crisis del sector mediante el impulso de otros sectores.

Impidiendo que la crisis se extendiese por la economía, la medida tendría efectos muy beneficiosos sobre la sociedad, ya que posibilitaría la accesibilidad de vivienda a muchos colectivos actualmente impedidos. Es decir, sería una autentica medida redistributiva con los beneficios que ello conlleva. Mayor ahorro global, más inversión (que no es lo mismo que especulación) y menor endeudamiento.

Las víctimas colaterales serían quizás los bancos, que verían reducidas sus posibilidades de negocio al reducirse las necesidades de endeudamiento. No obstante el aumento de ahorro global posibilitaría el acceso a mayor cantidad de recursos finacieros (y no derivaría en la situación actual de restricción de crédito por falta de recursos, cosa que está provocando la actual crisis hipotecaria mundial).

¿Aprobarían ustedes una medida así?

5 comentarios:

  1. De momento quizás no sea aconsejable, pero si los precios continuasen subiendo, llegaría un momento en que sería necesario. La vivienda es un derecho, y si no se puede cumplir, hay que tomar medidas extremas.

    ResponderEliminar
  2. El principal problema de esta medida es que choca radicalmente con uno de los derechos constitucionales más importantes: El derecho a la propiedad. Ya sé que "todo español tiene derecho a una vivienda digna" y que "el estado deberá proporcionar herramientas para evitar la especulación", pero probablemente la medida no saldría adelante porque sería detenida en el constitucional.

    Yo propondría una medida similar: La expropiación a precio de coste de todas las viviendas que se haya demostrado en un juicio que son ilegales (prevaricación, cohecho, etc), y deducir su precio en consecuencia. De esta manera se castigaría a la entidad infractora y los que ya hubieran comprado las casas no tendrían que sufrir por las trampas de otros.

    ResponderEliminar
  3. Que no la van a aprobar en la vida ya lo ha dicho Tremendelirio. La cuestión es que, si nosotros fuéramos los legisladores, si estaríamos dispuestos a enfrentarnos a la caterva de especuladores sedientos de nuestra sangre, y a esos banqueros que dejarían de financiar nuestros partidos. Evidentemente no, sería un suicidio.

    Pero si se nos diera a los ciudadanos la posibilidad de elegir... creo que con el apego que se le tiene en esta sociedad al pisito en la playa, iba a ser difícil, pero no imposible.

    Aún así, no sé si el Estado tendrá tanto dinero como para pagar las expropiaciones, y quizá debería guardarse como medida de última hora, si todo lo demás falla.

    Luego hay cuestiones legales que la hacen poco práctica: ¿Cómo te aseguras de que la segunda y sucesivas viviendas pertenecen a la misma sociedad? Si el promotor crea una sociedad por cada vivienda (p.e. Construin 1a, S.L., Construin 1b, S.L., etc), tal vez gane menos porque tendrá que pagar mucho impuesto de sociedades, pero no le quitarán las casas.

    Recordad las manifestaciones que hubo contra Manuel Chaves cuando propuso aumentar el tiempo necesario para permitir liberar una vivienda protegida. Eran muchísimos menos que los de la manifestación de Por una vivienda digna, pero tenían más dinero (y poder mediático) y Chaves les teme más.

    ResponderEliminar
  4. Podemos lograr los mismos objetivos solamente con dejar fluctuar LIBREMENTE el mercado. No hay que temer a la mano invisible smithiana, ella lo arreglará seguro. Por el camino quebrarán unos cuantos que no pasarán hambre, y mientras las viviendas se pondrán al precio de mercado que les corresponde. Eso sí, para ayudar un poco a la mano invisible no estaría de más gravar astronomicamente las rentas obtenidas por beneficios de ventas patrimoniales y un IBI más elevado apra los pisos vacíos (mediada que en su momento había anunciado Gallardón en Madrid y que se le echó toda la jauría encima)

    ResponderEliminar
  5. Yo lo aprobar�a sin problemas. Adem�s, no estar�amos hablando de arrebatar su casa a una familia, sino de comprar los bienes de un tipo que se ha enriquecido a costa del derecho a la vivienda de sus conciudadanos.

    Vamos, que lo expropiar ni me da pena, ni me parece un contrasentido. Más bien al contrario.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email