sábado, 5 de abril de 2008

Soluciones al problema de la Vivienda: Limitar el numero de casas por propietario

Otra posibilidad para solucionar la grave situación de la Vivienda podría ser la limitación del numero de viviendas por propietario.

El inconveniente más evidente de esta medida es que es anticonstitucional ya que viola el principio de libertad de la propiedad privada. Pero pongámonos en el hipotético caso de que sí se pudiera. Al fin y al cabo las leyes están para cambiarlas.

Sería desde luego un golpe muy duro a la especulación y sobre todo a la construcción de nueva vivienda con las consecuencias económicas que de ello se derivaría.

Cualquiera con dos dedos de frente sabe que el actual problema de la vivienda es más un problema de reparto que de falta verdadera de existencias de vivienda. Es decir, no es preciso construir más casas sino que hay que repartir las que ya hay. Por tanto una medida así aplicada ahora mismo acabaría con todas las empresas constructoras e inmobiliarias existentes en nuestro país.

No obstante, debido a la existencia de distintos modelos de hogares, ¿Como limitaríamos realmente el numero de casas? Lo primero que se le ocurre a uno es limitarlo por individuo. Es decir, cada individuo podría tener solo y exclusivamente un nº X de casas. Planteemos el caso más extremo, una casa por persona.

En este caso podría producirse algunos problemas tales como:
  • En los hogares con más de un miembro (tales como matrimonios con hijos menores) el numero de estos individuos es superior a uno y sin embargo las necesidades de vivienda serían exclusivamente de uno para la unidad familiar.
  • Para los extranjeros sin residencia permanente, ¿se les permitiría tener alguna vivienda?
  • ¿El tamaño por hogar sería estándar o cada uno podría tener una casa en función de sus ingresos?
El primero de los problemas podría arreglarse parcialmente estableciendo la limitación no por individuos sino por unidades familiares. Pero esto podría hacer aparecer fraude a través del no reconocimiento de determinados lazos. 2 personas que mantengan una relacion afectiva en secreto y que legalmente formen parte de dos hogares "de personas solteras" pero de facto vivieran juntas dispondrían de una 2ª vivienda que en teoría no deberían tener.

El segundo de los problemas sería más difícil de resolver. Una forma de resolverlo podría ser permitir adquirir vivienda solo a los extranjeros con permiso de residencia permanente o que hayan obtenido la nacionalidad.

Respecto a los extranjeros que desean establecer su segunda residencia aquí, ¿sería mejor permitirles o no la residencia aquí? Y es que una de las industrias mas potentes tras el ladrillo es la del turismo. Este podría verse dañado si se les impidiera la compra de Vivienda. Pero es que, sin ser netamente especuladores (ocupan la vivienda un periodo de tiempo) tampoco son usuarios habituales del bien.

Una solución parcial para este caso sería quizás permitir a los extranjeros solo alquilar o bien darles permisos especiales de compra a cambio de un plus impositivo. Medidas hay miles, solo habría que encontrar la más adecuada.

Por ultimo existiría el problema del tamaño por hogar. Una vez desaparecidas las diferencias en numero de viviendas por persona, seguiría persistiendo una diferencia de riqueza derivada de los ingresos que cada persona tiene. Lo más claro es que, sin regulación adicional, la forma más clara de ostentación, al no poder ser a través del numero de casas, sería a través del tamaño de estas. Tal como ocurre ahora, el tamaño y el lujo asociado serían los que determinaran la posición social que cada individuo tiene en la sociedad, pero en este caso hipotetico las diferencias del tamaño y lujo se acentuarían.

Dicho en otras palabras, para una persona rica, la tentación ahora sería ampliar todo lo posible la Vivienda para tener la mansión más grande y lujosa posible. Así podría surgir un mercado especulativo de suelo donde los más ricos tratarían de ampliar todo lo posible sus terrenos y poder sacar posteriormente un beneficio de ellos a través de su reventa. Habría por tanto que limitar también el tamaño de la vivienda e indirectamente limitar la cantidad de suelo que cada individuo u hogar pueden poseer.

Vemos por tanto que, aunque parece una medida muy popular y que podría en principio solucionar en gran parte el problema de la vivienda, haría aparecer muchos otros problemas colaterales de su aplicación y que serían de difícil control.

Si fuera posible aplicarla, ¿llevarían a cabo esta medida?

4 comentarios:

  1. El "problema de la vivienda" no es lo lejos que están los pobres de poder "acceder" a ella. Eso es hipocresía, cuando no cinismo.

    El PROBLEMA DE LA VIVIENDA es lo que está pasando en la economía ahora que ha cesado esa actividad inmobiliaria extraordinaria artificial que hemos tenido durante tanto tiempo y que nos ha hecho creer que la economía ordinaria o normal se desarrollaba.

    ¡Que hay 4.000.000 de viviendas no prinicipales ni secundarias y sólo tenemos 16.000.000 de hogares!.

    ResponderEliminar
  2. Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Servidor, I hope you enjoy. The address is http://servidor-brasil.blogspot.com. A hug.

    ResponderEliminar
  3. Nada de limitaciones. Un IBI de 3000 euros anuales como en Francia y más servicios sociales.

    ResponderEliminar
  4. Poner un IBI caro independientemente del número de viviendas que se posea no me parece justo, porque el acceso a la vivienda es un derecho constitucional, y no todas las familias se pueden permitir ese desembolso (son 250 euros al mes a añadir a la hipoteca).

    Me parece claro que el objetivo es conseguir que todas las familias puedan acceder al menos a una vivienda. Y parte del problema es que los especuladores acaparan viviendas, aumentando el precio de compra y alquiler. Por tanto, la primera vivienda debe ser fácil de conseguir, mientras que una tercera sólo podría estar al alcance de las grandes fortunas, o directamente vetada por ley para permitir una ocupación óptima del territorio. Del encarecimiento a la prohibición, el nivel de restricción a tener muchas viviendas debería depender de la importancia del problema.
    La propuesta de Bobby de pagar un IBI cuadrático según el número de viviendas no me parece mala. Se puede estudiar el IBI base para una vivienda y el exponente, para que el coste sea más justo. O se puede hacer por tramos, que parece que es como más le gusta a nuestros legisladores (es que son de letras y no saben aplicar funciones).
    O puede ser un IBI aditivo, ejemplo: tengo dos casas, una en un barrio bueno y otra en uno regular. En el bueno, el IBI es de 800, y en el malo de 200 (es un ejemplo, ¿vale?). Se suman los IBIs de todas las viviendas que tengo (1000) y éso es lo que hay que pagar por CADA vivienda (total 2000 eurazos).

    Bueno, creo que me estoy adelantando a los próximos artículos de Tremendelirio (sorry).

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email