domingo, 28 de febrero de 2010

Ataques especulativos: la nueva amenaza

El sistema capitalista concede plena libertad de movimiento a cualquier capital. Dicho en otras palabras, el liberalismo economico pregona la libertad de movimiento, de un mercado a otro, de un país a otro, sin obstáculos ni barreras.

Esta libertad se basa en la creencia, de que el mercado es capaz de regularse a si mismo y en la presuncion de que es perfecto, en el sentido de que ningun agente tiene la capacidad de influir ni en el mercado ni en el precio.

Sin embargo este mismo sistema economico propicia, por otra parte, la acumulación de capital en pocas manos. Aquellos que mas capital poseen (dinero, terrenos, etc…) tienen más posibilidades de incrementar su patrimonio y por tanto se produce una cierta concentración de riqueza.

Esta concentracion otorga poder. Poder desde la óptica de la capacidad de influencia en el mercado. Quien más tiene, más puede comprar o vender y como resultado más puede influir en el mercado.

Hasta hace unos años, el nivel de concentración de riqueza tan solo permitía cierto nivel de influencia en el mercado para beneficio propio. El que tenía mucho tenía influencia, pero limitada tan solo a la posibilidad de hacerse más rico, sin alterar sustancialmente, las condiciones generales del mercado.

Por entonces se aceptaba en cierto modo que esa imperfección. Esa capacidad de influencia que ejercían los especuladores en beneficio propio no alteraba la oferta y la demanda y por tanto no afectaba al principio fundamental de la mano invisible y la libre formación de precios.

Era una codicia aunque inmoral, en cierto modo tolerable. Aceptabamos que algunos jugaran con el mercado para hacerse ricos siempre y cuando no perjudicaran a los demas en su intento de subirse al carro. O al menos lo permitíamos bajo la creencia de que aquello no podía hacernos daño.

El tiempo y en especial la crisis financiera reciente acabó dando la razón a aquellos que defendíamos que esa imperfección sí alteraba sustancialmente el mercado perjudicando a la economía y en especial a los indefensos. No nos escucharon e incluso cuando admitieron su error, en lugar de corregir las condiciones que propiciaron estos errores, se ayudó a los culpables de estos para preservar los principios de libremercado que defendían.

El tiempo ha pasado. La crisis economica empieza a vislumbrar un final. Ha sido una crisis muy dura, que ha tenido victimas entre los inocentes e impunes entre los culpables. Pero parece al menos que saldremos. Saldremos si las condiciones los permiten.

La situación sin embargo ha cambiado. Aquellos que antes jugaban con su dinero por codicia son ahora más poderosos. Tienen más dinero, y por tanto más influencia y poder. Y eso propicia nuevas condiciones. Condiciones que pueden impedir la recuperacion o propiciar una nueva crisis.

Ahora los especuladores cuentan con una nueva capacidad. La capacidad de alterar sustancialmente las condiciones del mercado, no solo para su beneficio propio, sino para servir a sus oscuros intereses políticos y económicos. Cuentan con la capacidad de atacar el mercado. De organizar ataques especulativos.

Las crisis especulativas no son algo nuevo, pero los ataques sí lo son.

Que las burbujas de precios terminaran por explotar podía ser causa del movimiento de unos pocos inocentes, que bajo el miedo de que la burbuja explotara, terminaban por provocar su explosión.

Ahora estos nuevos especuladores cuentan con la capacidad de generar y destruir burbujas a su antojo, de alterar sustancialmente los precios de productos, mercancías o divisas y son capaces de provocar la ruina de los mercados que controlan.

El primer gran ejemplo lo hemos vivido en Grecia. Los servicios secretos americanos han descubierto ataques especulativos contra la economía griega y en menor medida contra las economías débiles de la zona euro (entre ellas la española).

¿Cuánto tiempo tardaremos en sucumbir a las presiones de los ataques especulativos? ¿Acaso no tienen ninguna responsabilidad penal aquellos que especulan y atacan a una economía?

Están alcanzando un nivel crítico. Cada vez son más peligrosos y sin embargo no hacemos nada por controlarlos. Dentro de poco tendrán la capacidad de condicionar gobiernos tanto en los países pobres como en los ricos.

Y para entonces verdaderamente será cierto que los ricos controlarán el mundo a su antojo.

Noticias relacionadas
http://www.abc.es/20100227/economia-economia/soros-especuladores-apuestan-millones-20100227.html
http://www.expansion.com/2010/02/26/inversion/divisas/1267201185.html
http://www.clarin.com/diario/2010/02/27/elmundo/i-02148734.htm

Escrito por Tremendelirius


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email