sábado, 13 de marzo de 2010

Es imposible acabar con la piratería


La piratería es el fenómeno informático más destacable de la última década. Esta ha dejado de ser algo practicado por unos pocos a serlo por la gran mayoría de internautas.

Tanto que se ha tornado como amenaza del negocio tradicional de venta de música, películas y videojuegos. Las ventas de los formatos tradicionales caen en picado a la vez que las descargas “ilegales” se incrementan día a día.

Ante esta "supuesta amenaza" las Sociedades de Autores (y en especial la archiconocida SGAE) han hecho de la lucha contra la piratería su principal bandera. Argumentan que si no se lucha contra la piratería, esta acabará con la cultura.

En su lucha y de su presión al gobierno de la nación han creado sistemas de compensación a los autores, como el “Canon digital”, amparados en la presunta ilegalidad y perjuicios que genera.

Las redadas contra las redes de manteros, las denuncias contra determinadas páginas y próximamente la ley Sinde de “cierre de páginas web” que vulneran (teóricamente) los derechos de autor, son algunas de las medidas promovidas para intentar acabar contra este fenómeno.

Pero, ¿es posible acabar con este fenómeno?

Para empezar habría que decir que las sociedades de autores tratan de que asociemos una visión económica a la cultura. Para estas no hay o no debe existir la cultura libre o cultura patrimonio, sino solo y exclusivamente la cultura privada o cultura negocio. Por ejemplo, este blog es un tipo de cultura libre por la que no hay que pagar. Según la concepción de las sociedades se debe pagar directa o indirectamente por este blog. No distingue entre la cultura libre y la de pago.

También es importante aclarar los tipos de piratería existentes pues cuando hablamos de piratería no siempre hablamos de ilegalidad:
  • Si hablamos de que el pirata obtiene un beneficio directo o indirecto de una copia de un autor entonces sí es piratería ilegal. El top manta, los manteros, pero especialmente las mafias que hay detrás sí están cometiendo un delito.
  • Pero si hablamos de que yo cuelgo una película por ejemplo en una página web y no me beneficio de ninguna manera de forma económica por ello, no estoy cometiendo ninguna ilegalidad pues la ley ampara el derecho a la copia privada y consecuentemente el intercambio de archivos. (A partir de ahora cuando hable de piratería me referiré concretamente a este tipo de piratería).
Por ultimo, el hecho de que la piratería genera perjuicios es cuestionable.

1º Puede ser cierto que genera un perjuicio al modelo tradicional (la del disco y el reproductor). Hay gente que se está volviendo cada vez más minimalista y más vaga. Prefiere poder descargar desde Internet el último disco de su grupo favorito que ir a la tienda. No solo porque pueda hacerlo gratis, sino porque el disco tradicional ocupa espacio físico y el mp3 descargado solo espacio virtual.

La gente no va a dejar de ver peliculas, ni dejará de comprar música o videojuegos porque se los pueda agenciar en Internet. Pero muchos prefieren descargar estos antes de decidirse a comprarlos. Otros prefieren ir al cine que ver un archivo con un audio deficiente. E incluso algunos por puro coleccionismo prefieren comprar el original, que bajarse una copia.

La piratería no es incompatible con nuevas formas de hacer negocio. Que yo en un momento puntual decida bajarme películas o canciones no es incompatible con que yo, en un determinado momento decida bajarme de forma legal una canción, encargue por catalogo determinada serie o película o vea o escuche por streaming y de forma legal una película/serie o música. Spotify y Last fm en el campo de la música, las cadenas de televisión y el “Youtube” en el campo de las películas/series, o los juegos en red en el campo de los videojuegos han demostrado que hay nuevos negocios rentables por explotar.

Por tanto y tras estos puntos queda demostrado que, al contrario de lo que las asociaciones de autores se empeñan en decirnos, la piratería no amenaza la existencia de la cultura sino que obliga a adaptarse a nuevos modelos de negocio y que añaden más valor a lo que se compra.

Si en vez de descargarme películas o música que me ocupan mucho espacio en mi disco duro puedo verlas/oírlas en streaming online por un módico precio es posible que no me importe pagar 2,3 5, 10 o incluso 20 euros al mes por poder disfrutar de toda la música o películas que yo quiera. Es algo que me aporta valor y por lo que estoy dispuesto a pagar.

Pero dejando de lado un momento la legalidad o ilegalidad de la piratería y los supuestos perjuicios que esta genera, pongámonos en la piel de la SGAE y similares e imaginémonos que tuviéramos todas las herramientas posibles para intentar acabar con la piratería.

¿Sería realmente posible acabar con ella?

Ahora se está tramitando una ley antipiratería dentro de la ley de economía sostenible que pretende acabar con las páginas que facilitan las descargas. En primer lugar, con la cantidad de páginas que existen ya tanto de P2P como de Descarga Directa que existen, ¿sería posible generar un aparato burocrático para controlar Internet?

Olvidemos por un momento la legalidad de la medida. Imaginemos que creamos una especie de GESTAPO de Internet capaz de controlar todo el tráfico de archivos y páginas Web que se generan. Ya es mucho suponer, pero pongamos que también se crean suficientes juzgados capaces de meter en la cárcel si es preciso a todos aquellos que supuestamente piratean archivos.

Obviamos entonces el enorme volumen de tráfico que genera Internet y la capacidad de la justicia de juzgar a los millones de personas que ahora mismo están cometiendo supuestos delitos a diario.

Pero bueno, pasando por encima de todo esto, pensemos que es posible. Hemos acabado con el tráfico ilegal de archivos por internet.

¿Podemos realmente creer en nuestra victoria?

Los hechos demuestran la enorme capacidad de adaptación de los internautas ante las adversidades. Hace unos meses se aprobó en Francia una ley que perseguía esencialmente el intercambio de archivos a través de las redes p2p (Emule, Azureus/Vuze, etc…) pues, como se sabe, estas redes de intercambio son fáciles de detectar por las compañías suministradoras. Sino hagan ustedes mismos la prueba. Enciendan el Emule y traten de descargar una película. Ahora naveguen un rato por internet. Notarán una enorme realentizacion de la navegación. Esto es debido a la naturaleza del funcionamiento del p2p que absorbe todo el ancho de banda.

El gobierno francés, con la seguridad de que se podría frenar la piratería acabando con el p2p, aprobó la ley que permitía cortar la conexión de internet a aquellos “piratas” reincidentes.

Consecuencia de esta ley, millones de internautas franceses han abandonado las redes p2p y adoptado las descargas directas como alternativa más fiable y difícilmente detectable, pues las descargas directas de archivos “ilegales” bajan por el mismo canal que cualquier descarga normal de archivos.

Esta adaptación a la ley antipiratería lejos de reducirla ha provocado un incremento de un 3 % de las descargas. Resultado desde luego de las ventajas que la descarga directa presenta frente al p2p (mayor velocidad de descarga, mejor aprovechamiento del ancho de banda, indetectabilidad,…)

De esta experiencia podemos deducir, que de aprobarse una ley antipiratería probablemente los piratas acabarían siempre encontrando otro canal donde cometer esos supuestos delitos.

Llegando al absurdo, imaginemos por un momento que se encuentra la manera de erradicar la piratería de la red. No se, supongamos (aunque sea mucho suponer) que reducimos la velocidad de la red a su mínima expresión para obstaculizar al máximo el intercambio de archivos en la red.

¿Podríamos entonces cantar victoria? Ni aún llegando a este supuesto, dudo mucho que pudieramos acabar con ella. ¿Se imaginan el siguiente paso de los piratas?

De acabar con la piratería en la red el intercambio de archivos continuaría en las calles. ¿Quien puede impedir que CD’s, DVD’s, BlueRay’s y memorias USB’s circulen libremente? ¿Qué haríamos entonces las asociaciones de autores para frenar la piratería? ¿Redadas para perseguir a los que lleven Pendrive’s?

Y ahora el siguiente paso ridículo hacia la edad de piedra sería el de acabar con las memorias transportables para reducir la piratería.

¿Ven a donde quiero llegar?

Es imposible acabar con la Piratería. Cualquier intento por erradicarla solo puede llevar a la involución tecnológica y al pasado. Si quieren mi consejo lo mejor que pueden hacer las asociaciones de autores y el lobby de la SGAE es cesar con esta absurda lucha. Por mucho que intenten vencerla nunca lo conseguiran sin afectar a la base fundamental de las libertades individuales ni a la evolucion tecnológica.

Aún peor, cuanto más luchan contra ella, más antipatías se ganan, más provocan que la población piratee, aunque solo sea por fastidiar.

Dejen esta lucha absurda y sin sentido y adáptense. Busquen nuevos modelos de negocio y verán que todavía hay mercado para ganarse la vida como artistas.

3 comentarios:

  1. Coincido contigo completamente. Por ejemplo, uno de los sectores más pirateados en internet (por no decir el que más) es el sector del cine pornográfico. ¿Tanta gente compraba porno antes de todo esto? Pa mí que no.

    Lo más gracioso de todo esto es que, aunque bajaran los precios ahora mismo tendrían que estar peleando contra toda la corriente cultural, es decir, la piratería se ha convertido en parte de nuestra cultura. Aunque se bajaran los precios de los artículos no se conseguiría bajar la piratería a niveles aceptables, la gente seguiría bajando de forma "ilegal" películas simplemente porque siempre se ha hecho así. La inercia cultural es muy grande para invertirla con un solo gesto, aún en el caso de que bajen los precios hasta unos niveles aceptables.

    Las medidas que se tomen van a llegar demasiado tarde, y como intenten algo drástico ese partido que lo intente va a conseguir que no gane unas elecciones en siglos. Porque cuando a los españoles les tocan las tradiciones se rebotan de forma espectacular.

    ResponderEliminar
  2. Uhmm, no había pensado en ese punto, pero también es cierto. Las cintas virgenes de vhs y los cassetes eran tambien una fuente de piratería constante.

    Pero claro, el nivel de piratería aumenta en la medida que la gente tiene capacidad de replicar originales. Con los ordenadores esto se ha elevado a la enesima potencia.

    Muy bueno lo del porno bobby jajaja, no lo había pensado.

    De todos modos ellos también están en crisis y pidiendo ayudas. Me pregunto si lo harán también a través de una especie de SGAE jajaja.

    saludos y gracias

    ResponderEliminar
  3. Superb, what a weblog it is! This website presents helpful information to us, keep it up.


    My blog post - www.sexykoo.com

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email