viernes, 18 de febrero de 2011

Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva...

La borrasca (por una vez meteorológica) por la que hemos estado pasando esta semana ha resultado un alivio para ciudades como Madrid y Barcelona, que han visto su polución rebajada de forma notable. Al llover las partículas de contaminación suspendidas en el aire han sido arrastradas por la lluvia y han limpiado sus cielos para alivio de sus habitantes.

Lo más gracioso del tema es que siempre ha sido así. Conforme te vas acercando a Madrid lo primero que sueles ver es la capa de contaminación (o eso, o si te acercas de noche, un resplandor que se ve desde la provincia de Toledo). Hasta los trece años viví en Madrid, y esa "boina" que tenía en las fotografías que se han visto por el tema de la polución la ha tenido siempre (tristemente). Y por supuesto que no es la única. Debo reconocer con gran pesar que Granada si se la ve desde Sierra Nevada también lleva la boinita, y desde hace bastante las "mejores puestas de sol del mundo" (palabras del Presidente Clinton) hace tiempo que se ven un poco descafeinadas, atenuadas por un velo como de neblina día si y día también... Salvo los primeros días después de un temporal, qué curioso.

No puede ser que el principal recurso para la limpieza del aire de nuestras ciudades sea la lluvia. Que nuestras ciudades dependan principalmente de si llueve o no para limpiar su aire es preocupante, como lo es la velocidad con que se ha vuelto a contaminar el aire, teniendo en cuenta que no llevamos mucho tiempo desde que nos dejó el anterior temporal. Y lo peor del tema es que no hay visos de solución, porque los políticos lo único a lo que se aferran es a cifras, a falsear los datos y a echarse la culpa del resultado los unos a los otros. Por ejemplo, aquí en Granada están trasladando las estaciones medidoras a las zonas con más verde, y en Madrid su concejal de Medio Ambiente Ana Botella echa la culpa a Zapatero por su "política de dieselización"... Sigo leyendo esas noticias y no tengo ni idea de a lo que se refiere, la verdad. 

Es imprescindible que se tomen medidas urgentes para reducir la emisión de los gases contaminantes que poco a poco están haciendo inhabitables nuestras ciudades. En Europa ya están tomando medidas que aunque impopulares ya están consiguiendo un efecto positivo en la salubridad y limpieza de sus capitales. En Estocolmo un referéndum aprobó la creación de altos peajes para pasar por el centro, en Londres se aprobó la creación de un peaje por pasar por el centro (literalmente, está blindado con controles), peaje que se está utilizando en mejoras ambientales, Berlín tiene acotada la ciudad en distritos de paso restringido ordenados por capacidad contaminante (los vehículos más contaminantes apenas pueden circular por sus calles) y cualquier aparcamiento en el centro de París cuesta casi el doble que en los alrededores. Si además lo juntamos con un buen sistema de transporte público hacemos de la capital francesa un ejemplo a seguir. Y bueno, también están los temas de los carriles bici, las zonas peatonales, las restricciones de tráfico para días particularmente cargados... en fin, que Europa se está poniendo las pilas a éste respecto.Y nosotros seguimos mirando al cielo.

Es un poco surrealista que la gente mire hacia arriba pidiendo la lluvia no para regar los campos, sino para poder respirar más a gusto. ¿Vamos a tener que sacar a nuestros santos en procesión para poder disfrutar de aire limpio? Todo esto me hace recordar a la antigua serie "Érase una vez... el hombre". En el último capítulo de la serie la humanidad degeneraba hasta tal punto que se podían ver grandes manifestaciones de gente reclamando "espacios verdes", "aire puro" y "agua clara". Espero que no lleguemos a éstos extremos.

8 comentarios:

  1. El otro dia estaba mirando las noticias 24 horas y encontré que estaban comentando el tema de la contaminacion de las grandes ciudades y curiosamente estaban hablando de eso que comentas, las medidas de las distintas capitales europeas. Ciertamente decían que los efectos de estas no eran significativos. Lo máximo que habían conseguido (en berlin) era una reduccion del 10 % de los niveles contaminantes.

    Pero indudablemente son medidas para empezar. Yo creo que aqui tendríamos que aplicar ya esas medidas y empezar a pensar en fomentar en masa el coche electrico. Una especie de planning para comercializarlo en masa de aqui en 10 años como maximo. Para entonces ya se podría obligar a que en las ciudades solo circulen vehículos de contaminacion cero.

    De hecho ya se pueden usar coches electricos aunque no superan los 50 km/h. Sería perfecto para esto mismo. Lo unico malo es el precio, pero yo creo que es un problema de economías de escala

    ResponderEliminar
  2. ¿Motores eléctricos? Sería una buena idea para reducir la contaminación en las ciudades, pero si tenemos en cuenta que la mayor parte de la electricidad que utilizamos procede de centrales térmicas, me da la sensación de que ésto sólo trasladaría el problema de lugar, no lo arreglaría.

    Independientemente del motor utilizaco (explosión tradicional, biocombustibles, células de hidrógeno, motor eléctrico o híbrido...), el primer paso es sin duda alguna el impedir el tránsito rodado por el centro de las ciudades, apoyado por un transporte público barato, eficiente y de calidad.

    Lo que está claro es que no podemos seguir permitiendo que no se tome ningún tipo de medida contra la polución en nuestras ciudades sólo porque las medidas son antipopulares.

    ResponderEliminar
  3. soy consciente, pero es un comienzo. Claro que habría que apoyar todo eso con la construccion de un ejercito de centrales eolicas y solares, pero lo que tampoco podemos permitir es tanta concentracion de sustancias tóxicas en ciudades

    ResponderEliminar
  4. La contaminación en las ciudades procede casi todo del tráfico rodado. Un coche circulando a 30 km/h contamina el doble que uno que circule a 60 km/h, y resulta que la velocidad media de un turismo en ciudad es 25 km/h. La reducción de 100 a 80 en autovías urbanas, como la que se ha visto en Barcelona, no es tan efectiva, en términos de reducción de emisiones.
    La nueva medida que obliga a circular a 30 en las vias urbanas con un solo carril por sentido puede mejorar la seguridad, pero aumentará la contaminación, si no se acompaña de otras medidas.
    Incluso el uso del transporte público contamina casi tanto como el privado (debido principalmente a los viajes que se dan con el autobús casi vacío, y a la lentitud del viaje cuando es hora punta). Es por eso que, incluso prohibiendo entrar con vehículos privados al centro de la ciudad, la contaminación apenas se reduce.

    La única solución real que yo le veo es reducir las necesidades de transporte. Comprar siempre que se pueda en comercios cercanos, que puedas ir a pie. A los que pillan más lejos, ir en bicicleta o hacer tu compra por internet y que un transportista la lleve a casa (mejor una sola furgoneta dando vueltas que treinta coches). Llevar a los niños a un colegio al que se pueda ir andando. Valorar la distancia de la casa al trabajo cuando se está buscando empleo.

    En cuanto a vehículos, la bicicleta sigue siendo el menos contaminante (menos incluso que ir a pie). Pero si la distancia es mucha para ir en bici, una moto de ciudad consume hasta cinco veces menos que un coche, circulando por vías urbanas. (A los detractores de la moto: el ruido infernal lo hacen los adolescentes que modifican el tubo de escape, la gente normal prefiere que su moto no haga tanto ruido; lo mismo pasa con la conducción temeraria). Y por cierto, lo peligroso de circular en bicicleta o moto es encontrarse con un coche despistado.

    ResponderEliminar
  5. No, Abraham, tienes razón, la moto y la bici para circular por ciudad son una verdadera maravilla: Esquivas los atascos, puedes aparcar en casi cualquier sitio, te permite ir a pie (con la bici de un lado, con la moto un poco menos, imagino)...

    Imagino que lo que tú estás proponiendo es crear una ciudad cada vez menos dependiente del coche. Efectivamente. Pero para llegar a esta situación tenemos que empezar por impedir el paso al transporte privado como primera medida, para demostrar a la gente que no estamos tan clavados en el sitio sin el coche. Mientras no arreglemos este asunto, seguiremos teniendo polución. Si no es ambiental, será de ruido, de paisaje...

    Hace bastante tiempo ví un documental/película que hablaba de un repentino bajón de la producción petrolífera y de cómo ese bajón iba a afectar a la sociedad, y una de las consecuencias era que a medida que los combustibles se iban volviendo más inaccesibles la ciudad se iba volviendo más vertical y concentrada, acortando las distancias entre las viviendas y los servicios. Muy interesante.

    ResponderEliminar
  6. Pero si las ciudades se vuelven más verticales, no habrá más problemas con los ascensores. Atascos de trafico de ascensores :D

    ResponderEliminar
  7. Esto de la ciudad compacta es un poco misterioso. La gente se imagina grandes rascacielos, y creo que tampoco se trata de eso. Para evitar los atascos debe haber un número mínimo de ascensores por vivienda, que seguro que casi nunca se cumple. Donde yo me crié teníamos un solo ascensor para siete plantas de cuatro pisos cada una. Acabas prefiriendo las escaleras.

    La altura óptima de un edificio para que funcione sin aporte externo de energía es de tres o cuatro plantas. El agua de suministro llega hasta la última planta sin necesidad de bombas hidráulicas, no son necesarios ascensores, salvo para los discapacitados, y no son necesarios materiales muy especiales para que la construcción sea resistente. En caso de emergencia es fácil salir del edificio.

    Lo que es justo lo contrario del modelo de ciudad compacta son esas urbanizaciones con viviendas unifamiliares, que obligan a tener coche hasta para ir a comprar el periódico, que tanto han proliferado.

    El problema, como siempre, es el excesivo bajo coste de la energía. Si se incluyera en el precio del petróleo el coste de la recuperación medioambiental que su consumo provoca, procuraríamos reducir nuestros desplazamientos al mínimo. Nada de vivir en Toledo para trabajar en Madrid, circulando a más de 80km/h. Eso quedaría limitado para ricos excéntricos.

    ResponderEliminar
  8. Alberto, es curioso que digas eso, porque en el tebeo de SuperLópez "Hipotecarion" es precisamente lo que ocurría: La gente aguardaba una cola inmensa solamente para coger el ascensor y salir del edificio. No veas lo que tengo yo que esperar cuando uno de los dos ascensores que hay en mi bloque se estropea... :P.

    Abraham, tienes razón, la altura óptima de un edificio es de tres o cuatro plantas, pero yo lo veo poco realista, por lo menos para una ciudad grande. Por ejemplo, en el caso de Granada, meter 250000 habitantes en edificios de tres plantas lo veo poco realista, la verdad.
    Lo que está claro es que el modelo justo contrario de ciudad compacta es el de la vivienda unifamiliar. Es el menos ecológico, y no sólo por el tema del coche, sino también porque todo ese espacio que se utiliza para las viviendas no se utiliza para otras cosas.

    Yo utilizaría el sitio dónde yo crecí en Móstoles(Madrid) como ejemplo de ciudad compacta: Los bloques tenían 7,8 o hasta 9 pisos (a cuatro casas por piso) y además estaban repartidos en 3 escaleras, con lo que había alrededor de más de 70 casas por bloque. Y como además los bloques eran GRANDES, pues había sitio debajo para colocar comercios, locales, bares, etc. Y entre bloque y bloque espacio hasta para bailar: Parques, paseos, jardines, colegios... Resumiendo: Una gozada.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email