lunes, 2 de mayo de 2011

Política y poder (2)

Relaciones de poder

Ahora que tenemos una idea de lo que es el poder, pensemos en algunas relaciones de poder que encontramos en nuestra vida cotidiana.

Primero, ¿sobre quién podemos dar órdenes y en qué circunstancias? ¿Pueden esas personas ordenarnos/pedirnos otras cosas a nosotros en otras circunstancias? ¿Quién puede mandar sobre nosotros? ¿Les obedecemos con gusto o a disgusto? Y ahora para complicarlo un poco más: ¿Quién puede mandar sobre el que nos manda a nosotros? y ¿a quiénes pueden mandar aquéllos sobre los que nosotros podemos mandar?

En el mundo laboral es útil tener claras estas relaciones. Prueba a hacer un gráfico con los nombres de las personas en un ámbito concreto. Pueden ser tus amigos, tu familia, tu empresa, socios, etc. Luego utiliza flechas para indicar quién tiene poder sobre quién y cuál es la fuente de ese poder (legítimo, amistad, conocimientos, agresividad, etc). Estas relaciones a veces son evidentes (el jefe de personal puede despedirte), a veces sutiles (pero no despedirá a uno de los empleados porque comparten afición por un equipo de fútbol). Algunas flechas serán de doble sentido, como en el caso de la amistad. Otras serán temporales, que puedes poner con líneas discontinuas.

Ejercicio del poder

El poder, al igual que el dinero, se gana, se acumula, se invierte y se gasta. Podemos ganar poder, por ejemplo, al trabajar y ganar dinero: con ese dinero podemos contratar a alguien, pero una vez terminado el contrato, el dinero cambia de manos y perdemos ese poder. Podemos pedir favores y quedar en deuda con esa persona. Podemos hacer favores y así nos los deben, los paguen o no, los queramos cobrar o no. Se negocia con el poder. Se puede gastar en pequeñas cantidades o ahorrarlo para un gran objetivo.

Lo interesante es que también se puede ejercer poder sin gastarlo. Distingamos las recompensas y los castigos.
a) Recompensas. Si prometemos una recompensa a cambio de la obediencia, no estamos obligados a pagarla, pero si no la pagamos perderemos credibilidad sobre la persona defraudada. Eso significa que podemos conservar el activo de poder pero sólo lo podremos usar con otras personas en el futuro.
b) Castigos. Si prometes un castigo a cambio de la desobediencia, es un chollo. Si las cosas van bien y te obedecen, no tienes que hacer nada, y mantienes tu activo de poder intacto para volver a usarlo con quien quieras. Si no van tan bien y ponen a prueba tu amenaza puedes cumplir el castigo, con las consecuencias que pueda tener (venganza, mala prensa), o no cumplirlo y perder la capacidad de volver a utilizar esa amenaza. Sin embargo, mientras la ponen a prueba o no, consigues obediencia gratis. Es por eso que la gente se toma tan mal eso de las amenazas, porque son muy injustas para el que las recibe.
Con una buena imagen, te puedes permitir incluso dejar las deudas sin pagar y las amenazas sin cumplir. Símplemente consigue la reputación y dispondrás de crédito.

En la política

Entiendo por política el arte de modificar las relaciones de poder. Esto incluye la correcta observación y análisis de dichas relaciones, las técnicas que permiten modificarlas, y el empleo eficiente del poder.

La política puede utilizarse para lograr unos objetivos concretos, o simplemente por el gusto de acumular poder. Ejemplo: lograr un ascenso. Tenemos tres candidatos a un puesto: uno muy capacitado para el puesto, otro enchufado y tú. Quieres lograr ese ascenso, así que empiezas trazando el gráfico de poder entre tus oponentes, los empleadores y tú. Luego desarrollas una estrategia. Averigua qué se valora más, quién tiene más posibilidades que tú para conseguir el puesto. Después, a través de terceras personas, tratas de crear una situación en la que tu oponente más directo se ponga en evidencia delante de los jefes. Al mismo tiempo, vigila o distrae al otro aspirante al puesto... quizás él también esté tramando algo contra ti. Una vez conseguido el nuevo puesto de responsabilidad, que conlleva más poder, respeta tus deudas y trata de limitar las opciones de tus "enemigos". Ahora se abre un nuevo horizonte de posibilidades: mantenerse en el puesto para fijarse otras metas extralaborales, o empezar a trabajar para lograr el siguiente ascenso, otro empleo mejor, etc. Con este ejemplo conseguimos aumentar el poder, a cambio de deber favores y ganarse algunos enemigos.

Sin llegar a esos extremos, también usamos la política cuando conseguimos llevarnos bien con todo el mundo, cuando hacemos favores a amigos sin esperar recompensas (que tu amigo esté en una mejor situación ya es una recompensa), etc.

Aunque todos usamos en mayor o menor medida la política, sólo unos pocos consiguen hacer de ella su medio de vida. Son los políticos profesionales, o simplemente, políticos. A ellos dedicaremos el último artículo.
  
Articulo de Abraham J. Palma

5 comentarios:

  1. Muy interesante, Abraham, Maquiavelo puro... XDD.

    El problema que yo le veo a esta forma tan agresiva de utilizar el poder es que es como si estuviéramos especulando con él. Y ya sabemos que las burbujas especulativas acaban explotando, además con el hecho de que la explosión de este tipo de burbujas te suele pillar en medio...

    Aunque considero que ambos aspectos del ejercicio del poder tienen que estar presentes, yo estoy más encaminado hacia a las recompensas que hacia los castigos, sencillamente porque la simple retirada de recompensas suele ser vista como un castigo. Si tú pierdes una prima a la que estabas acostumbrado te duele tanto como si hubieras perdido sueldo. Y eso que se trataba de una recompensa...

    Recuerdo una película "Ángeles y Demonios" de 1995 en el que Lucifer le decía al protagonista que el infierno no estaba compuesto de fuego ni cadenas, sino de la ausencia total del amor de Dios, y que eso era mucho más terrible que cualquier castigo inflido por Él.

    ResponderEliminar
  2. Lección magistral donde los haya. Espero que no caiga en malas manos, jajaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. muy buen planteamiento, y tienes razon, supuestamente la politica deberia de ser la union social para un bien comun, no una "competencia"

    ResponderEliminar
  4. Visto el tiempo que lleva este artículo siendo top del mes, da la impresión de que alguno lo está estudiando detenidamente... tendremos que tener cuidado con los megalómanos en los próximos meses.

    ResponderEliminar
  5. Es debido a google que ha posicionado muy bien este artículo en sus búsquedas

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email