miércoles, 13 de julio de 2011

Especial salarios y retribuciones (I): el Salario mínimo ético

Todos tenemos una idea más o menos clara de lo que consideramos una remuneración justa. También sabemos distinguir entre un salario acorde, excesivo o demasiado corto.

Con esta serie de artículos pretendo analizar básicamente que podría considerarse un salario y un reparto salarial justo de manera que tengamos más elementos de análisis a la hora de juzgar si las retribuciones de las empresas, a día de hoy, se pueden decir que hacen justicia a la aportación del trabajador, si son excesivamente generosas, o por el contrario se quedan muy cortas.

Salario mínimo legal
Es aquella retribución que como mínimo y por ley tiene que pagar un empresario a un trabajador si quiere firmar un contrato. De ahí que muchos trabajos se realizan en negro. No solo para evadir impuestos, sino para evitar al empresario pagar un salario mayor o más justo.

En España está fijado en 641,40 euros y no está previsto subirlo en más de un 2,5 % para el próximo año.

Salario de subsistencia
Vendría a ser el que permite una vida digna. Es un concepto bastante vago y difícil de definir, pero equivaldría a aquel salario que permite satisfacer las necesidades básicas de vivienda, vestido y alimentación de una persona o unidad familiar.

En España este salario, me atrevería a decir, sin lugar a dudas, que está por encima del salario mínimo debido sobre todo al elevado precio de la vivienda y de los alimentos, lo que impide, a día de hoy, la emancipación de los jóvenes.

Se argumenta en su contra el hecho de que, según la teoría económica liberal, subir el salario mínimo aumenta el nivel de paro y que lo ideal, para estos economistas con los que personalmente discrepo, sería que no hubiera un salario mínimo sino que se guiara por los dictados de la oferta y la demanda.

Salario mínimamente ético
De los 2 anteriores términos se deduce que el salario mínimo justo o ético sería aquel que cubriría las necesidades de subsistencia de una persona. Es decir, la exigencia moral nos dice que un país vela por la dignidad de sus trabajadores siempre que:

Salario mínimo de los trabajadores > Salario de subsistencia

Salarios de explotación
Son aquellos que no llegan al mínimo ético. Podemos agruparlos, según su legalidad en:

1. Salarios legales de explotación
vendrían a ser aquellos que son consentidos por el Estado. Se dan a través de 2 formas:
  • Salario mínimo demasiado bajo: permite a los empresarios contratar a personas legalmente sin tener que pagar una cantidad aún pudiéndola costear, todo con tal de aumentar el beneficio de la empresa
  • Contratos laborales demasiado flexibles: haciendo del trabajador prácticamente un esclavo del empresario a cambio de una expectativa de futura mejora contractual o salarial. Están estipulados como contratos o becas de prácticas, contratos de formación, de obra y servicio, etc…
2. Salarios ilegales de explotacion
los que se dan, aun cuando no están legalmente consentidos y que no cubren las necesidades mínimas del trabajador. Cuidado, no todos los salarios en negro son de explotación. Suelen darse por:
  • Situacion desesperada del trabajador: deudas muy elevadas contraídas con una tercera persona. En estos casos la persona consiente pero no es coaccionada por el empresario.
  • Por amenazas al trabajador: son aquellas en las que el empresario obliga bajo amenazas a aceptar la situación laboral de precariedad. Suelen darse en la prostitución, tráfico de seres humanos, de órganos, etc…
Opinión
En España y en la mayoría de los países del mundo no se reparte un salario justo a toda su población y se permite, en la mayoría de estos, unas situaciones laborales legales que legitiman y perpetúan esta situación justificándose en multiples razones, como oportunidades laborales, formación, elevado desempleo, etc…

Evidentemente las reclamaciones salariales éticas pueden sonar muy injustas habida cuenta de que hoy día y no solo en España, vivimos una crisis de caballo. Pero es una reivindicación legítima si tenemos en cuenta la paradigmática situación salarial en la economía de mercado en donde unos pocos privilegiados cobran unos salarios escandalosos y/o gozan de unas fortunas mientras mucha gente sufre penurias.

Esto lleva a que el salario mínimo ético tiene que estar ligado necesariamente a un reparto salarial justo. Ese será el tema del próximo artículo en el que analizaré que podríamos considerar exactamente un reparto salarial justo.

2 comentarios:

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email