domingo, 31 de julio de 2011

Política no es fútbol (versión americana)

Parece ser que el mundo económico vuelve a respirar de nuevo. Estas últimas dos semanas han estado zarandeadas desde los Estados Unidos debido a la incapacidad que han tenido los dos partidos mayoritarios (demócratas y republicanos) durante los últimos meses en alcanzar un pacto respecto a un paquete de medidas económicas. En dicho paquete se discutía, entre otras cosas, el incremento del techo de deuda pública (que actualmente se encuentra en 14.290 millones de dólares) y la reducción del gasto público, a fin de sanear la economía del país norteamericano.  La fecha límite es el dos de agosto, momento en el cuál el Tesoro Público estadounidense se quedará sin fondos y a Barack Obama no le quedará más remedio que declarar la suspensión de pagos para todos sus funcionarios. 

Por si fuera poco las agencias de calificación han declarado que planean revisar sus puntuaciones de la deuda pública estadounidense a la baja si llega a producirse esta situación. Incluso el Fondo Monetario Internacional ha avisado de las consecuencias que tendría para los mercados internacionales la pérdida de la confianza en el país más rico del mundo, y ha presionado a ambos partidos para llegar a un acercamiento que permita levantar este bloqueo tan nefasto.

El principal problema viene de que las posturas que mantienen los dos partidos son completamente irreconciliables. No sólo eso, sino que cada partido se aprovecha de la mayoría que tiene en las cámaras legislativas (los republicanos en el Congreso y los demócratas en el Senado) para sabotear las iniciativas del otro. Y así, a dos días del plazo puesto por el Tesoro Público estadounidense para la suspensión de pagos, aunque parece que ya hay un principio de acuerdo por ambas partes, la situación sigue siendo precaria.

No voy a hablar de quién tiene la culpa de qué, ni de cuáles son las propuestas más justas socialmente (aunque, por supuesto, tengo mis teorías), ni voy a echar la culpa a un lado o al otro; en este post en particular no me interesa porque sería entonces meterme en su terreno y es justamente lo que no quiero, pero lo que sí quiero mostrar es la tremenda irresponsabilidad que dichos partidos políticos han demostrado, que siendo los representantes de un país con tanta influencia externa como los Estados Unidos, han estado atascando las negociaciones durante meses a fin de conseguir el mayor desgaste político posible al enemigo. Porque pongamos las cosas claras, cuando Estados Unidos estornuda los europeos nos acatarramos, y de ahí el nerviosismo del FMI. Que su economía se paralice por completo y que la estabilidad económica del mundo dependa de que unos ultras del Madrid y otros del Barça se pongan de acuerdo es todo un pasote.

Imagino que al final llegarán a cerrar el acuerdo, porque ambos bandos tienen mucho que perder si EEUU llega a la suspensión de pagos, pero no me quiero ni imaginar qué es lo que puede suceder si esta situación no se soluciona o si la solución llega demasiado tarde. Porque la típica imagen de los funcionarios suele ser la de administrativos, políticos, abogados, e incluso habrá gente que los conciba como médicos, policías, bomberos, etc. Pero, ¿a que muy poca gente piensa en un militar como un funcionario? Porque los militares tienen ese status, y por lo tanto cobran del estado y van a ser afectados por esta crisis. Ya los generales están avisando que muchos soldados tienen dificultades para llegar a fin de mes. Y Estados Unidos es uno de los países más militarizados del mundo; sin ir más lejos, hay unos cien mil soldados en Afganistán y cincuenta mil en Irak cuya moral se haría pedazos en caso de que se declarara la suspensión de pagos. Si lo que quieren es una revolución, no pueden ir por el camino más recto.

3 comentarios:

  1. Me recuerda a un juego que he probado hace poco: Roma.

    Tú controlas una facción en el Senado de Roma, y te interesa que tus senadores se hagan más poderosos que los de las otras facciones (otros jugadores). Pero al mismo tiempo, hay que tomar las decisiones correctas, y colaborar con tus enemigos para salvar al imperio de las guerras en las que se ve inmerso.
    Al final gana la facción a la que le importa menos su país que sus intereses personales... o pierden todos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que el resultado del desbloqueo de la deuda les ha salido rana a los 2 partidos políticos de alli. Al demócrata porque ha sido el que más ha tenido que renunciar para llegar al acuerdo y al republicano porque las medidas de recorte, propuestas por su partido, les están lloviendo las críticas de las agencias de calificacion porque piensan que va a llevar a la paralización del país.

    Resultado, megatormenta financiera que amenaza con traer otra recesión. Yo espero que sea como dicen, una simple tormenta financiera, pero en 2008 también decían que era una tormenta financiera y luego vino lo de Lehman Brothers y esa megacrisis que todos vimos asustados.

    ResponderEliminar
  3. Personalmente me gustaría ver que la lluvia de críticas fuera dirigida a los responsables pero desde la propia gente de los Estados Unidos. Lo que ha estado a punto de pasar no ha pasado ni en Grecia.

    Y da igual que sea una simple tormenta de verano. Tal y como está la economía mundial, cualquier cambio de tiempo va a caer como un huracán. Más les vale empezar a trabajar.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email