jueves, 24 de noviembre de 2011

Mayoría absoluta con solo el 32 % de apoyo

A vueltas con las elecciones que acabamos de vivir en España, me gustaría realizar un pequeño analisis de los resultados en terminos de representatividad política para comprobar la capacidad que tiene la democracia de otorgar un poder absoluto a un partido al que no votaron la mayoría de los ciudadanos.

Para ello y como siempre mi analisis se basa en los resultados oficiales provisionales del congreso extraidos de la página web del ministerio del interior y que han sido tratados y analizados con excel.

Lo primero que he querido analizar es que hicieron, enfocando el resultado, los ciudadanos con sus votos. De manera que tenemos.
  • Ciudadanos que votaron al partido que ejercerá el poder los próximos 4 años (el Partido Popular)
  • Ciudadanos que votaron a otros partidos que tendrán representacion en el congreso (Psoe, Izquierda Unida, Upyd, Ciu, etc...)
  • Ciudadanos que votaron a otros partidos que no han logrado representación
  • Ciudadanos que votaron en blanco
  • Ciudadanos cuyo voto se consideró nulo
  • Ciudadanos que no votaron.


Dejamos de lado las motivaciones que se esconden detrás del hecho de votar en blanco, votar nulo o no votar y nos preguntamos que porcentaje representa cada uno de estos colectivos. El resultado es el siguiente:


Incluso obviando el hecho de que hay un porcentaje significativo de ciudadanos que no votaron, votaron en blanco, nulo o a un partido que no tiene representación, sorprende enormemente el hecho de que un partido que ha obtenido menos votos que el resto de partidos de la oposicion pueda ejercer el poder de manera absoluta, como ha logrado el Partido Popular en estas elecciones.

Esta aparente contradiccion se explica por el hecho de que la ley electoral favorece a los partidos más votados en cada circunscripcion (provincia) de manera que perjudica a los partidos pequeños que se presentan a nivel nacional. Los clásicos ejemplos son Izquierda Unida y Union Progreso y Democracia, dos partidos que habiendo obtenido más votos que Convergencia y Unió, suman entre los dos la misma representación que este último.

Más grave es este hecho si comparamos el resultado de las elecciones y la representatividad final en el congreso de los diputados.


Es decir, el 31,6 % de los ciudadanos tiene una representación del 53 % en el congreso, el 35,9 % goza de un 47 % de representación y el resto, un 32,5 % no tiene representación política (bien porque no participaron se abstuvieron, su voto fue nulo o porque la ley electoral simplemente castigó a su partido).

Si lo analizamos en términos de poder, el resultado demuestra más a las claras la poca representatividad del sistema político democratico español.

El Partido Popular, con 186 escaños (de 350) ejercerá el poder de forma absoluta habiendo obtenido solo el 44,62 % de los votos totales y tan solo el 31,6 % de apoyo de la ciudadanía.


Quizás la noticia positiva de estas elecciones es la importante caída del bipartidismo en España, pues si sumamos los votos totales del Partido Popular y el Partido Socialista el porcentaje de votos pasa de 83 al 73 % de los votos y congrega 296 escaños en lugar de los 323 de la anterior legislatura.


Pero el sistema político español sigue dejando de lado a un gran número de ciudadanos y su representatividad, como he demostrado, deja mucho que desear.

Por ultimo les voy a dejar un gráfico muy interesante encontrado en la web de la información que muestra como sería el resultado en el congreso si se hubiera contado con un sistema de representación con circunscripcion única, es decir, un congreso proporcional al numero de votos de cada partido.

Fuente, la informacion

También sería interesante compararlo con un congreso en donde los votos de los ciudadanos que no han votado se computaran como escaños vacíos.

2 comentarios:

  1. Ya sabemos que el sistema electoral no está diseñado para ser representativo, sino para favorecer la gobernabilidad. Tampoco es tan extraño: venimos de una dictadura que tampoco estaba diseñada para ser representativa, y favorecía mucho la gobernabilidad. De hecho, los gobernantes tuvieron 40 años de mayoría absoluta para hacer lo que quisieran. Y antes de eso estaban las monarquías absolutistas, que también favorecían mucho la gobernabilidad, a costa de la representación.

    Pero es que en este país todavía no entendemos muy bien en que consiste eso de la democracia.

    ResponderEliminar
  2. Si, no se cambia la ley electoral porque ni le interesa a los mayoritarios ni a los regionalistas que son los beneficiados como bien dices los siempre perjudicados son IU y UPyD. Hace tiempo que desde el blog llame para que la gente se sumara a la petición de cambiar esto, pero no se sumo casi nadie. Como además el 15M no se moja el culo así seguimos. Todos nos quejamos pero nadie hacemos nada o creamos una gran corriente de opinión o todo seguira igual.

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email