domingo, 8 de enero de 2012

Infraestructuras públicas: ¿rentabilidad o equidad?

Aeropuerto de Ciudad Real
España, debido a razones históricas, ha sido siempre un país atrasado en infraestructuras y con fuertes desequilibrios interterritoriales. 

El sector público español con el apoyo financiero de la Union Europea ha gastado billones de euros en infraestructuras con el objetivo de corregir ese déficit y así impulsar el desarrollo de la economía española.

En parte, ese desarrollo se ha conseguido y muchos de los proyectos que se emprendieron durante las últimas décadas eran imprescindibles para la vertebracion de España.

Pero, en una especie de orgía constructora, que acompañó a los tiempos de la burbuja inmobiliaria (1997-2007), se realizaron también muchos proyectos, cuya rentabilidad hoy día está puesta en tela de juicio.


Podemos definirlo como una especie de burbuja de la obra pública que acompañó a la burbuja inmobiliaria y que también contribuyó al enriquecimiento de muchas grandes empresas a costa del contribuyente.

Por entonces el crecimiento economico hacía que a muchas de estas faraónicas obras se les calificara de inversiones, cuando ahora se les llama dispendios.

Ejemplos de estos hay muchos y no me voy a poner a detallarlos todos. En estas páginas que les enlazo a continuacion pueden ver algunos

Algunos afectan a aeropuertos , autopistas, trenes de alta velocidad,.... y se hicieron a menudo para conectar practicamente todas las capitales de provincia sin tener en cuenta ningun criterio de rentabilidad economica

Ahora España está muy endeudada y muchas de estas obras no generan ningun beneficio economico, más bien son un lastre para los presupuestos del estado.

¿Era necesario construir un aeropuerto o llevar un AVE a cada una de las capitales de provincia españolas? Era comprensible que se tuviera un aeropuerto en las islas, pero ¿era necesario construir aeropuertos en ciudades más despobladas de la península como Ciudad Real, Castellon o Lerida? Aqui entramos en el delicado equilibrio entre rentabilidad de un proyecto y la no discriminacion regional.

No todas las infraestructuras se hacen con criterios de rentabilidad economica, pero sí con sentido de favorecer el crecimiento de las regiones en donde se ubican. Por ejemplo, llevar en primer lugar un tren de alta velocidad de Madrid a Sevilla puede que no fuera la decision más inteligente en terminos de rentabilidad. Andalucia no se distingue por ser la region más rica de España precisamente. Siguiendo criterios de rentabilidad lo mejor hubiera sido llevar el AVE en primer lugar a Barcelona. Pero se considero, que era prioritario impulsar el crecimiento economico de una region desfavorecida.

Es decir, la infraestructura no obedecía tanto a criterios de rentabilidad como de fomento del desarrollo. Y es probable que el desarrollo de un Estado federal haya impulsado más este criterio que el otro. Probablemente haya influido mucho también en esto el criterio político.

Ahora a las administraciones autonomicas y locales se les hace responsables de este supuesto dispendio.

Todo este discurso está seguramente motivado por la delicada situacion de las finanzas públicas españolas. En la época de bonanza se llegó a gastar mucho más sin que primara ningun criterio de rentabilidad ni se hablara de ahorro o recorte. Todo era inversion, todo era necesario. Ahora todo es gasto, todo es dispendio.

Muchas regiones, entre ellas la que me encuentro (Andalucia), necesitan como agua de Mayo importantes infraestructuras que impulsen el desarrollo economico independientemente de si luego estas van o no a revertir en las arcas públicas.

Probablemente la situacion de muchas de esas infraestructuras que ahora se consideran ruinosas se deban a una mala planificacion. Puede que Ciudad Real no necesite realmente un aeropuerto para que lo usen unos pocos ciudadanos al año. Pero si guiamos nuestras inversiones únicamente por criterios de rentabilidad, las regiones ricas serían cada vez más ricas y las regiones pobres cada vez más pobres.

De hecho es una realidad de la que España, a pesar de todo lo gastado o invertido, no ha podido escapar. Sigue habiendo regiones hiperdesarrolladas en infraestructuras y otras que están practicamente abandonadas.

Si Barcelona o Madrid tienen un aeropuerto internacional no es exclusivamente porque su economía sea mejor que la de Teruel sino porque en su momento se decidio ponerlos alli y esas infraestructuras han influido en el desarrollo economico de esas ciudades.

Por eso no es justo calificar de dispendio esos aeropuertos, estaciones, etc... porque no den el dinero que se esperaba de ellos. En todo caso hay que responsabilizar a la clase política de seguir gastando mucho más en regiones que no lo necesitan tanto y que sí suponen un dispendio por muy rentable a largo plazo que sea.

Un ejemplo de esto último podría ser el tunel de la M-30. Nadie discute, cuando se pasa por ahi, que esa obra era necesaria para redirigir todo el trafico de Madrid, pero su coste ha sido tremendo para las arcas del ayuntamiento madrileño y veremos a ver si el contribuyente español no tendrá que hacerse cargo de la inasumible deuda de Madrid.

Resumiendo, es más una cuestion de prioridades que de rentabilidades. ¿Queremos que todas las regiones de España se desarrollen a la par o preferimos polarizar España entre regiones hiperdesarrolladas como Cataluña y Madrid y regiones subdesarrolladas como Andalucia o Galicia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email