jueves, 10 de diciembre de 2009

Cambio climático: un error imperdonable


Ya tenemos la cumbre de Copenhague, o la que muchos dicen “Hope nhague”. Nunca fue más cierto que el futuro del mundo se pudiera estar jugando en una cumbre como la que estos días se celebra en la capital de Dinamarca.

Y a día de hoy, por desgracia, todavía muchos cuestionan las evidencias sobre el cambio climático. Da igual los motivos. Que si son inventos, que si nos quieren subir los impuestos, que todo es una gran mentira, el hecho es que muchos se empeñan en negar lo evidente.

O aún, cuando aceptan que se está produciendo un cambio climático, achacan a que el culpable de este no es el hombre.

Hoy quiero convencerles de porque hay que hacer algo AÚN SUPONIENDO que creamos improbable la mano humana en el cambio climático.

A la hora de afrontar el tema del cambio climático, podemos hacerlo desde dos perspectivas:

* Los que afirmamos que el cambio climático es consecuencia de la mano del hombre
* Los que afirman que el cambio climático se debe a una fase climática de las muchas que ya se han producido a loo largo de los tiempos.

Y podemos emprender dos acciones radicales posibles:

* No hacer nada
* Poner los medios para combatir el cambio climatico (con los costes economicos que ello implica)

Dejamos de un lado las posturas escépticas que hablan de que no se está produciendo ningun cambio climático pues la evidencia científica es aplastante. Las temperaturas han subido y siguen subiendo.

¿Qué accion debemos tomar?
Para ello debemos analizar los escenarios posibles y las consecuencias de cada escenario. Partiendo de ello podremos adoptar la decisión más razonable.

Asi tenemos 4 escenarios posibles.

Los escenarios en los que acertamos, es decir,

* ESCENARIO 1: que no hagamos nada y que el cambio climatico sea consecuencia natural (y por tanto es razonable pensar que con el tiempo se corregirá)
* ESCENARIO 2: que el cambio climatico sea culpa nuestra y hagamos todo lo posible para minimizar sus consecuencias.


Los escenarios en los que nos equivocamos:

* ESCENARIO 3: Que luchemos contra el cambio climático y realmente no sea culpa nuestra.
* ESCENARIO 4: Que no luchemos contra el cambio climatico cuando realmente sea culpa nuestra.

Para tomar una decisión lo mejor será analizar los errores posibles que pueden aparecer si nos equivocamos. Es razonable usar el principio de prudencia, pues nos jugamos mucho, asi que la decisión a tomar deberá ir en funcion de aquello que implique menores costes si nos equivocamos.

Es decir, tenemos que analizar las consecuencias de los escenarios 3 y 4.

¿Que pasaría en el caso 3?

Suponemos que los escépticos tienen razon. Pero se toman medidas contra el cambio climático. El coste de tomar medidas se estima en el 1% del PIB mundial (5 veces menos que los rescates bancarios). Desde luego no es un coste despreciable y en términos de calidad de vida, trabajo, etc… podría implicar algunos retrocesos.

En resumen, el coste de que hagamos algo y realmente no hubiera que hacer nada es fundamentalmente economico.

Existirían también ventajas aún equivocandonos pues tendríamos una atmósfera más limpia y un planeta más verde aún cuando el clima fuera inalterable.

¿Y si no hacemos nada y es culpa nuestra: Escenario 4?

Las consecuencias de no hacer nada y que seamos culpables del cambio climatico son graves. Se estima que si la temperatura de la Tierra llega a determinado nivel, se empezará a liberar gases tóxicos del fondo de los océanos y la atmosfera se volverá cada vez más calurosa e irrespirable sin que hubiera una vuelta atrás.

Es decir, el cambio climático puede tener un punto de no retorno que no se sabe a ciencia cierta donde está. Puede que todavía quede mucho para ello o puede que ya hayamos superado esa linea roja.

Pero una cosa es segura, una vez traspasada, la extinción de la humanidad será solo una cuestion de poco tiempo.

La decisión

Parece claro que debemos hacer. Equivocarnos en un sentido u otro implica grandes diferencias. De unos nada despreciables pero simples costes economicos a costar la existencia de la humanidad parece preferible guiarnos por el principio de prudencia y reducir las emisiones de CO2.

De no hacer nada, nos estaríamos jugando (con cierta probabilidad) la pervivencia de la raza humana.

2 comentarios:

  1. Estoy empezando a creer que solo quieren que se caliente un poquito, lo justo para que el petroleo y el gas que hay en el Artico sean accesibles y librarnos del yugo musulmán. Están en cola los paises occidentales para ello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. El clima es un sistema complejo. Como tal, dispone de estados llamados metaestables, en los que los valores macrostáticos (Temperaturas, Presiones, nº de tifones al año, etc.) son más o menos constantes. Cuando alguna variable de un sistema complejo en estado metaestable varía fuertemente, puede provocar un cambio brusco de estado. El gran peligro al superar ese límite, es que el cambio de estado es demasiado brusco para que las especies animales y vegetales se adapten, lo que provocaría extinciones masivas.
    Pero hay un peligro aún mayor. Nuestro planeta ya no está en su mejor momento. La Tierra, por defecto, no es capaz de albergar vida. Si aún vivimos en ella es porque hubo una época favorable para la vida, ésta se creo, y a su vez, la vida manipula las condiciones necesarias para su mantenimiento. Unas extinciones masivas, que en otras épocas de la historia se pudieron superar, podrían significar esta vez el fin del soporte vital del planeta, y la muerte de toda forma de vida.

    Acojona, ¿eh?

    Pues lo mejor es que existe consenso científico sobre tres puntos: se está produciendo el cambio climático, su consecuencias serán catastróficas y es culpa del ser humano.
    ¿Y quién disiente del consenso científico? Políticos, empresarios, y agencias de publicidad (con sus científicos a sueldo y sus revistas de divulgación pseudocientífica) contratadas por éstos últimos.

    Los porcentajes de certeza son superiores al 95% en la mayoría de las cosas estudiadas. Esto les sirve a los detractores del cambio climático (a los que les va a costar dinero la broma), para justificar que no estamos seguros al 100%, y que no van a soltar ni una perra.

    En ciencia es raro encontrar la certeza absoluta, pero creo que hay pocas cosas que se hayan estudiado con un nivel tan alto de confianza en los resultados.

    ¿A quién preferimos creer? ¿A los científicos manipuladores que no piensan nunca en la gente y sólo quieren dinero para seguir investigando, o a nuestros amables políticos y portavoces del dinero que solo quieren lo mejor para nosotros?

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email