jueves, 13 de septiembre de 2012

Reducir los diputados, ejemplo de oportunismo

Los políticos nunca dicen nada por amor al arte. La actividad política no es ni ha sido, salvo rarísimas excepciones, altruista.

Por eso es triste que, en cuanto han empezado los políticos a anunciar recortes en el número de diputados de parlamentos autonómicos, la gente se haya lanzado a aplaudirla.

Ciertamente los diputados autonómicos cobran mucho, y ciertamente con 17 parlamentos en España con 1268 diputados cobrando mucho resulta fácil hablar de dispendio y necesidad de recorte.

Por eso no es de extrañar que algunos presidentes autonómicos, con vistas a apuntarse un tanto, hayan hablado de reducir el número de diputados de sus comunidades autónomas. Particularmente hay que recordar la propuesta de Cospedal, presidenta de Castilla la Mancha que propone reducirlos a la mitad y que fue apoyado por miembros destacados del PP.

De esta manera se expone una supuesta preocupación por la falta de recursos a la vez que estos ganan una serie de ventajas que la mayoría de la ciudadanía desconoce.

Reducir el número de diputados, efectivamente, reduce el coste de la representación política pero lo hace en una medida muy escasa. Cuidado, no estoy diciendo que la actividad política esté mal pagada, más bien al contrario creo que estos cobran mucho para el desempeño que hacen. Lo que digo es que comparativamente a otros gastos, que los mismos diputados aprueban, es relativamente poco. Por ejemplo es mucho más caro todo lo que hay alrededor de un diputado que el propio diputado, tales como los coches oficiales, los asesores, las dietas y otros privilegios que ahora no me voy a poner a detallar.

Además, hay que poner la propuesta en su contexto. El Partido Popular y el Partido Socialista, por la gestión tan sumamente desastrosa que han hecho o están haciendo de la crisis, se están hundiendo en las encuestas de intención de voto. En previsión a hecatombes electorales y a que entren nuevos partidos políticos a quitarles sus parcelas de poder, PP y PSOE están de acuerdo en que hay que dificultar el acceso al parlamento. ¿Y que mejor para dificultar el acceso parlamentario que encareciendo, en términos de voto, el coste de un escaño?

En cristiano, en un sistema electoral que pide que para entrar en el parlamento tengas un porcentaje mínimo de votos, si reduces el número de diputados, estás aumentando paralelamente el número de votos que se necesitan para lograr un escaño.

Y claro, aquí ya entra en juego la trampa del voto útil. Si es más difícil que, por ejemplo, Izquierda Unida o Upyd salgan elegidas y yo no quiero que vuelva a ganar el PP, en lugar de votar a esos y arriesgarme a "desperdiciar" mi voto, votaré al PSOE que aunque malo, es menos malo que el PP. (Inviértanse siglas políticas a gusto del consumidor).

Castilla la Mancha es el ejemplo perfecto del buen funcionamiento del voto útil, pues casualmente en las últimas elecciones las unicas dos fuerzas que lograron entrar en el parlamento fueron PP y PSOE.

Llevado esto al plano nacional, no me extrañaría nada que con la excusa de los recortes nos encontremos de aquí a un tiempo que PP y PSOE pacten un recorte de los diputados de todos los parlamentos, tanto el nacional, como los autonómicos o corporaciones locales. De esta manera lavan su imagen de cara a la opinión pública y simultaneamente se quitan de en medio la amenaza de que terceros partidos puedan quitarle sus parcelas de poder.

En su lugar, y aunque sé que no va a ocurrir, pienso que lo justo sería que los diputados de todos los ámbitos y por ley se redujeran los sueldos y privilegios todo lo posible a la vez que mantienen o aumentan la representatividad política. Aunque no hay que olvidar que por mucho que cambien la representatividad, se olvidan del verdadero problema de fondo de la política; el hecho de que los políticos no hacen lo que los ciudadanos demandan. No hay un sistema de control político que haga que los ciudadanos puedan, por ejemplo, cesar a un político que toma medidas en contra de sus intereses.

Pero como eso no va a ocurrir, estos nos seguirán mareando y engañando con propuestas populistas que no solucionan nada ni reducen costes, sino que solo defienden sus intereses y su poder.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email