miércoles, 21 de mayo de 2008

Soluciones al problema de la Vivienda: impuesto a la posesión

El impuesto por Vivienda poseída consiste en el establecimiento de un impuesto a la propiedad. De hecho, este impuesto ya existe y se llama IBI o Impuesto de Bienes Inmuebles y es la principal fuente de ingresos de los ayuntamientos.

Este impuesto atiende básicamente al valor del inmueble y no a las circunstancias personales de cada individuo. Por ello, las subidas de este impuesto son a menudo polémicas ya que pueden suponer una carga fiscal importante a familias de rentas medias o bajas que posean Viviendas en zonas donde el precio de estas sea muy elevado.

Por todo esto, ¿como podría modificarse el IBI de manera que fuera un impuesto más justo y corrigiera el problema de la Vivienda sin mermar por ello los ingresos locales?

Hay sistemas para convertir este impuesto en un impuesto más justo. Para ello una formula sería gravar en función del numero de viviendas que posee el propietario de manera proporcional o aún mejor, progresiva.

Pero en primer lugar habría que decidir si deberíamos gravar la primera vivienda como en la actualidad. Una forma desde luego de eliminar el componente injusto del impuesto sería la supresión de este impuesto a la primera Vivienda. El problema es que los ingresos de los ayuntamientos mermarían entonces de forma notable especialmente en aquellos lugares donde la Vivienda estuviera ciertamente bien repartida.

Además surgiría el problema del criterio de aplicación ya que una persona puede poseer varias viviendas en varios lugares del país pero solo una en cada ciudad. Esta persona se vería premiada frente a aquella persona que tuviera muchas viviendas en la misma ciudad.

La solución más lógica sería entonces la nacionalización del impuesto y la corrección del sistema de financiación de los ayuntamientos. De esta manera el impuesto se podría aplicar de forma homogenea a todo el territorio nacional y los ayuntamientos ser financiados por cesión de ingresos del Estado procedentes de la recaudación del impuesto.

¿Como podría entonces gravarse el impuesto?

Lo más sencillo sería establecer un % o una cantidad fija sobre el valor de cada vivienda que se posea. Dado que las viviendas pueden tener distintos valores, se podría establecer sobre el valor total de las viviendas que un individuo posee de manera que el impuesto podría cobrarse por ejemplo (y solo es un ejemplo) de la siguiente manera:

1 Vivienda --> 0% (Exenta)
2 Viviendas --> 0,2 % del valor total de las viviendas
3 Viviendas --> 0,3 % del valor total de las viviendas
etc...

hasta un tope arbitrario que podría establecerse a partir de las 51 viviendas con un 5 % del valor total a partir de entonces.

Es decir, exagerando mucho una situación, pongamos que yo, especulador de viviendas, poseo actualmente 54 casas. Mi tipo de gravamen sería del 5 % sobre el valor total de mis casas.

Si tengo que mis casas valen de media unos 200.000 euros, mis 54 casas tienen un valor total de mercado de: 200.000 * 54 = 10.800.000 euros de manera que para poder tenerlas todas tendría que abonar anualmente 540.000 euros.

Desde luego es un caso muy exagerado, pero nadie necesita poseer 54 casas, por lo que el impuesto no parece desproporcionado ni mucho menos ya que se puede pagar bien teniendo buenos ingresos o bien vendiendo una de las casas.

En un caso más razonable, por ejemplo, se poseyesen 5 casas, el impuesto sería del 0,5 % sobre el total. Si tengo 5 casas de un valor de 200.000 euros cada una, tengo 1.000.000 euros en propiedades. Con este impuesto, lo que tendría que pagar un individuo serían unos 5.000 euros que para 5 casas parece hasta poco.

Desde luego, estos tipos son arbitrareos y se pueden establecer más altos o más bajos en función de las circunstancias. Lo importante sería establecer un incentivo fiscal para que los que más viviendas poseen las vendieran a aquellos que no las tienen.

Y es que hoy en día, poseer una vivienda es un lujo al alcance de pocos. El establecimiento de un impuesto progresivo sobre las posesiones de vivienda sería una forma de no impedir totalmente la multiposesión y a la vez proporcionar una fuente de ingresos importante al Estado/Ayuntamientos a la vez que se lucha contra la especulación.

¿Abogaría por un impuesto a la posesión o apostaría por algo más radical?

1 comentario:

  1. Estoo, creo que me he comido un cero al hacer las cuentas, pero bueno, se entiende...

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email