jueves, 27 de noviembre de 2008

Democracia Directa

Cuantísimas veces nos habremos quejado de lo mal que funciona la democracia y de que los politicos no nos representan. Pero muchas veces nos resignamos creyendo que este es el mejor de los sistemas posibles.

Y es que aunque parezca una obviedad decirlo, mucha gente no entiende que la democracia actual no es el mejor de los sistemas posibles, y aun siendo mejor que otros sistemas políticos, es manifiestamente mejorable.

La democracia presenta dos modalidades en su concepto. El modelo que tenemos ahora es la denominada democracia representativa. Consiste en elegir unos representantes políticos cada cierto tiempo que supuestamente deben cumplir los deseos de la mayoría.

El defecto más evidente de este sistema es el hecho de que a menudo el elector puede no sentirse adecuadamente representado. Esto se debe naturalmente a que es imposible que el político sea capaz de representar las distintas variantes ideológicas de las personas a las que representa. Por tanto la oferta política del partido o agrupación ideológica es intentar aunar las ideas de un grupo afín de personas de manera que aunque su coincidencia no sea total, puedan sentirse lo mejor representados posibles.

De esta manera los partidos políticos surgen como una necesidad de simplificación del espectro ideológico que encierra de por si un riesgo. Si un partido quiere aunar al mayor número de votantes posible debe entonces tratar de ampliar su espectro de manera que abarque lo máximo posible. Esto hace que los partidos políticos con ambición de gobernar tiendan a ser ideológicamente bastante ambiguos en sus promesas.

Esta simplificación ideológica hace que se tienda también a una simplificación del espectro político. De manera que construcciones tales como la izquierda, la derecha o el centro no son más que invenciones del Marketing político para tratar de polarizar el panorama político en aras de esa simplificación.

La consecuencia de todo esto es que la gran mayoría de las personas acaban por resignarse a tener que elegir entre la menos mala de las ofertas presentadas en vez de poder elegir la más afín a sus ideas. Dado que el número de representantes es limitado, también lo es el número de ofertas electorales con lo que este defecto se hace más patente.

El fallo mas grave de este sistema es por tanto el hecho de que degenera en un desentendimiento de la política por sentirla lejana y poco representativa de los deseos de la gente.

Alternativamente a este sistema existe el sistema de Democracia Directa en el que el pueblo toma directamente las decisiones en vez de delegarlas en un representante.

Frente a la democracia representativa la democracia directa presenta la ventaja de que las decisiones tomadas no tienen que pasar por un representante que a menudo no responde a los deseos de sus representados. Estas decisiones son por tanto la expresión directa de la voluntad popular.

El grado de implicación es evidentemente mayor ya que obliga al pueblo a tomar decisiones y no dejar esta labor en manos de “terceros”.

Una de las razones esgrimidas a menudo para no adoptar este sistema es el enorme coste que supondría que toda la población tuviera que votar todas las decisiones. Sin embargo con la aparición de las nuevas tecnologías esta “excusa” ha quedado caduca.

Es verdad que actualmente con el sistema de votación actual (introducir una papeleta en una urna) puede parecer inviable esta opción. Pero esto es porque no se han aprovechado todavía las nuevas infraestructuras tecnológicas existentes.

Los ordenadores e Internet brindan la posibilidad de poder procesar y transmitir gran cantidad de información en muy poco tiempo de manera que, si hubiera voluntad política de hacerlo, la papeleta podría haber sido erradicada hace tiempo y sustituida por un sistema más eficiente y eficaz.

Además la alfabetización digital es cada vez mayor. Las nuevas generaciones están cada vez más preparadas para utilizar las nuevas tecnologías con lo que presumiblemente la alfabetización será total en unos años dentro de los países desarrollados.

Y respecto al acceso a estas, hoy día podemos acceder a Internet prácticamente desde cualquier lugar. Cada día hay más y más cobertura digital y las zonas que todavía quedan sin acceso son prácticamente residuales.

Así pues no es posible escudarse en estos factores para negar la democracia directa. La democracia por Internet puede ser perfectamente posible. Si no existe todavía es que no hay voluntad política para aplicarla.

En una era en la que podemos votar a nuestro cantante favorito, expulsar al habitante más odiado de la casa de Gran Hermano u opinar sobre la última operación de Cirugía Estética de la Pantoja…no es posible negar la democracia directa.

Considerar que el pueblo que no es suficientemente “capaz” de tomar sus propias decisiones es una excusa barata y sin sentido. Si los políticos no nos representan, si no nos sentimos satisfechos con ellos, ¿que nos impide prescindir de estos?

¿De verdad creemos que nuestros representantes están más capacitados que nosotros para tomar las decisiones?

5 comentarios:

  1. Ay, cómo me gustan estos temas. En fin, yo soy un seguidor de toda la corriente anarquista, o sea que mi opinión está clara. Concretamente a mí me gusta, con respecto al tema de este post, el municipalismo libertario. Está en la Wiki.

    ResponderEliminar
  2. Gran artículo!!Opino igual que tu Tremendelirius, de hecho esta es una de las cuestiones que más rabia me da. Por esto y por el hecho de que en España no hay una verdadera división de poderes vivimos en una "democracia aparente" o en un "absolutismo incubierto".

    ResponderEliminar
  3. No estoy del todo de acuerdo contigo, Miguel, tengamos en cuenta que, aunque los gobernadores y senadores son votados personalmente, siguen perteneciendo a un partido. Y además, en EEUU existe un auténtico bipartidismo ¿os acordáis de aquel capítulo de Haloween de los Simpson en el que "extraterrestres malignos" suplantan a los dos candidatos a la presidencia y después de ser desenmascarados no se puede cambiar nada porque habia que votar a uno o a otro? Personalmente no me parece a mí ejemplo de democracia. Además, si los votantes eligieran a la persona y no al partido no tardarían en reunirse comités, agrupaciones, comisiones, etc, y volveríamos a empezar. O peor, como en Italia, que hasta la llegada de Berlusconi había tantos partidos en su congreso que podían cambiar de gobierno tres o cuatro veces por legislatura. Francamente, no me parece un panorama muy agradable.
    Por otro lado, estoy de acuerdo con Alex, España no está preparada para una democracia directa, entre otras cosas porque sería un gobierno muy grande y embarazoso ¿me vais a decir que además de las ocho horas que tienes que estar currando vas a dedicarle dos horas más diarias a estar mirando propuestas varias que a menudo ni te van ni te vienen? ¿y quién propone las propuestas? ¿Os imagináis TODO EL PAÍS lanzando millones y millones de propuestas diarias para la gobernación? Un auténtico Caos.
    Lo que sí me parece ejemplo de democracia fueron esos correos y mensajes que se enviaron a los senadores cuando Bush quiso presentar su primer plan de rescate económico al congreso y que forzaron a los senadores a representar a sus votantes. O que en Francia, donde cuando aparece una propuesta que no hace gracia, todo el mundo lo hace saber, independientemente del partido. Si la democracia es que nuestros representantes trabajen por nosotros, entonces hay que obligarles y no solamente cada cuatro años cuando te lo pintan todo de color de rosa o negro, dependiendo de la situación.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo, Bobby

    (pero no escribas a la vez que yo :P)

    ResponderEliminar
  5. Tendré cuidado en leerte la mente la próxima vez ;).

    De todas formas es vergonzosa la política actual: Ver al "señor Zapatero" comportándose como un político de derechas y al "Camarada Rajoy" hablando de la protección a las familias y a las PYMES ya empieza a descolocarme totalmente.

    Me estoy acordando de una cita de Richard Buckminster Fuller, el ingeniero creador de las cúpulas geodésicas. Era un defensor empedernido del trabajo manual hasta tal punto de que era tachado de odiar a las máquinas. Cuando en una conferencia le mencionaron el tema, él respondió: "Mirad, si cogemos todas las máquinas del mundo, las hacemos una pelota y las lanzamos al sol, a los seis meses habrá muerto la mitad de la población humana en la tierra. Pero si cogemos a todos los políticos, los hacemos una pelota y los lanzamos al sol, a los seis meses se habrán regenerado por completo ¿Por qué enfadarse entonces?"

    Ha habido políticos, hay políticos y habrá políticos independientemente del sistema utilizado, así que no nos centremos en eliminar a los políticos de la ecuación, sino en esforzarse para que no sean determinantes.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email