jueves, 10 de septiembre de 2009

Ocio comunista y ocio capitalista


Lo confieso. Soy aficionado a los programas y documentales de viajes. Supongo que será un modo de matar mi mono de viajar pues por circunstancias personales no puedo viajar por ahora.

Y el otro día, viendo Callejeros Viajeros en Pekin, me llamó poderosamente la atención el fuerte contraste de la cultura china con la occidental. Bueno, es algo lógico pues la distancia espacial no es precisamente pequeña, pero comparando con Japon, la distancia cultural yo diría que es incluso mayor. Japon es un país de cultura asiatica pero muy occidentalizado. Sin embargo China, por circunstancias ligadas a su régimen comunista, contrasta bastante más.

Aún con todo es probable que con el paso del tiempo la implantación del capitalismo haga que esas diferencias vayan mermando, pues no olvidemos que China, ya lo único que le queda de comunista es el gobierno. Todo el sistema economico ha sido orientado hacia el capitalismo y sus resultados se están dejando notar en toda la economía.

El caso es que, viendo el programa, me dí cuenta que China se parecía mucho a lo que era España hace 50 años, salvando las distancias. No, no soy tan mayor, son cosas que se aprenden y se oyen de nuestros mayores.

Lógicamente están atrasados, trabajan muchísimas horas, pero lo que me gustó especialmente es la forma que tenían de disfrutar su tiempo libre. Sobre todo entre las personas mayores pero se aplicaba a todos.

Todas las actividades se volcaban a la calle y se hacían en grupos, en conjunto. Alguien traía música, se ponían a bailar y la gente se iba uniendo sin ningun reparo. Eran bailes tradicionales chinos, pero incluso los pocos occidentales que iban por ahí se lo pasaban bien.

Y era estupendo los enormes parques pekineses y la cantidad de cosas de las que podías disponer para disfrutar al aire libre totalmente gratis.

Es algo que se echa bastante de menos en España y en muchos países de la órbita capitalista, la falta de actividades de ocio gratuitas. Aquí, para que vamos a negarlo, muchísimas actividades de ocio son costosas. Asi no es de extrañar que la juventud vuelque sus frustraciones en las drogas, la bebida, el tirarse horas delante del ordenador, etc… ¿Cómo demonios pretendemos crear una juventud sana si no les proporcionamos actividades libres y que les incentiven a desarrollar el gusto por el arte y la cultura?

En algunos países del Norte europeo han recogido algunas de estas buenas costumbres y proporcionan a sus ciudadanos multitud de espacios al aire libre y celebran muchas actividades culturales. Aquí sin embargo echo mucho de menos este tipo de cosas. Aquí cada vez que voy a un sitio a relajarme o hacer deporte me tengo que morder los dientes y abstraerme del ruido, pues más que un parque parece que voy a un campo de concentracion de refugiados del tráfico y las obras.

Una pena, sinceramente. Son cositas que si nuestros políticos viajaran más y tuvieran verdadera vocacion de servicio al ciudadano proporcionarían sin dudarlo.

Esta es una de las cosas malas del capitalismo. Ha convertido el ocio en negocio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email