martes, 9 de octubre de 2007

Educación para la ciudadanía: ¿realidad o pantalla de humo?

Todos estamos hartos de oír hablar del problema de la asignatura "Educación para la Ciudadanía", que ahora mismo copa muchos debates políticos en la televisión. Parece ser que el debate se centra en los contenidos políticos de la misma, y por ende en el consecuente adoctrinamiento de las masas de niños que van a dar esta asignatura obligatoria en los colegios. Yo personalmente pienso que es otra forma de ética. Y respecto a ese adoctrinamiento, no sé a qué esperan para estudiar esos libros de geografía de algunas comunidades autónomas donde determinados ríos españoles nacen en tierras extranjeras, por no hablar de los distintos libros de historia española que te encuentras en cada comunidad. El adoctrinamiento político ya estaba servido antes de que llegara esta insignificante asignatura. Si luego aparte habla de una moral no acorde con la religiosidad imperante... en fin me remito a la ya existente asignatura de ética, que supongo que sería el demonio para los religiosos.

Y ustedes se preguntarán por qué he decidido apuntarme al carro de este a mi parecer pobre debate. Pues está bien claro, me resulta tremendamente molesto que algunos sectores de la sociedad consideren más importante discutir sobre quién tiene potestad para enseñar valores a los niños, que el hecho de que un amplio porcentaje de la población sea incapaz de fundar una familia por culpa de la burbuja inmobiliaria. ¿Cuándo estos sectores se han preocupado de quejarse ante las autoridades sobre la escasez de vivienda a un precio razonable? Si les preocupa la conservación de la familia tradicional, deberían preocuparles la dificultad para su fundación, ¿no creen? Pero, no, supongo que estos sectores tienen el problema ya solucionado.

¿Saben lo que creo? Que todo esto no es más que una pantalla de humo creada por los políticos para distraernos de los verdaderos problemas que nos afectan. Entre ellos la vivienda. Por favor señores, dejen los debates vacuos y atiendan nuestras verdaderas necesidades.

5 comentarios:

  1. Me voy a mojar más todavía y diré que me escandalizan las cosas tan fuertes que dicen de esta asignatura.
    "Que adoctrina" he escuchado. Ni que los niños fueran tontos. Recuerdo cuando era chico que tenía un profesor de historia que era más fascista que Franco y no he salido franquista.Y también tuve un profesor que tenía tal ideología izquierdista que afirmar que era Lenilista era decir poco.
    Los niños en su proceso de socialización aprenden valores no solo en la familia o en la escuela. Los aprenden viendo la tele, jugando con sus amigos o tomando té con sus muñecas.
    De la tele salen cosas mucho más inmorales que ese libro y no veo que se quejen.
    Si es que los curas solo quieren el monopolio de la verdad.

    ResponderEliminar
  2. Y añado: el tema de la vivienda no vende. Y es así porque enfrenta a la clase baja (yo, probablemente tú que estas leyendo esto y la inmensa mayoría de españoles, nos guste o no) ante algo tan apocalíptico y terrible como que una casa...

    ... es un producto...

    ... de lujo.

    UNA CASA.

    No puedo ni decirlo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que es la gilipollez de esta ley. En todas las leyes hay un gilipollez sobre la que discutir. Los políticos las motan para evitar debatir de las cosas importantes que les incomodan.

    En este caso el verdadero debate sería ¿POR QUÉ NADIE HA HECHO JAMÁS UNA BUENA LEY DE EDUCACIÓN?
    Respuesta: Porque a todos les importa más cosas como religión o ciudadanía que que su hijo apruebe las matemáticas o la lengua.

    Con esa actitud no habrá ni dios que nos arrebate el furgón de cola de la educación europea.

    Seguid así.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que siempre ocurre. Cuando no hay dinero para ofrecer una mejor educación se elaboran leyes. Sencillamente no hay dinero, pero para nada de nada. Siempre ha ocurrido así, y a no ser que ocurra algo muy serio va a seguir ocurriendo.

    Y así están las cosas, cuando una persona tiene que recurrir a la enseñanza privada para poder ofrecer a su hijo una educación de calidad, cuando no hay ninguna ilusión ni por parte de los alumnos ni por parte de los profesores ni por parte de los padres, que tienen que dejar a sus hijos en los colegios mientras los dos se van a trabajar. ¿Por qué? Porque no hay dinero. Y seguimos dando vueltas...

    ResponderEliminar
  5. Eso de que en los colegios privados hay mejor educación es un prejuicio clasista que debería desaparecer.

    Pero coincido en que nunca hay dinero para nada. Somos pobres. Casi todos.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email