viernes, 19 de octubre de 2007

Instalación solar obligatoria y precio de la vivienda

Hace un tiempo traté de convencer a un promotor de que pusiera en un edificio que iba a hacer, una instalación solar de agua caliente sanitaria. Si la instalación se realiza en obra nueva, se puede amortizar en menos de cinco años, mientras que hacerlo después implica alargar la amortización a quince años (cifras orientativas, dependen del grado de ocupación y la energía a sustituir).

La respuesta, aunque ya me la esperaba, me defraudó bastante. No lo iba a hacer porque aumentaba el precio final y los pisos serían más difíciles de vender. En la lógica capitalista del beneficio aquí, ahora y sólo para mí, no se es capaz de ver a cinco años.

Es curioso, te ponen la cocina amueblada, suelo de tarima, armarios empotrados, los sanitarios, el calentador (a gas o eléctrico). Todo esto aumenta en diez o doce mil euros el precio final. La mitad de estas cosas las van a tirar los nuevos propietarios y tienen que volver a gastarse el dinero en poner la cocina y los sanitarios a su gusto. Lo que significa un gasto de seis o siete mil euros más, en el mejor de los casos. Al final, los propietarios acaban pagando la cocina que no querían y el trabajo de tirarla, al promotor. Curiosa manera de fomentar el consumo.

Sin embargo, el promotor, cuyo objetivo es vender los pisos, coloca todo esto a pesar de que le cuesta más dinero a los compradores, precisamente porque resultan más fáciles de vender así.

En cambio, una instalación solar para calentar agua no debe de tener tanto gancho como una cocina amueblada, porque el coste viene a ser de unos mil euros por piso que, además, se amortizan en poco tiempo, y a pesar de todo, los promotores prefieren no instalarla. Será por ignorancia, del vendedor y del comprador, o porque cuesta fijarse en los detalles de la construcción que no están a la vista.

Así las cosas, algunos ayuntamientos establecen ordenanzas destinadas a obligar a los constructores a realizar la instalación solar. Hay que presentar proyecto de la instalación para obtener licencia de obras y demostrar que está instalado para obtener el permiso de residencia.

Claro, luego vienen las protestas de los promotores, que acusan a la administración de encarecer aún más el precio de la vivienda con esas medidas. Y las protestas de las personas que creen lo que dicen los promotores.

Resultaría gracioso si no fuera tan trágico. Cuando se sube el precio en quince mil euros para que el comprador pique, es una inversión; cuando se sube en mil para que el comprador ahorre dinero, para que el estado no dependa tanto del petróleo extranjero, para asegurarse el suministro energético, para no emitir más CO2 y darle un respiro al planeta... entonces dicen que es una injusticia para los compradores.

Afortunadamente, va aumentando el número de ayuntamientos que imponen esta norma.

Realizado por: Abraham J. Palma

1 comentario:

  1. Yo llevo como instalador de energias renovables mucho tiempo,y te puedo decir que estas instalaciones solamente duran 10 o 12 años ,su deterioro es muy considerado,sale mas economico poner calefaccion o acs por biomasa que solar.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email