sábado, 6 de octubre de 2007

Tus derechos juegan a la lotería

Visualice la imagen del Gordo de Navidad. El bombo grande y el pequeño. La decoración navideña, los disfraces, los notarios con cara de mala uva, la vocecita de la presentadora que siempre se equivoca,...y los niños de San ildefonso repartiendo suerte. Siempre con su monótona melodía a la que tan acostumbrados estamos. ¿Pero que cantan? Escuchémosles: "Veintidosmiltrescientoscuarentaycinco... dereeeecho a voto... cincomilsetecientoscuarentaynueve... libertad de expresiooooon... oncemilcuatrocientossetentainueve... derechooo a la educacióoooon".

Y de pronto el niño de la derecha pone su mano sobre las varillas y el de la izquierda se pone nervioso. Parece que es el Gordo. "CINCUENTAYNUEVEMILSETECIENTOSOOOOOONCE" grita el de la izquierda. "DEREEEEECHO A LA VIIIIIDA" grita emocionado el de la derecha.
Ha tocado el gordo. El afortunado o afortunada tiene "derecho a la vida". Que suerte tienen algunos y a mi que solo me ha tocado el reintegro. Bueno, al menos me la devolverán cuando muera.

Ridículo ¿verdad? ¡¡Sería una monstruosidad sería sortear un derecho!! Y aunque parezca mentira, en este país todavía hay derechos que se sortean. Concretamente el derecho a una vivienda digna. Y es que no hay nada más cruel e inhumano que sortear tu futuro. Eso hacen en los sorteos de Viviendas de Protección Oficial (VPO's).

Y lo peor es que incluso en esos momentos, cuando se celebran los sorteos, los políticos de turno no olvidan echarse flores y lanzar insultos a la oposición. Da igual quien gobierne y quien esté en la oposición, nunca pierden la oportunidad de hacer política y presumir de lo buenos que son, desde el palco, con su sueldo de 6.000 euros al mes recién subido tras las elecciones. Y mientras cientos de jóvenes y ya no tan jóvenes esperan su única oportunidad para lograr lo que tanto ansían. Su independencia, su futuro, en definitiva: una casa para poder vivir.

En que patético país nos hemos convertido para que esta situación se llegue a convertir en "normal". ¿Es normal sortear un derecho? Francamente no me parece normal que jueguen con nuestras ilusiones a la lotería como rezaba cierto anuncio. Los políticos nunca olvidan cuando se violan derechos cuando "políticamente" les interesa, pero cuando no es así, callan como tumbas.

Y lo peor es que ocurre como siempre. Somos tan borregos que no vemos el trasfondo político y entramos en su juego. Muchos llegan incluso a decir cosas como:
"Esto es culpa de Pepito Perez"
"Cuando gobernaba Juanito Gómez las cosas iban mejor"

Con eso y con cualquier tema hablan de política como si hablaran de Ronaldinho o del Real Madrid. Señores, esto no es fútbol, es política. No se trata de animar a un partido y denostar al rival. Al fin y al cabo, no hay solo 2 partidos políticos. Pero la gente lo olvida. Es como si solo hubiera PP y PSOE en este país.

Los políticos solo fabrican confrontaciones "mediáticamente" para que nos posicionemos de un lado u otro. Recurren a la simplicidad. Para ellos las cosas o son A o son B. Lo hacen porque la naturaleza humana es así: tendemos a simplificar las cosas. Eso lo saben perfectamente los políticos y fabrican confrontaciones a menudo absurdas para que nos olvidemos de lo que verdaderamente importa.

Pero hay un drama nacional que está presente desde hace años del que solo en elecciones se acuerdan y es el hecho de que se están frustrando millones de proyectos vitales por el elevado precio de la vivienda. ¿Es justo que un sorteo decida quien puede y quien no desarrollar su proyecto de vida?

Francamente muchos de nosotros estamos hartos de confrontaciones y de peleas que no llevan a ninguna parte. Estamos hartos de políticos que prometen y prometen y nunca hacen nada. Estamos hartos de los políticos en definitiva.

Dejen ya de discutir sobre estupideces y pongan soluciones. Queremos que se cumplan las promesas. Queremos que se hagan cumplir nuestros derechos y no que jueguen con ellos a la lotería.

Queremos viviendas para todos ¡ya!

Dedicado al Artículo 47 de nuestra Constitución que murió víctima de la burbuja inmobiliaria por la incompetencia de nuestros políticos.



2 comentarios:

  1. - Enfermera, ¿cuántos pacientes quedan en la sala de espera?
    - Unos cincuenta, doctor.
    - Hoy no tengo tiempo de recibir más que a tres, así que reparta estos boletos, que vamos a sortear a quién puedo atender.
    - ¿Está seguro doctor?
    - Sí, enfermera. Te lo enseñan en la asignatura de psicología. Me resulta imposible dictaminar quién está más enfermo sin examinarles previamente, así que tiene que ser al azar. Si hago pasar sólo a los tres primeros, los demás pacientes me echarán la culpa por no estar todas las horas que tengo que trabajar, y tendrían razón. Pero si sorteas quiénes tienen derecho a que les vea el médico, y mandas al resto a su casa, se irán maldiciendo su mala suerte, en vez de a mí, y hasta es probable que no se fijen en que sólo han entrado 3 personas.
    - Pero doctor, mañana vendrán otra vez y se juntarán con los pacientes nuevos.
    - Seguro que la mayoría se pone bien en una semana por su cuenta. Los que sigan enfermos tendrán más posibilidades en los próximos sorteos. Y si alguno está demasiado enfermo y se muere, pues mala suerte.
    - Entonces, ¿mañana también habrá sorteo?
    - Sí, por qué no.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email