viernes, 19 de octubre de 2007

¿Se avecina realmente una crisis?

Después de ver la bolsa en máximos históricos, el euribor que está cediendo y la Vivienda que aunque crece menos, sigue creciendo en gran parte de España, muchos se preguntarán si realmente se avecina una crisis, o es solo un mal sueño que nos ronda a algunos por la cabeza. Y es que después de la tormentilla de verano apellidada "subprime", la economía parece que vuelve a su cauce como si aquí no hubiese pasado nada.

Pero conviene tener mucho cuidado cuando se analiza la realidad y procurar no bajar la guardia ya que esos mismos expertos que no habían previsto la crisis hipotecaria, ahora dicen que la crisis remite. Y por lo visto, parece que la bolsa también lo cree así y se instala en máximos tras varias semanas de subidas.

Pero si analizamos con profundidad la situación veremos que decir que todo ha pasado es una ingenuidad. Y es que todavía hay importantes amenazas que pueden detonar esas pulsantes burbujas presentes en el mundo. Entre esas amenazas están básicamente:
  • El petroleo, que lejos de relajar su precio, parece empeñada en demostrarnos que no tiene límites y roza ya los 90 $ el barril. Un invierno cercano en el hemisferio norte y los constantes problemas de suministro en oriente medio, hacen pensar que podríamos verlo perfectamente a 100 $. Esto sin duda tiene efectos sobre la inflación de los paises demandantes de petroleo, entre ellos de España y repercute en las decisiones del BCE sobre los tipos de interés.
  • La segunda amenaza y quizás más grave que la primera es la posibilidad de que EE.UU caiga en recesión por los efectos de la crisis subprime. Que la primera economía del mundo cuya demanda de consumo representa el 25% del PIB mundial caiga, no es para tomarselo ni mucho menos a broma. Sus importaciones a Europa son muy cuatiosas y si Estados Unidos entrase en crisis, dejaría de importar muchos productos del viejo continente. Por tanto, el impacto sería negativo sobre la economía europea. De hecho, ya estamos viendo un efecto directo de la debilidad americana y es que nunca habíamos visto un dolar tan débil o visto al revés, un euro tan fuerte. Esto es a su vez es una amenaza ya que, aunque amortigua el efecto de la subida del petroleo, frena mucho más las exportaciones no solo a Ámerica sino al resto del mundo por ser el dolar la divisa más usada por los paises subdesarrollados para sus relaciones comerciales.
  • No olvidemos tampoco que el precio de los productos básicos también está subiendo de forma significativa. La leche, los huevos, los cereales, etc... están incrementando enormemente sus precios sin que medie explicación alguna. Al principio fue achacado al uso de estos productos básicos en la fabricación de energía, pero la magnitud de estas subidas está muy por encima de la importancia relativa de este sector, por lo que cabe deducir que estamos en presencia de otra burbuja, la de los productos básicos. Esto también presiona a la inflación al alza.
  • Dentro de las amenazas domésticas, la más importante y que muchas veces no se tiene en cuenta, es el hecho de que hay un omnipresente riesgo de una crisis en el sector inmobiliario, lo que ha provocado recelos en el sector bancario, más aún tras los sucesos del verano. Esto ha tenido un efecto muy poco visible pero de importancia mayúscula y es el hecho de que ese aumento de la percepción del riesgo ha provocado que el sector bancario restrinja notablemente el crédito hipotecario y busque otros negocios para tratar de salvaguardar sus notables beneficios. Indudablemente esto va a tener consecuencias importantes en la construcción y venta de Viviendas con notables repercusiones económicas.
La combinación de todos estos efectos crea un escenario que no augura nada bueno.
  • En el escenario financiero estamos viendo que los tipos pueden subir dado que los riesgos inflacionistas son importantes por las burbujas latentes. Una subida generalizada de precios solo puede provocar una cosa: la subida de tipos.
  • En el escenario económico la debilidad estadounidense unido al notable empobrecimiento que la inflación de bienes básicos (Vivienda y alimentos) está teniendo sobre la clase media, tendrá indudablemente efectos sobre el consumo. Esto unido a que el sector motor de la economía se ha parado en seco, no augura nada bueno para el empleo.
Quizás solo estemos viendo un rebote técnico en la economía (como les gusta decir a los analistas financieros) tras las durísimas consecuencias que tuvo este verano la crisis de las hipotecas. O quizás los especuladores solo se hayan mudado de barrio, es decir, estén transvasando fondos de la vivienda a otros bienes básicos o mercados (transvase de burbujas).

En mi modesta opinion de economista no licenciado, el futuro, no solo de este país, sino de la economía mundial no augura nada bueno. Las fortísimas y crecientes diferencias de riqueza, no ya solo dentro de los países sino también entre países, unido a la falta de regulación de los flujos especulativos está provocando la aparición de notables burbujas especulativas no ya solo en Vivienda sino en productos básicos tales como los alimentos o el petróleo, presentes en numerosos países de forma simultanea.

No hay que ser un experto para augurar que si estas burbujas detonasen simultaneamente, el efecto sería tan devastador sobre la economía mundial que el crack del 29 quedaría como una mera anécdota en los libros de historia económica.

Y es que, cuando se globalizan las economías, también se globalizan las burbujas.

2 comentarios:

  1. Lo de que suban los productos básicos me escandaliza de la hostia. ¡Pero esto qué coño es!

    Y luego sale Greenspan diciendo que los gobiernos tienen que ser menos proteccionistas. Sí, y que nos cobren la leche a 10 euros y lo que les dé la puta gana.

    Nos veo muy puteados en esta generación.

    ResponderEliminar
  2. El gobierno ha tratado de disfrazar la inflación provocada por la burbuja inmobiliaria y el alza del petróleo. La técnica consiste en meter en la bolsa de la compra productos cuyo precio está protegido, como el pan, y en ir quitando lo que se descontrola. De esta manera, como la subida de los salarios se negocia con el IPC, nuestro sueldo no se corresponde con la inflación real, y ganamos cada vez menos.
    Pero claro, es que hasta los panaderos se compran casas y gastan petróleo para hacer el pan. Y como ven que al precio actual del pan (y la leche y todo) no les llega, pues tienen que subir los precios o cerrar el negocio.

    Ahora vendrá el truco: como el IPC dará subidones para ajustarse a la inflación real, los salarios los congelarán durante esas subidas, no sea que recuperemos nuestro antiguo nivel de vida.

    kesher, los países europeos pueden decirse a sí mismos que deben ser menos proteccionistas, porque lo son mucho. Lo grave es que lo diga también España.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email