lunes, 3 de agosto de 2009

Vende tu alma al diablo*


Cuando tienen que firmar algún tipo de contrato, ¿no tienen ustedes la impresión de estar vendiendo su alma? A mi sinceramente me pasa constantemente. Y eso que suelo ser una persona muy precavida y que trato de leer, como las asociaciones de consumidores aconsejan, la letra pequeña de los contratos.

Pero sinceramente, ni leyéndolos, uno no consigue siempre entenderlos. Yo personalmente que tengo titulacion universitaria, me cuesta horrores descifrar su significado. Y lo peor es cuando el vendedor te achucha, o tienes una cola impresionante detrás y la gente te mira con cara de malas pulgas.

Pero no solo en la vida real sino también en la virtual, por decirlo de alguna forma, me ha pasado esto. Si son usuarios habituales de ordenadores seguramente habrán tenido que instalar algo. Y al instalar, recordarán haber tenido que aceptar algun tipo de licencia o contrato sin leerlo. Es terrible y tremendamente desaconsejable, pero todos lo hacemos. Le damos a aceptar y vendemos nuestra alma sin ningun pudor.

A los consumidores nos presuponen un nivel cultural y una formación increíbles. Pues nos llenan los contratos de absurdas cláusulas, puras formalidades y entre tanta y tanta morralla que no hay quien entienda, te suelen esconder algo, alguna cosa que les exime de responsabilidad y/o que nos eleva el precio de lo que compramos. El tipo de cosas que uno se entera una vez ya ha firmado.

Lo peor está en la publicidad, especialmente la televisiva. Nos presuponen una agudeza visual y una velocidad lectora impresionante. Antes de escribir este artículo, y por lo que precisamente me ha inspirado, he intentado leer la letra pequeña de uno de esos anuncios de telefonía (que dicen que son los peores). Ha sido imposible. Y no será porque no lo he intentado, pues me he puesto cerquita, pero la velocidad del desfile de clausulas me ha derrotado. No sé si estará regulado, sinceramente lo ignoro, pero estaría bien que revisaran este tema. Pues no puede ser que las condiciones más importantes de cualquier contrato desfilen a 100 palabras por segundo, con una letra chiquitisima en una pantalla de 49 pulgadas.

Los folletos publicitarios pasa igual. Deben saber que la publicidad tiene valor contractual. Pues la cosa es que cuando ven algun folleto deben estar la mar de atentos por si ven alguna cagarruta microscópica encima de algun precio. Puede que el asterisco remita a algun tipo de cláusula que altere totalmente las condiciones de lo que van a contratar.

Recuerdo muy bien el caso de un folleto de una compañía de internet, que ofrecía Internet de 6 Mb a 12 euros al mes (más o menos), precio final definitivo. La trampa estaba en la letra pequeña del anuncio, que decía que estaba condicionado a contratarlo con telefono y que el paquete costaba 40 euros. Todo esto precios sin Iva y no había forma material de darse de baja luego del telefono. Y por supuesto con penalización si te ibas antes de tiempo. De hecho la compañía que menciono ya no ofrece internet de forma aislada. ¿Será casualidad? ¿Habría que calificar este anuncio de publicidad engañosa?

Pues lo cierto es que casos de estos se encuentran a diario. Especialmente en telefonía, agencias de viajes, banca y seguros. Cuidado, mucho cuidado cuando contraten cualquier cosita pues le pueden estar engañando. Y en caso de duda, reclamen, pues en la mayoría de los casos, está estadísticamente comprobado, la razón la tiene el consumidor.

Y a los legisladores, por favor, lo suplico, hagan algo. Es tremendo la cantidad de engaños que se producen por culpa de este tipo de prácticas abusivas. Los contratos tendrían que ser sencillos, legibles y fácilmente entendibles. Que obliguen a los vendedores a resumirlos, a explicarlos y que les imposibiliten esconder gravosas condiciones entre toneladas de letra pequeña.

*Con la lectura de este artículo usted lector renuncia expresamente a demandarme por cualquier cosilla que le pudiera pasar y además se compromete por siempre jamás a visitar mi blog y hacerse seguidor fiel. Además, si usted pone cara de asombro o se ríe usted se compromete a difundir las bondades de mi blog a lo ancho y largo de este planeta, por los siglos de los siglos y hasta que Fraga muera, .... amen.

Saludos

1 comentario:

  1. hasta que Fraga muera??? oh no!! estamos condenados para siempre!

    la publicidad tiene como función decirte verdades a medias para que compres el producto

    El clásico PRECIO EN GRANDE al que resulta que habría que sumarle el IVA y también el canon digital e inclusola permanencia de por vida es tan habitual que yo creo que al gente lo deja estar. pero en realidad no es más que mentir al consumidor e intentar engañarle.

    Yo espero el día en el que pongan de precio 1€ en letras grandes y debajo en pequeño + 999€ más. Parece ridículo, pero estamos a un paso si es que no hemos llegado ya con los temas de permamencia, tarifas de voz, de datos y lo que se quieran inventar.

    PD: debería estar prohibido y mostrar solo el precio final, pero nadie compra un movil que ahora vale 0€ (pagando 50 € durante 2 años)si en verdad pusiera 1200€ precio final

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email