jueves, 13 de septiembre de 2007

1 Asesinado por Eta vende más que 50 en la carretera

Ya sea por el sensacionalismo de las noticias o porque a los políticos solo les preocupa ganar las elecciones, cualquier seguidor habitual de la actualidad comprobará el distinto peso que se le dan a los distintos problemas de la Sociedad española.

La próxima vez que sintonice las noticias, observe el orden y el tiempo dedicado a cada noticia. Si lo hace, podrá darse cuenta de la importancia relativa que se dan a distintas cuestiones.

Y es que sorprende ver que noticias como la de la desaparición de una niña tiene más importancia que la subida del coste de la Vida debido al encarecimiento de nuestras hipotecas. ¡Como si no desapareciesen niños en el mundo y a nadie le importa!

Pero cuando uno analiza las portadas es cuando más se sorprende. El Terrorismo, ya sea de Eta o de Al Qaeda cobra más importancia que la situación de la Vivienda. Ya sé que puede sonar frívolo y por ello me apresuro a matizar, que no estoy diciendo que el terrorismo no tenga importancia, pero hay que aprender a relativizar las cosas. Y cuando observo como afectan ambos problemas a los ciudadanos, me sorprende francamente que ocupen más portadas los terroristas.

Y es que el terrorismo, si nos paramos a pensarlo un momento, afecta a relativamente poca gente. Cierto es que en determinadas regiones como en el país vasco, este problema está muy presente y extendido, pero en el resto de España esto no es así ni mucho menos.

En cambio el problema de acceso a la Vivienda es algo tan grave y extendido en la Sociedad española que amenaza la cohesión social y la estabilidad económica de nuestro país. Repetidos informes en el exterior advierten del grave problema social que la vivienda ha creado y de la necesidad de corregir los excesivos precios de la Vivienda. Otros informes advierten de que es posible una grave crisis en el sector inmobiliario y por extensión a toda la economía.

Pero parece que los problemas reales de la gente no venden. Lo que vende es el sensacionalismo. Pero aún así, sigo sin entenderlo. Si midieran la importancia de las noticias por el numero de muertos, todavía podría llegar a entenderlo, pero ni con esas. Disculpen la frivolidad, pero un muerto asesinado por Eta vende más que 50 en las carreteras.

Y lo peor es que uno ya no sabe a quien echarle la culpa, si a los medios de comunicación por permitirlo o a nosotros por creernoslo. Es increíble la influencia que los mass media tienen sobre nosotros. Si no lo creen, recuerden la psicosis que se formó por la gripe aviar. Las noticias convirtieron esta enfermedad en la mayor amenaza de la humanidad de la noche a la mañana. Parecía que el apocalipsis estaba a punto de llegar. Nadie podía ya ni acercarse a un Pato para darle de comer. Y a los pocos meses nos olvidamos cuando es justo ahora cuando más riesgo hay de una pandemia global y más gente está muriendo en el Sudeste asiático. Pero ya no vende, porque ya no emociona y nuestras vidas siguen dispuestas a tragar la siguiente noticia.

En definitiva, no vende lo que más nos afecta, ni lo que más muertos produce, sino lo más raro, lo nuevo o lo que no tiene importancia. Poniéndome paranoico, llego a pensar a veces que las noticias están preparadas para que nos olvidemos de los problemas reales.

Como si los terroristas fueran ajenos a esos problemas. Si te paras a pensar un poco (y aumentando mi paranoia), los terroristas compran pisos en Francia, no solo porque sea más dificil localizarlos allí, sino porque seguramente los pisos estén mucho más baratos que aquí.

Pero nada, noticias y políticos seguirán hablando de Eta o de lo que esté de moda. Al fin y al cabo, a quien demonios le preocupa lo que nos pase a nosotros.

Disculpen mi Delirium Tremens

1 comentario:

  1. Absolutísimamente de acuerdo. De Delirium Tremens nada. Como tú dices, el terrorismo es un problema, incluso un problema muy grave, pero la vivienda es un problema ENORMEMENTE GRAVE. A mí, un murciano, jamás me va a afectar el terrorismo; el precio de las viviendas lo estoy sufriendo ahora mismo, en mis carnes, en mis venas y en mi alma.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email