jueves, 25 de septiembre de 2008

Keynesianos de conveniencia


En una noticia que aparece en finanzas.com, el 21 de septiembre el presidente de la patronal CEOE Gerardo Díaz Ferrán reitera que las empresas caerán "una tras otra" si no interviene el gobierno, porque estamos en "una crisis de proporciones desconocidas y hay que tomar medidas excepcionales". También asegura que ha "defendido, defiendo y defenderé la economía de mercado", pero que considera necesarias las medidas proteccionistas dada la situación. El modelo que propone es el estadounidense "están tomando medidas proteccionistas increíbles", recomendando que el ICO avale a las pymes y a las empresas en general para que tengan capital circulante y tesorería, y advierte que si no se pone freno a la situación "estamos hablando de un millón de puestos de empleo en juego".

Me estoy preguntando este caballero tuvo tantos remilgos y tanta precaución cuando llevaba a cabo sus negocios en sus empresas (evidentemente el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales tiene que tener empresas a montones), aprovechando el período de bonanza económica para generar la mayor cantidad de beneficios posibles y estirando de los créditos por encima de sus posibilidades. Además, es curioso que hable de "un millón de puestos de trabajo en juego" cuando posiblemente la primera maniobra que realizó cuando sus empresas comenzaron a ir mal fue precisamente el despido de trabajadores para minimizar gastos (maniobra típica a la que estamos acostumbrados). Y como ahora los bancos, asustados, han cerrado el grifo, negándoles la munición en su guerra particular, Díaz Ferrán propone un "alto el fuego" en la economía de mercado, economía que dice claramente defiende, ha defendido y defenderá, y volver a un keynesianismo de crisis. Porque lo que quiere este caballero no es una línea de créditos ICO, sino que el estado avale las empresas (o sea, que el estado responda con su patrimonio, el patrimonio de los españoles) ante los bancos para que éstos vuelvan a tener líneas de crédito con ellos. O sea, que el estado, contra el cuál siempre ha estado en contra de cualquier intervención, intervenga ahora para responder ante los bancos con el patrimonio que es de todos los españoles.

Es curioso además que utilice como tipo de intervencionismo el estadounidense, un intervencionismo que no sólo va a acabar con las arcas públicas (me gustaría cómo se pagarían los subsidios de desempleo como la medida saliese mal), sino que además es claramente peligroso y que puede desencadenar en una crisis todavía más destructiva que la que estamos sufriendo. Me explico. El paternalismo económico (el estado responde por las empresas) era una norma que existía en Japón a principios de la década de los noventa. Esto provocó que la responsabilidad de las mismas se redujera, convencidas de que "Papá Estado" vendría al rescate en caso de que las cosas fueran mal. Pero cuando la burbuja inmobiliaria de Japón explotó, el estado sencillamente no pudo hacer frente a las tremendas necesidades que habían creado estas empresas y el sistema se colapsó. El resultado es una crisis económica y una deflación que todavía sigue durando (llevan más de quince años de crisis, una de las noticias más sonoras del año pasado fue que los precios de la vivienda subieron). Esta situación puede darse precisamente en EEUU como la situación no se estabilice, porque tampoco las finanzas del país americano están para muchos trotes.

Pero en cualquier caso me parece una falta de respeto total y una forma de chantajismo que no se debería permitir el amenazar con un paro desorbitado y una quiebra tras otra de las empresas para que el estado les pague las deudas. El gobierno ha reaccionado lanzando una serie de créditos a las empresas inmobiliarias para que se dediquen al alquiler. Ya veremos cómo reacciona a esta clase de presiones. Y más cuando el propio Zapatero está continuamente animando al optimismo.
De todas formas, hay un apunte preocupante en esta noticia. Porque cuando un empresario de estas características adopta este tipo de política esto quiere decir que ni él mismo está a salvo del batacazo económico.

1 comentario:

  1. Ayer mismo leí que pedía un abaratamiento del despido para afrontar la crisis. Lo mismo es que no pueden despedir tanta gente como les gustaría. Que morro tienen.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email