viernes, 16 de enero de 2009

Mejores servicios públicos, menos paro

Cuando uno se fija en cualquier servicio público lo primero que llama la atención en la mayoría de los casos es en lo ineficiente de este. Que si retrasos, que si listas de espera, que si retrasos, que si colas, etc…

Da igual si hablamos de educación, seguridad, la administración o lo que sea, la ineficacia es omnipresente. Y aunque generalizar está mal, la impresión que da en la mayoría de los casos es, que falta personal. Y esa falta de personal extraña en un tiempo en el que el paro no para de crecer.

Pero para verlo con detalle si es así o no, démonos un paseo por los distintos servicios públicos existentes.

La Educación
Si una cosa caracteriza a la educación en España es su pésima calidad. Y entre otros muchísimos problemas está el hecho del elevado número de alumnos por clase. 30 a 35 alumnos por clase había en mis tiempos. Ese ratio apenas ha mejorado. Y para mejorar esta situación, o bien se disminuye el número de alumnos, o bien se aumenta el numero de profesores. Como lo primero no es posible sin expulsar a miles de alumnos del sistema escolar, lo segundo parece más factible.

Además los efectos de aumentar el profesorado van más allá de la propia introducción de personal. Disminuir el ratio beneficia a los propios alumnos, al tener clases más personalizadas y beneficia a los profesores, al tener menos carga de trabajo.

La Sanidad
Las listas de espera son una vergüenza. ¿Tener que esperar 120 días para que te operen la cadera? ¿No hay suficientes hospitales o no hay suficientes médicos? O quizás las dos cosas. Tanto da. Hace falta inversión.

En atención primaria más de lo mismo. Hay demasiados pacientes por médico. Con una atención más personalizada se podrían prevenir multitud de problemas de salud y evitar el recetazo.

La Justicia
Es de chiste que el mayor problema de la justicia en este país sea el caso Mariluz. Vean sino las montoneras de papeles que tienen jueces y secretarios en cada mesa. La era de la informática no llegó todavía a los juzgados, pero lo que es peor, destinar miles de casos a un solo juez. No es de extrañar pues que con tanta carga de trabajo y tanto estrés quieran subidas de sueldo.

Más que eso, habría que informatizar la justicia y contratar más jueces. Tan simple y a la vez tan complicado. Los efectos positivos de una justicia ágil trascienden más allá de los propios juzgados. La seguridad jurídica que da en las relaciones del día a día saber que si algo te sucede la justicia te atenderá pronto es incalculable.

Seguridad
Siempre nos quejamos de falta de policía. No es que sea preciso un policía en cada esquina, pero aumentar el numero de policías en las calles reduciría la delincuencia en las calles y aumentaría la seguridad ciudadana.

Saber que puedes estar tranquilo porque nadie te va a robar en tu negocio ¿Eso como se contabiliza economicamente? La seguridad no tiene precio.

El Instituto Nacional de Empleo
Tener unas oficinas que contabilizan únicamente el número de parados es inútil. Pero así funciona porque 10 funcionarios por oficina no pueden atender personalmente las necesidades de asesoramiento de miles de parados.

¿No pretendemos mejorar las posibilidades de encontrar empleo de los parados? ¿Qué mejor que una atención personalizada que incida en la orientación formativa y profesional?

Administraciones públicas
Quien no ha tenido alguna vez que sacar un documento para poder realizar una gestión y se habrá encontrado con una enorme cola. Se estima que los españoles pierden 20 minutos diarios en hacer cola. Buena parte de culpa reside en la inoperancia de estas administraciones.

Puede que sea que los funcionarios salen a tomarse muchos cafés, pero también puede que sea que haya pocos simplemente. Sea como sea, hay que garantizar unos servicios rápidos y eficaces. Si para ello hace falta un control más estricto de los funcionarios o contratar más, que así sea.

El ahorro de tiempo para todos sería impresionante. Tiempo que se valora mucho hoy día y que redunda en la productividad general de la economía.

Efectos esperables
Emplear a miles de funcionarios tiene como consecuencia evidente la reducción del paro. Pero más allá de eso, emplear a miles y miles de personas tiene un beneficio directo e indirecto en la economía.

Directo porque estás inyectando dinero a la economía. Estás poniendo en manos de personas dinero que terminarán por gastar tarde o temprano. Es como bajar los impuestos pero con la ventaja añadida de descontarte las prestaciones sociales por desempleo.

E indirecto porque se está mejorando la eficiencia general de servicios públicos que redundan en aspectos dificilmente valorables desde el punto de vista económico pero generan enormes efectos positivos. ¿Como se valora un estudiante bien educado? ¿Cómo se valora un parado bien orientado? ¿Cómo se valora una mejor salud?

Gastar en contratar más funcionarios puede que no sea necesario siempre, pero en general puede ser beneficioso y repercutir en un mejor servicio público. Y no es un gasto corriente. No es algo que se dilapide. Es una inversión a largo plazo dificilmente cuantificable.

1 comentario:

  1. Olvidas una cosa bobby, no se trata sólo de que la administración funcione mejor (que también), sino de desviar dinero de impuestos para que unos cuantos miles más de españolitos reciban un sueldo, y no tengan que andar pidiendo por las esquinas, ni robando por la madrugada.
    El descenso de la criminalidad que esto supone, y la tranquilidad de vivir en un país pacífico (al menos de puertas adentro), no tienen precio.

    Y por si no te parece justo que otros trabajen la mitad que tú cobrando lo mismo, te cuento una anécdota:
    Jugando al monopoly (R), llegó el momento de las negociaciones para canjear unas calles por otras y poder construir. Al jugador que tenía la calle que me interesaba le propuse un trato, que no le pareció bien, ni los que me propuso a mí me parecieron bien, sospechando que salía uno de los dos más beneficiado que el otro. Mientras tanto, los otros dos jugadores sí que llegaron a un trato, donde uno de ellos claramente salía menos beneficiado que el otro. ¿Adivinas qué dos jugadores perdieron rápidamente la partida?

    Moraleja: En ocasiones sales más beneficiado cerrando un mal trato, que no haciendo ninguno.

    Si por negarte a que hayan algunos funcionarios inútiles chupando de tu bolsillo, alcanzamos el 19% de paro en España (pronóstico de la UE), la situación será realmente mucho peor. Se convertirá un país en el que nadie querrá vivir. Y entonces... adiós turismo.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email