domingo, 4 de enero de 2009

Volver al sistema de tipos de cambio fijos


Una de las bondades que generó la reunión de Bretton Woods donde se elaboraron las bases del nuevo capitalismo fue el hecho de establecer un tipo de cambio fijo y estable para todo el mundo.

La estabilidad cambiaria de este modelo se basaba en que el Dólar se anclaba al Oro estableciendo una paridad fija directa y donde todas las demás monedas se ancladas al dólar.

La principal ventaja de este sistema era el hecho de que eliminaba las fluctuaciones del tipo de cambio entre paises, imposibilitando en la práctica cualquier tipo de “especulación” cambiaria.

Inmersos en plena crisis y donde la fuerte inestabilidad economica está afectando de forma intensa a las relaciones comerciales, los tipos de cambio fluctuan a golpe de expectativa. ¿Sería quizás el momento de volver a los tipos fijos? ¿De que forma?

Durante la edad de oro del capitalismo, la estabilidad cambiaria propició enormemente un periodo de fuerte crecimiento comercial y economico. Uno de los motivos era la relativa facilidad que tenían los empresarios de comerciar con otros paises sin temer fuertes fluctuaciones e inestabilidades que truncaran su negocio. Fue entonces cuando el comerció se liberalizó más. Quizá no de forma simetrica pero sus efectos fueron tan positivos que durante 20 años la ausencia total de crisis llevó a esta época el calificativo de edad de oro.

Pero el diseño del sistema era a su vez su condenación. Anclar todo el sistema monetario internacional al dólar y al oro, provocaba que todo dependiera del comportamiento del oro y la disciplina monetaria americana. Estados Unidos acabó incumpliendo este sistema de paridad fija por lo encorsetado que tenía y abandonó toda disciplina causando una depreciación real del dólar frente al oro y finalmente llevando a mediados de los 70 al abandono del sistema.

Rescatar este sistema tal cual se hizo durante los años 50 y 60 sería un error. Primero porque las circunstancias actuales son distintas y segundo porque el modelo de entonces no sería sostenible ahora. Pero la idea era buena y volver a unos tipos fijos globales haría renacer la economía global.

Los beneficios de la integración monetaria están ampliamente demostrados y no hay que ir lejos para verlos, los tenemos aquí mismos. El euro ha supuesto un importante salvavidas para muchas economías y a pesar de las críticas recibidas, lo cierto es que ha evitado nuevas tormentas monetarias como las que sacudieron a Europa a principios de los 90.

El fundamental ha sido evitar que se especule con el instrumento monetario del comercio: la moneda. Ni gobiernos, ni agentes privados han podido manipular a su antojo el tipo de cambio en beneficio propio. Resultado, el comercio se ha reforzado y el euro reforzado como moneda internacional. Los unicos problemas que arrastra hoy día la economía europea se derivan de su falta de integración política, algo que debería haber corrido paralelamente a su unidad economica.

A nivel global quizás sea complicado por el hecho de que requiere un organismo que se ocupe de que el sistema funcione. Algo como lo que en teoría debía hacer el Fondo Monetario Internacional, pero que fuera verdaderamente imparcial y no a manos de los intereses de los poderosos.

A efectos prácticos el nuevo organismo debería ser una especie de Banco Central Mundial que se ocupara de verter toda la liquidez sobre el sistema monetario internacional de manera que ningun país pudiera usar esta política contra otros. Dicho en otras palabras, que los tipos de interés no fueran un instrumento de competencia entre países para atraer inversiones.

Pero ello requeriría un nivel de desarrollo institucional al que quizás el mundo todavía no esté preparado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email