miércoles, 4 de febrero de 2009

¿Más funcionarios?



En estos momentos de crisis económica es muy frecuente que los ciudadanos miren hacia el sector público en busca de una solución. Y más cuando estallan escándalos como el de Justicia. Se ha demostrado completamente que el sistema no está capacitado y que hace falta una reforma completa y en profundidad. Y la verdad, ahora que incluso el gobierno está utilizando la palabras anteriormente prohibidas como "crisis" o "burbuja", es una solución muy tentadora y sencilla el incrementar la oferta de empleo público para poder absorber parte de la masa de parados en forma de funcionarios.

¿Pero hasta qué punto eso es lo único que hace falta? No me malinterpreten, es un hecho innegable que haca falta más personal para hacerse cargo de la administración. Se necesita como el comer. Pero la cuestión no sólo radica en contratar más funcionarios, sino también el hacer que trabajen más eficientemente, porque si lo único que se hace es contratar más personal se obtendrá un sistema igual de ineficiente pero más grande y aún menos controlable. Además, ¿Es correcto hacer más grande e ineficiente un sistema simplemente para dar trabajo a más personas? ¿y qué pasa con los trabajadores del sector privado, trabajadores están más presionados para seguir adelante y no tienen la seguridad que les proporcionaría el estátus de funcionario? ¿no sentirían la medida como un insulto, contribuyendo a empeorar todavía más la imagen de los funcionarios?

Los recursos humanos son importantísimos, pero en este país da la sensación de que es lo único que importa. Desgraciadamente en España la tendencia es recurrir al número cuando las cosas funcionan, como si solamente el mero hecho de tener más personas trabajando en la administración arregla un problema estructural, cuando un estudio serio de la situación y una inversión decente en recursos materiales, formación laboral e infraestructuras agilizaría enormemente la capacidad del sistema y minimizaría las pérdidas. Y esos recursos que no se pierden en un sumidero que podría no existir se podrían emplear en otras materias: Subsidios de desempleo, políticas activas de creación de empleo y formación laboral, mejoras de infraestructuras, créditos ICO a las PYMES y las familias (ahora que la frasecita está de moda), programas de investigación y desarrollo...

Se ha demostrado muchas veces que en tiempos de guerra no suele ganar el que tiene el ejército más grande, sino el que tiene el ejército más preparado para la tarea que tiene delante. Evidentemente eso significa que el ejército tiene que ser grande, pero sobre todo bien equipado, bien preparado, bien motivado y bien liderado. Y cuando veo que en la oficina de empleo hay largas colas mientras quedan mesas vacías, que tienes que esperar media hora más de la hora que te han dado en el médico sencillamente porque los ordenadores están fuera de juego y el médico sencillamente no quiere expedir las recetas a mano porque luego resulta un auténtico coñazo dar parte (es lo que me ha ocurrido a mí, en serio), que no hay manera de encontrar responsables cuando las carreteras se cortan por la nieve porque cada administración se echa la culpa mutuamente, y que incluso en hacienda tienes que esperar media hora porque el funcionario no sabe utilizar un programa de ordenador para el que tendría que haber sido preparado hace meses, te das cuenta de que ninguno de los puntos que enumero se cumple en la administración española.

Si queremos salir adelante de esta crisis, debemos espabilar. Y ahora mismo es el momento de que el gobierno aproveche la coyuntura y se modernice, ahora que los precios no siguen subiendo y que las empresas matarían por un contrato oficial. Pero claro, esta modernización se tiene que hacer a todos los niveles, y a ningún jefazo le gusta que se le cuestione si su presencia o no en el puesto que desempeña sirve para algo. Además, pongamos las cosas claras, una administración eficiente es una administración en la que cada responsabilidad para cada uno está muy clara, y como la mayor parte de los políticos huyen de sus responsabilidades como del diablo, no creo que lleguen a reformar la administración como se necesita. Se limitarán a contratar más funcionarios. Eso si tienen dinero para ello.

2 comentarios:

  1. Yo propongo otra solución para aumentar el empleo, pero que ya está muy manida.

    Actualmente al empresario le sale más rentable tener a una persona a jornada completa y echando horas extras que contratar a dos personas a media jornada. ¿Por qué? Por los seguros sociales. De la primera forma pagas menos a la ss y te salen más baratos los despidos que de la segunda, así que tenemos a unos pocos trabajadores matándose a currar, mientras otros cobran el desempleo.

    Una forma de equilibrar la balanza hacia los contratos de media jornada o jornadas contínuas de 30-35 horas sería justamente invertir los incrementos de pagos sociales en función de las horas trabajadas.

    Ahora bien, ¿es deseable?

    Supongo que el sistema está montado de esta manera para tener un trabajo digno (entendiendo por digno trabajar las 8 horas y así tener dinero para otras cosas) y que los empresarios no hagan contratos basura (entendiendo por basura que te contraten 2 o 3 horas al día, porque no haga falta mucho más).

    Si se invierte el coste de los seguros sociales para favorecer la media jornada, algunos se buscarán dos empleos y seguirán trabajando lo mismo, quizá para la misma empresa, pero al final aumentaría la oferta de empleo, y se ganaría menos. ¿Mucho menos? Quizás no tanto, porque los costes de subsidio por desempleo serían menores. Además, cuando se dé la situación de que todas las familias distribuyan los ingresos, y todas ganen menos los precios harán lo mismo (al menos los de los productos básicos). Esto puede ser una ventaja temporalmente, al darle cierta competitividad (precios) al sector turístico.
    Lo que complica este escenario, es que partimos todos con unas deudas difíciles de pagar, y si empezamos a ganar menos, seremos todos unos morosos.

    Otras ventajas de tener a una gran parte de la población activa trabajando sólo 4-5 horas: menos desempleo, posibilidad de jornada contínua, con lo que se ahorra tiempo y energía en desplazamientos, tener tiempo libre de verdad para dedicar al ocio o la sociedad (tu familia, alguna asociación, etc).
    Inconvenientes(¿?): lo tienes más difícil si te gusta vivir a todo tren (modelo insostenible de consumo).

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo, Abraham. Sería una manera eficaz de repartir el empleo, que hay mucha gente a la que le falta poco para quedarse sin subsidio.

    Por otra parte, no se exactamente cuánto tendrían que gastar y/o ahorrar los empresarios en seguros sociales con esta medida. Me confieso ignorante en este asunto.

    Pero habría que contar con la voluntad de los que ya están trabajando. Es decir ¿serías capaz de ceder parte de tu sueldo a otra persona para que ésta pudiera trabajar? y más como tú dices, con la cantidad de personas que hay entrampadas con una hipoteca. Si queremos realizar ese tipo de medidas habría que suspender temporalmente el pago de las hipotecas para poder aliviar la situación de estas personas. Pero vete con eso a los bancos...

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email