jueves, 14 de febrero de 2008

Alternativas a la Deslocalización (I)

En otros artículos, ya he mostrado lo contraproducente que puede ser la deslocalización a largo plazo. Los efectos nocivos de esta política económica serían menores cuanto menos implantada estuviese al producirse sucesos contra esta, como los citados anteriormente. Dos alternativas son las principales bazas productivas más interesantes, con el añadido de que estas estrategias se pueden combinar para obtener mejores resultados: la creación y búsqueda de nuevos mercados y, la búsqueda de nuevos productos.

Nuevos mercados:

La búsqueda de nuevos mercados es la fórmula expansiva que ya aplican muchas empresas. Se buscan nuevas zonas donde introducir los propios productos; a veces, se llega a crear sistemas de apoyo a la venta y distribución o incluso fábricas en zonas específicas. Esto también se puede hacer en países en vías de desarrollo. En este último caso, si la empresa inversora está diversificada y es capaz de ofrecer un abanico de productos o tiene acceso a productos de otras empresas, puede optimizar su inversión por dos caminos simultáneos: ofrecer sueldos altos, como en un país desarrollado; y ofrecer además de sus propios productos, todos los que pueda, a sus trabajadores. Esta táctica tendrá muy claras consecuencias.

Las consecuencias de la aplicación de salarios equivalentes a los aplicados en un país desarrollado en uno en vías de desarrollo, junto a una importante oferta de productos por parte de la empresa que les da empleo, hace de los propios empleados, clientes. Estos clientes serán fieles al deber su muy notable mejor situación económica a la empresa que los empleó. Por otro lado, produce un efecto llamada de la población general del país, incluso de otros países, por obtener esas mismas ventajas laborales de una empresa dispuesta a darlas. Lo que permite a esta empresa diversificar aún más su inversión. En este caso, lo que se le paga al trabajador no sólo le es devuelto a la empresa empleadora por la compra de sus productos, sino que se puede producir cierto endeudamiento a favor de esta empresa por parte de sus trabajadores. Este endeudamiento se puede resolver con el tiempo, conforme se satisfacen las necesidades, pero la respuesta de los trabajadores a ese endeudamiento puede ser verse más implicados en su trabajo, tener más voluntad de cumplir con él y hacerlo lo mejor posible. Este endeudamiento ha de ser controlado.

La empresa, es aconsejable que controle este endeudamiento, para que no sea excesivo y se vuelva en su contra. El trabajador puede ser muy consciente de una deuda limitada, fácilmente asumible por él, pero siempre presente por su propia voluntad; puede agradecerla como una medida paternalista que no endeuda para siempre su futuro, pero que le permite progresar. Ante una deuda excesiva, el trabajador puede ver su futuro amenazado o puede tomar como derecho adquirido el engrosar desmedidamente su deuda, sin límites u oposición posibles. Esta deuda desmedida, ante cualquier contratiempo o rumor, pude crear un pánico en los trabajadores o protestas por encontrar cualquier insatisfacción. Tanto el pánico como las protestas, en este caso, pueden acabar violentamente. Por otro lado, la deuda desmedida puede ser engrosada sin que en momento alguno el deudor llegue a pagar un mínimo de esta. Cualquier intento por cobrar parte de esta deuda puede crear tanto el pánico como las protestas, como el hecho de que se proteste por retenciones sistemáticas en el sueldo por el pago de esta deuda.

(Continuará...)

Realizado por M.a.r.c.

2 comentarios:

  1. Los consumidores también podemos aportar nuestro granito de arena, intentando comprar productos hechos en nuestro país. Tarea muy difícil por otra parte.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Kesher:

    la cuetión no está en comprar productos hechos en el país, sino con denominación de origen, sea este origen el que sea y respondiendo a criterios de calidad. Esto ayuda a especializar la producción en aquellos productos que resultan mejores en cada zona y diferenciar así zonas de producción. Estas, por criterios de calidad entrarán diferenciadas en los distintos mercados, aumentando la variedad y diferenciandose de la competencia.

    En cuanto a tu cometario al artículo de la deslocalización, no te conformes, necesitamos gente que se de cuenta del problema y lo combata. Las primeras consecuencias las puedes ver en Estados Unidos, donde la situación de las hipotecas de alto riesgo se ha visto originada y agrabada, entre otros factores por la deslocalización. Espero poder publicar pronto un artículo al respecto. Un abrazo: Miguel Angel Ruiz Casas.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email