miércoles, 27 de febrero de 2008

Tipos de votantes

Quien más y quien menos habrá analizado alguna vez a los políticos, pero ¿alguna vez se han parado a pensar como son los ciudadanos a la hora de votar?

Vamos a ver grosso modo los prototipos de votantes más facilmente reconocibles. Más de uno probablemente se sienta identificado con alguno de estos prototipos y haya vivido en más de uno a lo largo de su vida electoral.

El votante fundamentalista o futbolero
Este es probablemente el más fácil de reconocer. Es aquel votante que cree ciegamente en su partido independientemente de lo que haga este. Ya puede fusilar a miles de personas, montar una guerra, subirle los impuestos, dejarle sin casa o meter a toda su familia en la carcel, este seguirá votándolo.

Lo mejor para saber si alguien se ha convertido en fundamentalista, es discutir con este de política. Si es absoluta y completamente imposible razonar con él, es fundamentalista.

Y es que este es como el típico aficionado al futbol. Pedir a alguien que siempre le ha gustado el madrid que se cambie al barsa es imposible. Pues en política ocurre lo mismo con estos votantes. Por desgracia estos votantes son muy abundantes lo que pudre la democracia ya que estos no varían en su eleccion durante el resto de su vida electoral.

Si solo hubiera este tipo de votantes en una democracia, viviríamos en una dictadura que solo cambiaría de lider con el relevo generacional.

Evidentemente a este votante no van dirigida ninguna de las propuestas ya que estos forman parte siempre de la cantera de votos de los partidos.

El votante pesetero
Es aquel que pone sobre una especie de balanza todas las propuestas de los partidos, evalúa y elige aquel que más le favorece. A este votante van dirigidas las propuestas gancho o la compra de votos (vease rebajas de impuestos populares o los cheques socialistas).

Este tipo de votantes, sin ser tan numerosos como el grupo anterior, representan una parte importante. Por ello los partidos se lanzan como locos a la caza de este tipo de votante ya que pueden determinar el resultado. Y es que muchas veces, cuando no hay acontecimientos politicos que distorsionen la eleccion, suele ser la economía y las propuestas de este tipo las que determinan el resultado.

El votante costumbrista
Este es el típico votante que le da un miedo terrible cambiar de partido. Lleva tantísimo tiempo votando a su partido que ya no sabe realmente ni porque lo hace.

Normalmente suelen ser personas de avanzada edad. Este perfil también suele ser muy abundante y presenta con frecuencia cuadros de fanatismo.

El votante intelectual
Más que a un partido, este votante se aferra a una ideología y según esta, vota a aquel partido que más se aproxima a sus ideas. A este votante suelen ir dirigidas ideas más que propuestas concretas. Si nos fijamos, los partidos siempre tratan de enmarcarse dentro de una ideología.

Vease por ejemplo: IU la autentica izquierda, PSOE con la idea de ser un partido progresista, o el PP con la idea del centrismo moderado.

El votante vengativo o castigador
El votante ha sido damnificado por alguna medida o consecuencia de la gestión del partido gobernante. Puede ser a cualquier nivel (municipal, autonómico o general), y puede que tenga razón (y vota como castigo) o no (y vota como venganza), pero aprovechará la primera oportunidad que las urnas le presenten, sólo para hacer daño.

Por ejemplo y tristemente, la gente que votó al partido socialista como castigo al 11-M, o en el caso de Andalucía el castigo de los votantes de IU cuando intentó coaliarse con el Partido Popular para expulsar del gobierno al PSOE.

El votante miedoso

Es aquel que se guía por el miedo a la hora de votar. El miedo a perder una determinada prestación, a que llegue determinado partido o simplemente a un miedo irracional hacia algun candidato, provocan la participación de este votante.

Todos hemos oído alguna vez la típica frase de nuestras amantísimas abuelas diciendo que van a votar porque sino les quitarán la pension.

El votante útil
Es aquel que vota solo opciones políticas con opciones reales de sacar representación. A estos apelan mucho los grandes partidos especialmente cuando las elecciones son muy reñidas. Por ejemplo, todos hemos oído alguna vez al Psoe pedir el voto a los votantes de IU apelando al voto útil de la izquierda.

El votante resignado
Es aquel que se resigna a elegir a pesar de ser consciente de que no hay ninguna posibilidad real de que su partido sea elegido.

El votante idealista
Muy parecido al anterior, vota partidos que no tienen ninguna posibilidad de ser elegidos, pero con la diferencia de que suelen ser partidos que buscan ideales de justicia, igualdad, etc... Vease por ejemplo el partido por un mundo más justo (PUM+J)

El votante terrorista
Aquel que obliga a los demás a votar la opción política que él quiere. No hacen falta bombas ni pistolas para ver votantes así. Nueras que obligas a sus suegras, mujeres a sus maridos, padres a sus hijos mayores, etc...

Estos votantes suelen ir con el sobre preparado para toda su familia que concienzudamente se ha preparado antes de ir al Colegio electoral.

Estos terroristas, suelen ser por lo general también votantes fundamentalistas.

El votante idólatra o miembro de secta
Aquel cuyo fanatismo por un lider político se asemeja al de un aficionado a un grupo musical. Para este votante, la luna, el sol y las estrellas no las puso Dios, sino su amado lider. Y es que este tipo de votantes son tan influyentes como los miembros de una secta. Menos mal que los políticos no piden a sus votantes suicidios colectivos.

El votante jurado de Mister/Miss España
Para este tipo de votantes, las elecciones no son un proceso para elegir al partido más capacitado para liderar el país, sino un concurso de belleza donde hay que elegir al partido cuyo lider sea más guapo o guapa.

¿Se reconocen en alguno de estos perfiles?

4 comentarios:

  1. Yo estoy entre intelectual, idealista y una tercera opción que creo que no has contemplado: inconformista. Es decir, el votante en blanco, o incluso el que se abstiene activamente y no por pasotismo. Aquel que no se resigna a que la política se reduzca a esta mierda.

    La mayoría de españoles son costumbristas o fundamentalistas.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo los dividiría entre los que piensan lo que hacen y los que no piensan. Los que no piensan son toda suerte de fundamentalistas, costumbristas, etc, que actúan por inercia, porque se dejan llevar por otros, por no calentarse el coco. Los que piensan lo que hacen los dividiría a su vez en el criterio por el que se rigen: Ideales, Capacitación, Sentido estético o Interés personal. A su vez, los criterios que utilizan éstos que piensan pueden ser reales o infundados.

    Por ejemplo, la viejecita que piensa que mejor ir a votar para que no le quiten la pensión tiene un buen criterio de interés personal (que no le quiten la pensión). Pero este criterio es infundado, sólo existe en la imaginación de esta señora.

    El votante "castigador" tiene un criterio idealista: el partido que le gusta ha hecho algo que no le gusta y, aunque piense que es el que mejor puede gobernar, prefiere anteponer los ideales al interés personal, pues de lo contrario su partido se puede "corromper".

    Y yo diría que kesher es también idealista, lo que varía es su ideal (contrario a toda la clase política). Yo prefiero pensar que me sitúo entre 40 % idealista y 60 % interesado. Y como pertenezco a la clase trabajadora, mis intereses me sitúan en la izquierda (por ahora, el día que sea muchi muchi millonario me lo pensaré).

    ResponderEliminar
  3. "contrario a toda la clase política"

    ... actual :-)

    Quizás algún día cambie el sistema político y surja un grupo de políticos que me inspire confianza.

    ResponderEliminar
  4. Desde este punto de vista, todos los politicos son votantes terroristas XXXD
    (Pelin alarmista no?)


    Reflexion: Si "todos los votantes son fundamentalistas y constumbristas" ¿por que cambian los gobiernos?

    PD: Alegrate que haya bipartidismo y no estemos en Venezuela :S

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email