jueves, 9 de octubre de 2008

Confianza en juego

Para entender un poco la importancia de la confianza en el sistema financiero imaginemos un juego en el que tenemos un banco con solo dos depositantes uno llamado “Yo Mismo” y el otro al que llamaremos “El Vecino”.

Ambos tienen la misma cantidad de dinero depositada en el banco "Sacacuartos" que suponen los ahorros de toda su vida, a los que evidentemente tienen mucho apego.

Imaginen también que el banco, debido a su actividad comercial, tiene la mitad del dinero de los depositantes prestados en bonos a otro banco llamado “Ruinoso” que ofrece muy buenos rendimientos. A finales de este año, el Ruinoso anuncia que se declara en quiebra y que no puede hacer frente a sus pagos por la crisis hipotecaria.

Yo Mismo y El Vecino han leído la noticia de esta espectacular quiebra en el periódico y están preocupados porque no saben si su banco, el Sacacuartos, ha tenido relación o no con el banco Ruinoso.

Según los rumores que han oído Sacacuartos había comprado bonos del banco Ruinoso. Sin embargo desde el gobierno Pepito Solbes, ministro de economía insiste en la solvencia de los bancos del país.

Para el banco Sacacuartos, que evidentemente niega que haya sido afectado, la situación es un tanto crítica: solo tiene dinero para poder hacer frente a la mitad de los depósitos.

Así pues a Yo mismo y a El Vecino se le plantean dos opciones en estos momentos:
  • Confiar y por tanto dejar el dinero en el banco
  • No confiar y sacar el dinero del banco
En función de lo que decidan ambos pueden presentarse varias situaciones:
  • SITUACIÓN 1: Que ambos confíen y por tanto dejen el dinero en el banco, en cuyo caso el banco Sacacuartos podrá solventar la situación crítica que experimenta en unos meses.
  • SITUACIÓN 2 Y 3: Que uno de los dos sace su dinero y el otro no. En este caso el banco Sacacuartos se encontraría sin fondos, técnicamente en suspensión de pagos y al borde de la quiebra. Podría seguir funcionando si el que dejó el dinero en el banco no lo decide sacar y es rescatado por otra entidad bancaria o por el mismo gobierno.
  • SITUACIÓN 4: Que los dos acudan al banco a la vez, en cuyo caso el banco se encontraría que solo podría devolver la mitad de sus ahorros a cada uno y tendría que declararse en bancarrota.
Así pues, vemos que todo queda en manos de la confianza que Yo mismo y el Vecino tengamos en el sistema financiero ya que en el momento en que se conociese la situación real del banco, ambos acudirían corriendo a por el dinero antes que el otro en previsión de que el otro haría lo mismo.

Estamos pues ante un juego de Nash en el que, aunque la situación óptima sería la primera dejar ambos el dinero en el banco; pero donde el equilibrio estaría en que ambos desconfiarán y sacarán el dinero haciendo quebrar el banco.

Por ello al gobierno y a los bancos, en una situación crítica, se le plantean pocas alternativas en caso de grave crisis del sistema financiero:
  • Ocultar el problema y confiar en que se solucionará con el tiempo
  • No ocultarlo y garantizar (por parte del gobierno) todos los depósitos de los ahorradores en el sistema bancario.

En caso de ocultarlo si se llegara a descubrir supondría la quiebra del sistema (salvo que el gobierno interviniese). Pero en todo caso se perdería credibilidad en el gobierno clave para la supervivencia del sistema.

En caso de no ocultarlo todo pendería de un hilo: la confianza en el gobernante. ¿Por qué? Porque no hay gobierno que sea capaz de responder por la totalidad del sistema financiero. Es decir, por mucho dinero que pueda manejar un gobierno, nunca será mayor a la totalidad de los activos (dinero) que hay depositado en el sistema bancario.

Dicho en otros términos, garantizar todo el dinero del sistema lo único que pretende el gobernante es generar confianza para que no se retire el dinero del banco. Si todos acudiéramos a retirar el dinero, no habría suficiente para todos y no habría gobierno capaz de aguantar la ruina del sistema.

¿Entienden ahora a la gravísima situación a la que nos enfrentamos? El problema no es tanto como de afectados estemos, sino la confianza que tengamos en el gobierno y nuestros bancos. Más vale por tanto que confiemos porque hay mucho en juego.

5 comentarios:

  1. Sí, vale, lo mejor es que Yo Mismo y Mi Vecino confíen sus ahorros al banco. Pero...
    ¿qué pasa si la situación está tan mal que ambos individuos necesitan sacar los fondos?
    La vida sube, hay que pagar hipotecas, el desempleo aumenta... es lógico que acabemos echando mano de los ahorros (el que aún los conserve, claro).
    Si ninguno se adelanta a sacar antes de que le haga falta, cuando el banco diga que no tiene para pagar, todos, al mismo tiempo, se quedarán sin ahorros, de un plumazo.
    Si alguno ha querido ser listo, tendrá sus ahorros disponibles para seguir liquidando sus cuentas, aunque precipitará la quiebra del banco.
    En el primer caso, se obligará al Estado a intervenir de forma masiva para salvar a sus arruinados ciudadanos. En el segundo se obligará al Estado a intervenir para que los que se han quedado sin nada no sigan robando/dejen de matar a los listos que guardaron su dinero.
    Si me das a elegir entre socialismo o estado policial, me quedo con el primero, así que coincido es que es mejor que todos dejemos el dinero en el banco.

    ResponderEliminar
  2. "..lo único que pretende el gobernante es generar confianza para que no se retire el dinero del banco..."

    "... Es decir, por mucho dinero que pueda manejar un gobierno, nunca será mayor a la totalidad de los activos (dinero) que hay depositado en el sistema bancario..."

    Bonita forma de generar esa confianza :)

    "Según los rumores que han oído Sacacuartos había comprado bonos del banco Ruinoso."

    je,je como los rumores de Caja Murcia del otro post?

    ResponderEliminar
  3. Te ha quedado muy didáctico.

    Por cierto, tienes cambiadas las situaciones 2 y 3 de la segunda tabla:

    Si Yo Mismo saca el dinero y El Vecino no (Situación 2), el dinero de Yo Mismo está fuera, no atrapado (a no ser que te refieras a que lo tiene agarrado y no lo quiere soltar xD ).

    Me gusta la línea que estás siguiendo últimemente, sigue así.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con tremendelirius. Además ¿no os habéis fijado que el problema de la desconfianza es también en el otro sentido? porque, a ver, ¿por qué narices sube el Euribor cuando cuando han bajado los tipos de interés? Porque los bancos no confían en los españoles (o europeos). Sí, ya sé que el Euribor es la medida de confianza mutua que tienen los bancos entre sí, pero ¿por qué los bancos no confían en otros bancos? porque ninguno confía en los clientes, que son los que al final pagan las hipotecas. Si ningún banco tiene confianza en sus clientes, mucho menos en sus iguales, y así está el Euribor como está.
    La verdad es que creo que en este orden de cosas la medida del gobierno de los préstamos y avales por 30.000 millones de euros podría ser contraproducente: Posiblemente se quedará en los bancos y no llegará a los ciudadanos, que son los que sufren las consecuencias.

    ResponderEliminar
  5. Os invito a leer un artículo sobre el tema.

    Autor :La casa de Siddharta
    http://vdevivienda.blogspot

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email