martes, 7 de octubre de 2008

Más lunes negros que reyes godos

En medio de tanta tempestad empieza ya a convertirse en una costumbre lo del lunes negro. Tanto es así, que van a tener que buscar otra denominación u otra categoría si los noticiarios no quieren gastar la palabra negro. Algo quizás como Lunes tormentoso, Lunes Gris o Lunes de Pánico porque como esto se convierta en una costumbre en vez de la lista de los reyes godos nuestros hijos tendrán que memorizarse la lista de los lunes negros de la historia bursátil.

Nadie duda ya de que este año acabará como el año más horrible de la historia económica desde el archiconocido crack del 29. Este año hemos vivido 5 lunes negros, un mes casi continuo de caídas, la quiebra de la banca de inversión americana con su subsiguiente nacionalización y el mayor plan Marshall financiero que se recuerda.

Pero aún así y todo sigue habiendo especuladores que ganan dinero. Aunque pueda parecer extraño, todavía se puede hacer negocio en este mundo donde todo parece que se derrumba.

Se puede especular con alimentos aún a costa de causar miseria y muerte. Se puede especular con petroleo a pesar de estar cayendo su precio. Se puede especular con moneda a pesar de tanta turbulencia. Incluso se puede especular en bolsa por mucho que esta caiga. Solo hay que saber qué comprar, cuando comprar y donde comprar (y por supuesto tener los medios economicos para hacerlo).

Por poner un ejemplo imaginemos que en nuestra infinita sabiduría hubieramos sabido de antemano en septiembre que las bolsas iban a darse batacazos 4 lunes consecutivos y que los viernes correspondientes se iban a recuperar espectacularmente. ¿Qué haríamos? Pues vendemos a final de sesión el viernes y compramos a final de sesión el lunes. Así con los valores del IBEX durante estas 4 semanas hubieramos ganado a lo tonto un 18 % (comprobado empíricamente).

Todo consiste en hacer la arriesgada maniobra de comprar cuando todos venden y vender cuando todos compran. Por desgracia de esto solo se benefician las grandes fortunas que tienen programas informáticos de especulación que básicamente compravenden activos simplemente calculando las tendencias.

Si esto solamente se limitase a jugar con acciones pues todavía podríamos decir que no hacen daño a nadie, pero es que esto se hace masivamente con necesidades tan básicas como el petróleo o lo que es más grave, con comida.

Así no es de extrañar que hayamos llegado en esta situación en donde el mismísimo corazón del sistema capitalista está gravemente dañado por una cosa tan ridícula como haber intentado hacer un negocio de la compraventa de casitas.

Ójala salgamos de esta, pero salgamos con un sistema mejorado, antiespeculativo y que no juegue con la miseria humana por que sino llegaremos a ver muchos más lunes negros que reyes godos.

3 comentarios:

  1. Y aún así los chinos siguen creciendo. Supongo que así se sentían los romanos con los barbaros a las puertas...

    ResponderEliminar
  2. Los chinos se verán afectados por el hecho de que son los mayores exportadores de productos del mundo. Ahora cuanto? ni dea. Pero yo intuyo que acabará convirtiendose en el relevo estadounidense en el campo economico.

    ResponderEliminar
  3. Además, Tremen, aunque es cierto que las grandes fortunas disponen de esos recursos que tú dices (y aún hay más, como las redes neuronales, los asesores, etc), la extrapolación de resultados a partir de las variables obtenidas mediante observación es en el mejor de los casos incierta. Hablando claro, nadie tiene una bola de cristal para ver el futuro. ¿Tú crees que las empresas estadounidenses que se han estrellado este verano-otoño, como Lehman Brothers, AIG, o el Banco Hypo aquí en Europa no disponían de dichos recursos? Además, aunque estos métodos puedan ser 99,9% de efectivos, no olvidemos el famoso efecto mariposa, que puede causar auténticos estragos.
    Ahora bien, que haya gente lo suficientemente hábil como para inducir esos cambios y llevarse el gato al agua acosta de los demás, siempre ha habido y siempre habrá. Pero creo que ahora mismo la especulación es una práctica de riesgo, y ni siquiera con la comida (bien perecedero), el petróleo (ahora mismo en problemas como tú dices), la moneda (con todos los altibajos que está teniendo) u otros productos se pueda tener éxito mientras la confianza del consumidor medio no se asiente.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email