jueves, 14 de mayo de 2009

Aborto no es progreso

Nunca entenderé la utilización indebida de la palabra progresismo. Para mi el progreso de una sociedad siempre ha simbolizado el avance, el paso hacia delante, la mejora. Sin embargo esta palabra, de la que se han adueñado algunos partidos políticos se ha convertido en bandera para defender unas causas difíciles de comprender.

En el caso del aborto, tema muy recurrente en las discusiones políticas, se suele asociar este con la idea de progreso. Probablemente se deba al hecho inherente de que la Iglesia, siempre considerada como conservadora o de “derechas” ha hecho de la lucha contra el aborto una de sus batallas.

Frecuentemente la doctrina eclesiastica y yo no nos llevamos muy bien, pero en esta cuestión no puedo evitar estar, al menos parcialmente, de acuerdo con sus postulados. El aborto, innegablemente, es un asesinato, pues aunque un feto no sea una vida en sentido estricto, es un proyecto de vida. ¿Por qué entonces convertir un asesinato en un derecho, algo que ampara la ley? ¿No sería mejor como actualmente algo despenalizado para que al menos se entienda que es moralmente reprobable y un último recurso?

El aborto en todo caso debería simbolizar el fracaso de la educación, en el ámbito privado, por parte de los padres y en el ámbito público en las políticas de prevención de embarazos no deseados. Es innegable que cuando una mujer llega al extremo de querer abortar, salvo por cuestiones médicas, algo ha fallado. Y en la medida de lo posible se deberían de evitar.

No niego que en algunos casos extremos se debería permitir, especialmente en el caso de que la vida que alberga a otra vida corriese peligro o supusiese un gran trauma físico y psicológico para la madre. Pero amparar el aborto como norma general en la base de que muchos son embarazos no deseados no me parece adecuado. Nada obliga a la mujer a aceptar al niño que albergará en su vientre durante 9 meses. Una vez nacido puede darlo en adopción.

Me llama mucho la atención las largas listas de espera para adopciones que hay en España pues por lo visto nacen muy pocos niños no deseados. ¿No sería esta la mejor forma de solucionar ambos problemas?

Pero aceptar de por si que terminar con un proyecto de vida es un derecho de la mujer independientemente de las causas que llevaron a esta a concebir voluntaria o involuntariamente no es progreso. Es un fracaso en toda regla pues el terminar con una vida nunca lo puedo entender como un avance social. En todo caso sería un avance social cuando no se tuviera que llegar a esos extremos. Sería un avance si los menores aprendieran los métodos anticonceptivos. Si a los niños se les enseñara desde pequeños educación sexual. Si se les enseñara en definitiva a prevenir situaciones extremas que deriven en abortos. Pero aceptar porque sí que la mujer tiene derecho a abortar sin anteponer otros métodos y sobre todo sin dar una educación previa, no es un avance. Es un retroceso social.

3 comentarios:

  1. Que fácil sería financiar “Redmadre” y su apoyo a la mujer embarazada.

    ResponderEliminar
  2. Haceros la siguiente pregunta: Hoy por hoy, ¿quién se queda embarazado si no quiere?

    Pues un caso puede ser por violación, y ahí se entiende que no quieras tener al hijo de un violador (seguramente no le querrías y sería malo para todos). Pero este caso ya lo contempla la ley.

    Nos queda entonces parejas que acaban de romper, adolescentes sin cabeza, o ambientes marginales con escasa cultura. También puede ocurrir en otro tipo de relaciones, que fallen los sistemas anticonceptivos, bien por error en su uso, bien por falta de eficacia.

    Y otra pregunta. ¿Por qué no quieren tener niños? Con lo bonito que es tener hijos, ¿no? Pues cada grupo tiene sus propios motivos para no querer tenerlos "en ese momento". Unos por falta de recursos, otros por falta de un ambiente estable, otros por falta de capacidad y responsabilidad, otros porque el año que viene es mucho mejor porque nos mudamos de casa. Otros incluso, porque les estropearía la figura. Motivos de peso unos, banales otros, que desaconsejan el embarazo.
    Mejorar la educación reduciría el número de embarazos no deseados entre los adolescentes y quizás entre gente desfavorecida. El adolescente que no compra preservativos por vergüenza y/o miedo a los padres, la pareja pobre que no toma la píldora diaria porque es cara, son cosas que se podrían evitar. Y hasta ahí, todos de acuerdo.

    Pero no vivimos en un mundo maravilloso, la educación no es perfecta y los medios anticonceptivos no funcionan siempre. La mujer queda en estado y SABE que no es el momento adecuado. Se tarda un tiempo en averiguarlo, dos o tres meses, e incluso se tarda algo de tiempo en tomar una decisión. Si le añades los retrasos del sistema sanitario, puede que al feto hasta le lata el corazón. Y se convierte en una cuestión moral. ¿Será un asesinato interrumpir la gestación?

    Siendo pragmáticos, si ignoramos la cuestión moral del aborto, su práctica resulta beneficiosa para la sociedad. Evitas que miles de niños se críen en ambientes perjudiciales, que luego pueden desatar oleadas de crímenes como la que ocurrió en los ochenta en estados unidos, que terminó "misteriosamente" veinte años después de que se anulara la prohibición del aborto. Hoy ya se sabe con seguridad que legalizar el aborto disminuye el crimen y la marginalidad.

    Entonces analicemos la cuestión moral. Para la doctrina católica, el feto tiene alma desde el mismo momento en que es fecundado, o segundos después, o qué sé yo. El caso es que les parece mal en cualquier momento. Como eso del alma no es muy objetivo, no todo el mundo cree que exista tal cosa, necesitamos otra razón para que sea moralmente reprobable cometer un asesinato.

    A mí se me ocurre que la razón profunda por la que asesinar está penado por la sociedad es que se trata de un acto que no favorece en nada la convivencia pacífica de esa sociedad, que si todos fuéramos por ahí asesinando a quien nos cae mal, al poco tendríamos un auténtico caos. Matar a un niño es, si cabe, más grave, ya que ellos tienen más esperanza de vida que los adultos y representan más posibilidad de supervivencia, además de que durante su crecimiento necesitan más protección porque están más indefensos.

    No termino de ver, ni compartir, que sea un crimen abortar con el feto en estado embrionario, si con ello salen beneficiados todos, la mujer, la pareja, la sociedad en general. Quizás sí lo era cuando las enfermedades diezmaban la población, cuando sobrevivir era difícil, cuando cualquier niño extra era una ventaja para el grupo, aunque fuera una carga para la madre. Pero ahora la situación es al revés.

    Adaptarse a los nuevos tiempos es progresar.

    ResponderEliminar
  3. Banalizar la creacion vida de esta manera no me parece correcto. La ley como ha estado hasta ahora es suficiente. Ampliar los plazos me parece moral y eticamente incorrecto. Poner como excusa la burocracia sanitaria, o la tardia detección del embarazo para alargar dichos plazos, no es razón suficiente. Agilicemos la atencion sanitaria para que la gente no tenga que esperar tanto, o facilitemos test de embarazo. Si aun con esas la gente sigue queriendo abortar "fuera de plazo", se trata entonces de un caso grave de irresponsabilidad, en cuyo caso no tiene capacidad para decidir sobre la interrupcion de su embarazo.
    Que sea beneficioso para la sociedad tampoco es una razon valida, resulta economicamente y moralmente mas beneficioso difundir de forma masiva la pildora del día después, o abaratar los metodos anticonceptivos. La prevención siempre es la mejor solución. Si no has sabido prevenir, entonces atente a las consecuencias.
    Por otro lado facilitar la interrupcion del embarazo por parte de menores sin el consentimiento de los padres, me parece otra aberracion que facilita la cultura de ruptura de la comunicación familiar. Si se ha tenido que valorar la aprobación de esta ley es que algo está fallando en nuestros valores familiares. Si queremos fomentar una cultura de unidad familiar independientemente del signo o tipo que sea desde luego éste no es el camino. Es como cuando llega el día de las notas y los niños con suspensos temen las broncas de sus padres, con lo que tendrían que pedirles a papi gobierno que les permitieran llegar con falsos aprobados mientras hacen sus recuperaciones, así ellos no se llevan disgustos y sus padres tampoco.
    En definitiva estamos fomentando una cultura de evasion de responsabilidades. Y si nadie se quiere hacer responsable de sus actos, ¿Que futuro tendremos nosotros y nuestros hijos?

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email