martes, 12 de mayo de 2009

La Mente Irracional (1/3)

Entre los grandes logros de la humanidad, podríamos incluir el descubrimiento de la lógica y el pensamiento racional. Pero en el fondo seguimos siendo animales y nos dejamos guiar por instintos, instintos que afloran incluso cuando creemos que estamos razonando.

En esta serie de artículos, voy a detallar en qué consisten principalmente estos fallos.

1.- Sobrevalorar lo inmediato sobre lo futuro.

A veces nos planteamos si debemos hacer una cosa o no, puesto que si la hacemos puede significar una pérdida o malestar futuros. Aplicando el problema de manera racional, uno compararía lo que va a obtener ahora con lo que va a obtener seguro mañana, y se decantaría por la opción que le dé más beneficios.

Pondré algunos ejemplos, y que cada cuál piense sinceramente que opción elegiría.
  1. Esta tarde tengo 1 hora libre para ir a donde me gusta. La semana que viene tendré 3 horas y lo pasaré mejor. Pero si voy hoy, no podré ir la semana que viene (posiblemente por falta de dinero).
  2. Estoy comiendo mi plato preferido, y cuando voy por la mitad, me doy cuenta de que no tengo espacio suficiente para terminar el plato y comerme el postre. ¿Termino el plato y del postre ya hablaremos o hago el esfuerzo de esperarme?
  3. Me han ofrecido un empleo muy bueno, pero empezaría a trabajar dentro de unos meses. Mientras tanto, me llaman de otra empresa para que empiece a trabajar mañana mismo, aunque el sueldo no es tan bueno. Supongamos que tengo dinero suficiente para esperar al primer empleo.
  4. He salido y me lo estoy pasando muy bien. Me apetece seguir unas horas más, pero mañana tengo una excursión, y necesito dormir bien para disfrutarla. Nota: La copa de ron-cola ayuda a ver las cosas más claras.
Curioso. Cuando te planteas qué es mejor desde la distancia, lo tienes muy claro. Pero en el momento sientes una especie de ofuscación y eliges lo incorrecto. En la mayoría de los casos, ni te lo llegas a plantear.

Esta puede ser la razón de que la gente prefiera pagar menos impuestos, aunque pagar más al final le beneficie.

Fdo por Abrahamjpalma*

* Este artículo ha sido escrito por un lector habitual. Si deseais mandar algún artículo recordad que podeis hacerlo a la dirección de correo electrónico que teneis a vuestra derecha.

4 comentarios:

  1. Es una buena reflexión, Abraham, pero me temo que falta dos detalles, la información disponible en el momento de la elección y las circunstancias locales al momento de la elección. Siguiendo tus ejemplos:

    1- ¿Estás completamente seguro que vas a poder disfrutar de esas tres horas la semana que viene? ¿tienes la absoluta certeza? porque pueden pasar muchas cosas en esos días. Además ¿cómo te va a sentar mejor, ésta hora de hoy o las tres de la semana que viene? porque puede ser que no disfrutes de esas tres horas más que de esta ahora mismo.
    3- En el caso del trabajo es lo mismo ¿qué seguridad tienes tú de que dentro de varios meses vas a poder trabajar? ¿Y si pudieras trabajar en el inmediato y luego dejarlo para trabajar en el otro?

    Voy a obviar los ejemplos dos y cuatro porque ahí estoy dudando. Podría dejar el postre para la cena, por ejemplo, y no tomar nada más que el plato. Aunque probablemente en ambos casos lo resolvería tirando una moneda al aire... :P.

    Es evidente que para una reflexión correcta nos hace falta toda la información posible completamente disponible. Incluso las circunstancias locales forman parte de la información disponible. Y si no, sólo tienes que fijarte en el comentario que te he soltado sólo con la tercera parte de tu artículo. Ya veremos si al final no tengo que desdecirme yo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, no se trata de una reflexión mía. Lo he sacado de un libro de psicología que cayó en mis manos hace tiempo, adaptado ligeramente.

    ResponderEliminar
  3. Está muy relacionado con el tema de la aversión al riesgo que dabamos en economía. No todo el mundo lo es, pero en general predomina cierta aversión al riesgo y por eso se prefiere muchas veces disfrutar de las cosas presentes que arriesgar y no poder disfrutar en un futuro.

    Con los impuestos también se puede analizar así. La gente prefiere no pagar impuestos ante la incertidumbre que le supone dar a un ente dinero para que lo administre como mejor le parezca.

    ResponderEliminar
  4. Esa es la idea, Tremen. Tratar de utilizar cosas que se sabe sobre la mente humana para analizar las cosas que para nosotros no tiene mucho sentido. El análisis puede ser correcto o no, pero es una forma de abarcar el problema que tiene más posibilidades de éxito que la simple especulación. En realidad, la causa por la que la gente prefiere que les bajen los impuestos puede ser cualquier otra, pero ahora tenemos una herramienta más para tratar de comprender.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email