domingo, 24 de mayo de 2009

La crisis de la Democracia Europea

Las próximas elecciones al parlamento europeo del 7 de Junio, que para muchos serán intrascendentes, puede que sean las más importantes de la historia de la Union.

Importantes porque pondrán de relieve que la Union Europea vive una grave crisis, pero no una crisis económica, sino de concepto. La construccion europea cimentada sobre países, en vez de sobre los ciudadanos, ha hecho que estos se hayan alejado cada vez más de las instituciones europeas por sentirlas lejanas y poco representativas.

Al amparo del desencanto han surgido movimientos extremistas y euroescépticos que culpan a la Union de todos los males surgidos en los países donde estos movimientos prosperan.

En España, un país tradicionalmente proeuropeo no estamos al margen de este proceso. El desencanto por la Union crece y aunque a nivel de partidos todavía ese desencanto no haya sido recogido por ninguno, lo cierto es que eleccion tras eleccion la participacion cae fruto de la lejanía entre los ciudadanos y los políticos europeos.

Lo peor es que estos procesos, lejos de ser un foro para discusiones de trascendencia europea se han convertido en referendums sobre la gestión de los partidos políticos nacionales. Poco importa el futuro de Europa, nos importa más si el Psoe o el Pp ganará, cuando en Europa, socialistas y populares coinciden en las votaciones parlamentarias un 97 % de las veces.

Europa ya no importa y no es culpa de los ciudadanos. Es culpa de los políticos, que han preferido preocuparse por cosas como las cuotas de poder de los países o del dinero que cada país pone o recibe, en vez de ahondar en reformas que beneficien a los ciudadanos.

No cabe duda que si no fuera por nuestra integración, la nacion europea no sería tan próspera como lo es ahora, pero sus ciudadanos no lo perciben, a ellos no llega el sentimiento europeo porque la democracia europea no funciona. Nos limitamos a votar a un Parlamento prácticamente sin poder, con la única capacidad de vetar leyes y que es elegido cada 5 años. Un parlamento formado por grupos políticos nacionales en lugar de partidos políticos europeos.

Para los que creemos en Europa, es triste que en estas elecciones los verdaderos ganadores vayan a ser la abstencion y el euroescepticismo. Pero es quizás lo que se merezcan nuestras instituciones para que se den cuenta de que algo no funciona. Hay que refundar Europa. Reconcebir todas sus instituciones, sus organos de gobierno, su parlamento, los países miembros, todo con la idea de acercar verdaderamente Europa al ciudadano. De convertir a Europa en una Democracia auténtica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email