miércoles, 29 de julio de 2009

Nacionalismo e ideología

Seguro que recordarán el suceso de este pasado domingo, cuando Alberto Contador tuvo que escuchar, por accidente, el himno nacional de Dinamarca. Y seguramente habrán oído comentarios aludiendo a que si este hecho se hubiera producido en España con los franceses, se hubiera montado un incidente diplomático.

¿Es así? ¿Hay países más preocupados por la exaltación patria y la simbología nacional? En definitiva, ¿son unos países más nacionalistas que otros?

En primer lugar hay que aclarar el término nacionalismo. En España el nacionalismo se tiende a asociar con la idea de regionalismo y separatismo. Si hablamos de nacionalistas, automáticamente nos viene a la cabeza regiones como Cataluña, Pais Vasco. Regiones que por circunstancias históricas y lingüisticas han tenido en la defensa de su identidad nacional una de sus principales luchas.

Pero nacionalismo no se ciñe exclusivamente al ámbito de las autonomías. El nacionalismo como la propia palabra expresa se refiere al concepto de Nación. Y su significado no es más que la exaltación y defensa de una serie de valores que se consideran comunes a un pueblo (idioma propio, costumbres, etc…)

Queda claro por tanto que también en los países puede haber sentimientos más o menos nacionalistas. Que haya más o menos exaltacion de estos valores se debe a una serie de circunstancias propias de cada país.

En España y otros países como Alemania o Italia que han vivido regímenes totalitarios se suele hacer una asociación ideológica entre la bandera y esos regímenes. Cuestiones que también ayudan son el hecho del parecido razonable de la simbología totalitaria de entonces con la actual que ha quedado.

Por tanto suele haber reparos entre los habitantes de estas naciones a expresar el sentimiento nacionalista por miedo a que se haga una asociación con una corriente ideológica.

En cambio, en países donde estos regímenes no tuvieron éxito, tales como Francia, Inglaterra y especialmente, en los Estados Unidos es habitual y muy normal que sus habitantes muestren una actitud manifiestamente nacionalista.

Nacionalismo e intolerancia
En cierto grado todos hemos manifestado en nuestra vida ciertas actitudes nacionalistas. El mero hecho de hablar bien de nuestra tierra (en lugar de ser objetivos), sentir añoranza por esta, etc… ya demuestra cierta nostalgia patriótica. Ello no significa que seamos intolerantes. El problema viene cuando llevamos estas actitudes al extremo dejando de un lado la objetividad.

Las personas abiertamente nacionalistas suelen ser intolerantes con todo aquello que se aleja de sus esquemas normales propios de su Nación. Este tipo de personas suelen entonces rechazar todo aquello extraño, extranjero o que viene de fuera. Es entonces cuando surgen problemas como la xenofobia y el racismo.

¿Nacionalismo = Derecha?
Siempre he sido contrario a este tipo de simplificaciones ideológicas. Como tampoco creo en la bipolarizacion ideológica de las izquierdas y derechas.

Hay personas e incluso partidos que se autodefinen de izquierdas y son nacionalistas y personas de derechas que no lo son. El nacionalismo habría que circunscribirlo más bien como una actitud fundamentalista ideológica más.

Pero también hay que reconocer que dentro del espectro ideológico imaginario, los partidos que se autoposicionan en la extrema derecha suelen mostrar por lo general actitudes más nacionalistas además de xenofobas y racistas.

Por último un dato objetivo. No deja de ser curioso como en los países con actitudes más nacionalistas (Francia, Gran Bretaña, EE.UU, Polonia) los partidos de extrema derecha gozan de más simpatía. En cambio, en países donde el totalitarismo está ya superado este tipo de partidos suelen tener poca o ninguna simpatía (España, Alemania, …)

6 comentarios:

  1. Es un tema complicado. Personalmente el nacionalismo no es para mí más que unadjetivo más, algo más cultural de lo que se pretende. Por lo demás los sentimientos nacionales exaltados, vengan de quien vengan, me parecen una estupidez.

    ResponderEliminar
  2. Bastante deacuerdo excepto una cosilla. Los EEUU no han salido de un regimen totalitario, bueno... a mi modo de ver los EEUU hace ya bastante tiempo que son un estado digamos... algo fascista. Sus exaltaciones de la patria (entre otras cosas) me parecen muy similares a las de la Alemania nazi.

    Con una buena propaganda se consigue casi cualquier cosa, como por ejemplo que dos regimenes con bastantes similitudes parezcan a la mayoria diametralmente opuestos.

    ResponderEliminar
  3. Esto que has comentado abraham de:

    ""El nacionalismo, en principio una exaltación de los valores nacionales, como son el idioma y la idiosincrasia de un pueblo, es lógico que tienda a la intolerancia. Si lo mío es lo mejor, se deduce que lo que no es lo mío es peor. Y como lo extraño es peor que lo conocido, lo desprecio y lo destruyo, porque me da miedo que pueda mezclarse con lo mío y mancharlo, degrandando mi idealizada nación.""

    Has resumido muy bien la esencia del nacionalismo.

    Respecto a lo que dices del centralismo. Creo que el error está en confundir nacionalismo español con centralismo. Como sistemas políticos el centralismo y el federalismo tienen ventajas. El problema es cuando se instrumentaliza alguno de los dos en aras del nacionalismo.

    Es decir, hay centralistas y federalistas que utilizan el nacionalismo como arma para defender sus doctrinas.

    ResponderEliminar
  4. Vamos a ver, Abraham, el hecho de que el régimen estadounidense sea una democracia bipartidista y neoliberal controlada por ciertos lobbies que tratan de impedir por todos los medios legales que se levante una voz diferente de la oficial no significa que podamos que compararlo al régimen chino, norcoreano, iraní, o últimamente al hondureño. En Estados Unidos te pueden condenar al ostracismo, pero en estos otros países te pueden condenar al ostracismo, darte una de palos hasta que no recuerdes ni cómo te llamas e incluso "desaparecer" misteriosamente.

    Y la verdad es que en un régimen totalitarista se da exactamente la misma situación: Es decir, te mueres en la puerta del hospital porque no tienes seguro (salvo quizá en Cuba), no te hace falta votar (entre otras cosas, porque no puedes ni tienes otro candidato que no sea el oficial), y tampoco te hace falta trabajar de esclavo en un Wallmart (entre otras cosas porque con un poco de mala suerte acabas de esclavo en algún trabajo forzado, como El Valle de los Caídos, por ejemplo). Y cuidado con quejarte. Pon unas cuantas pancartas delante de su palacio presidencial, que vas a ver unas fuerzas de seguridad represivas en acción.

    Y eso de que en Estados Unidos se reprimen las disensiones políticas... ¿te acuerdas cuando el bueno de Bush intentó aprobar el plan anticrisis multimillonario y gente de su propio partido se negó a aprobarlo por las presiones de sus votantes? O remontándonos un poco más en la historia ¿El follón que se montó cuando se descubrió la verdad acerca de la guerra de Vietnam? A mí me parece que en algunos (no muchos, cierto) aspectos el pueblo norteamericano nos podría dar lecciones.

    ResponderEliminar
  5. Eso es cierto. Al menos dos alternativas es siempre mejor que una, por muy ferreamente controlado que esté todo y por muchos abusos que se produzcan.

    Estados Unidos puede ser el régimen menos democrático que exista, pero al fin y al cabo es democrático. Y la democracia, la mires por donde la mires, con sus defectos, es siempre mejor que cualquier régimen tirano.

    ResponderEliminar
  6. Tal como dices, la exaltación de los rasgos diferenciales como mejores no es racionalmente sostenible.

    Lógicamente lo que nos hace distintos, no siempre nos hace mejores.

    El nacionalismo exalta y justifica al colectivo nacional propio, siempre en todo y para todo, por tanto es la versión colectiva del egoísmo. (soy/somos más distintos, tengo más mérito/merecemos más ayudas...territorios, soy más sensible/nuestra historia es más emocionante, tengo más encanto/tenemos mas bellos paisajes, folclore...)
    El nacionalismo es pues la versión colectiva del egoísmo. Debería educarse en la sátira de los sentimientos nacionalistas, como se educa en la de las otras pasiones egoístas (vanidad, envidia, orgullo, avaricia...)
    Pero los apóstoles de todo nacionalismo hacen lo contrario: emplean el viejo axioma "Si quieres movilizar a las gentes estimula su odio hacia un enemigo común."
    El nacionalismo es pues peligroso y para colmo, se hereda y se aprende.
    ¿Por qué motivos no se enseña a tener criterio propio frente a la doctrina nacionalista?
    Porque la conciencia y el sentido común no mueve las masas, no vota, no sigue a los políticos... no es rentable.

    Pocas personas reconocen que su nacionalismo es más pernicioso que el simple emocionarse con su bandera, o su himno. Pero muchas personas han ido a morir por millones, han matado y morirán si no evolucionamos en conciencia ante el problema del nacionalismo.


    Por último, citas que las naciones que han padecido totalitarismos nacionalistas se averguenzan de su bandera, y pones como ejemplo España. A juzgar por el ímpetu de las corrientes nacionalistas, en España no hemos aprendido nada: solamente hemos cambiado un trapo por otros.

    El nacionalismo es tan nefasto como el egoísmo.

    Gracias por tratar un tema tan interesante y necesario.

    Acabo lanzando una pregunta:

    ¿Cómo puede haber todavía alguien orgulloso de ser nacionalista en el único mundo habitado que conocemos?

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email