miércoles, 4 de julio de 2007

La maternidad ante la burbuja inmobiliaria

Ayer Zapatero anunció que el gobierno iba a implantar para fomentar la natalidad española, una ayuda de 2500 euros por cada hijo que naciera a partir de ahora. Cito textualmente: "España necesita más familias y con más hijos. Y las familias necesitan más apoyo par tener esos niños y más recursos para criarlos." A continuación detallo los enlaces a la noticia:

Noticia en europa press

Noticia en el economista

Toda ayuda del gobierno para poder criar a tus hijos es siempre bienvenida, pero nos tendríamos que preguntar el porqué de esta medida, si verdaderamente suaviza la situación económica de los jóvenes españoles o simplemente sirve para cubrir la papeleta. Analicemos dicha situación.

En España en los últimos años el descenso de la natalidad ha sido evidente. Dicho descenso se debe a múltiples razones, económicas y sociales.

En primer lugar se debe a la incorporación de la mujer al mercado laboral. Con esto la estructura familiar tradicional tiene que cambiar, y amoldarse a la nueva situación. La mujer ya no se prepara sólo para ser ama de casa, esposa y madre. Ahora tiene estudios, quiere ser profesional y tener ingresos propios. La decisión de ser esposa y luego madre se posterga, incluso en algunos casos indefinidamente. Bien sea porque se encuentre cómoda en su nueva hallada independencia, o porque los roles familiares no estén repartidos equitativamente y la mujer no desee estar pluriempleada. Al final se tiene que sacrificar uno de los dos oficios: el de profesional o el de madre. Incluso la inestabilidad laboral añade un hándicap más, constatando que el mercado laboral no perdona la maternidad. Curiosamente, por el lado de los hombres un padre de familia está mucho más valorado profesionalmente que un soltero. Sin embargo las empresas prefieren a una mujer sin hijos que a una madre.

Por otro lado, los jóvenes se independizan más tarde, y por tanto se casan (o su equivalente) más mayores. Las razones de esta independencia tardía son las mismas de siempre: falta de trabajo, ingresos suficientes, etc. Estudian más tiempo y por tanto acceden al mercado laboral más tarde. También ha habido un aumento de la soltería, con la falta de responsabilidades que ello conlleva, y no habría que descartar el deseo de soledad y de poder disfrutar de una vida conyugal sin hijos. Además, el progreso de las políticas que fomentan el uso de los métodos anticonceptivos (el famoso pontelo, pónselo), incluso en las parejas estables, unido a las mejoras en la calidad de dichos métodos, ha conseguido que el número de embarazos no deseados haya ido descendiendo paulatinamente.

Pero el último y más importante de dichos factores es la escasez de recursos económicos y de tiempo para afrontar una responsabilidad tan importante como la de tener descendencia. Una pareja no se plantea tener hijos hasta que se encuentra en una situación estable, con un trabajo fijo e ingresos regulares, y la disponibilidad de poder dedicar tiempo para criarlos.

Y eso es claramente difícil por múltiples causas: la primera que la inestabilidad laboral de hoy en día es tal que ni los "indefinidos" se sienten fijos y seguros en su trabajo. La segunda, la insuficiencia de recursos sobrantes para afrontar el gasto de un niño (no digamos si es un parto múltiple), y la tercera, el acceso a una vivienda suficiente para criar una familia.

Ya de por sí, toda la parafernalia que acompaña al nacimiento de un niño (cuna, ropa, carrito, bautizo, etc.), hace que muchos bolsillos se resientan, o se den por vencidos. Si además tienes que cambiar de vivienda, porque la tuya no es lo suficientemente grande, y te tienes que cambiar... En fin, si a eso añadimos los costes de la vivienda, acabamos de redondear todo el asunto. Conclusión, no hay dinero, no hay sitio, y por lo tanto no hay niño.

Y es que personalmente creo que deberían arreglar los problemas de empleo y vivienda antes de "regalar dinero" para quedar bien. En definitiva, 2500 euros sigue siendo una ayuda muy pobre para criar a un niño recién nacido. Como diría una famosa marca de tarjetas de crédito: "Precio de un bebé: 2.500€. Fidelidad del electorado: Incalculable".

Lo que si que es una lástima son aquellas madres que tuvieron sus hijos la víspera. Si hubieran sabido de la noticia habrían aguantado unas horas más. Imagino el cuadro: "bebé, si te estás quieto unas horitas más, con el dinero te podré comprar la wii y todas las consolas que quieras".

En conclusión señores políticos, no nos dén dinero por hijos, sino un hogar para criarlos.

2 comentarios:

  1. Demagogia, pura demagogia.
    ¿Quién se va a sentir motivado por 2500 € a tener un hijo?
    Nadie.
    Se trata de una medida claramente demagógica y preelectoral.
    Y nos esperan muchas más, desde todos los partidos, de ahora en adelante hasta las próximas elecciones generales.
    Por ejemplo, nunca he entendido la justificación del aborto por parte de la izquierda en lugar de pedir que a las familias y mujeres sin medios se les ayude generosamente para sacar adelante a sus hijos... 2.500 euros no bastan, claro.

    Carlos Menéndez
    http://www.creditomagazine.es

    ResponderEliminar
  2. Quiero remarcar que sobre todo me llama la atención que un gobierno "socialista" haya puesto en marcha una política claramente regresiva, que no tiene en cuenta el nivel de renta a la hora de conceder esta ayuda, que beneficiará al que tenga más hijos, independientemente de si necesita el dinero o no y de los ingresos que tenga, y eso no quiere decir que sean los inmigrantes o las clases desfavorecidas, sino a aquellas familias bien que siguen una corriente religiosa conservadora que fomenta las familias numerosas.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email