domingo, 22 de junio de 2008

La tercera crisis del petróleo

Así de contundente se ha mostrado la Agencia Internacional de la Energía (lo que viene a ser la contra-OPEP en el petróleo). Y es que si nos remitimos a los hechos históricos, el petróleo nunca había estado tan caro.

Tras la primera y segunda crisis del petróleo, los precios del crudo oscilaron siempre en una barrera más o menos estable entre los 20 y 40 $ por barril.

Fuente: Wikipedia

Sin embargo, tras la invasión de Irak por Estados Unidos en 2003 esta tendencia histórica se rompió y los precios del petróleo empezaron a batir records uno tras otro. De ahí pasamos de un precio de 20 $ en 2002 a 40 $ en 2003 y de ahí empezó una escalada que prácticamente no se ha frenado hasta la actualidad que ha llegado a un precio de 140 $.

Y lo peor no es eso. Tal y como afirmaba Hugo Chávez, el precio objetivo del petróleo debe de rondar los 100 $ pero lo veremos en 200 $. Gazprom incluso espera que este precio sea superior a 250 $ en un futuro no lejano.

Y es que a riesgo de ponernos un poco Mad-Maxianos, parece que el petróleo empieza a mostrar síntomas graves de agotamiento real por la escalada de precios.

¿O estamos solo ante un caso de especulación puro y duro?

  • Los países productores de petróleo apuntan realmente a razones especulativas detrás del fuerte aumento del precio para negar la posibilidad a nuevos aumentos de la producción de Barriles.
  • En cambio la AIE sostiene que detrás del elevado precio se esconde la creciente demanda de países tales como China e India.
Ciertamente los argumentos esgrimidos por ambos parecen tener lógica. Pero analicemos con detenimiento.

¿Es el petróleo tan escaso como parece?

Hoy en día todos los países productores de petróleo están produciendo al máximo con la salvedad de Arabia Saudí que tiene todavía cierto margen de maniobra e Irak, pero debido a la guerra civil que sufre, es incapaz de abastecer el mercado mundial como antes. Por tanto, ante la creciente demanda es cierto que la oferta mundial ya no es capaz como antes de responder.

Pero ahí entra el factor especulación. El fin de las burbujas inmobiliarias en medio mundo y las fuertes turbulencias financieras presentes invitan a pensar que la especulación ha tenido que buscar un refugio seguro alejado de la bolsa. Y es en el mercado de materias primas como los alimentos y el petróleo donde parece que lo ha encontrado.

Recordemos que la regla de oro de la especulación es atacar aquellos mercados donde exista una oferta muy rígida y una expectativa futura de fuerte escasez. Y es ahí (en el petróleo y los alimentos) donde los crueles especuladores han encontrado su gallinita de los huevos de oro. Los alimentos con los biocarburantes y el petróleo con la producción casi al máximo, son los mercados perfectos para amasar ahora mismo grandes fortunas.

Y es que probablemente el petróleo esté empezando de verdad a escasear, pero no tanto para justificar una quintuplicación del precio en 5 años. La demanda de petróleo ha crecido. No tengo datos concretos pero es evidente que es así. Pero ni mucho menos se ha multiplicado por 5. Dudo incluso que se haya multiplicado por 2.

Es por ello que no debemos desdeñar el factor especulación en los análisis económicos. A veces las expectativas pueden ser mucho más poderosas que los factores reales para provocar cambios dramáticos en los precios.

El petróleo se acabará, pero el precio del petróleo no justifica, ni muchísimo menos, unos precios tan elevados.

Señoras y señores, estamos ante otro caso de especulación mundial
La burb
uja del petróleo



1 comentario:

  1. Cierto, tiene toda la pinta de una burbuja especulativa.
    También tenía entendido que China había comprado futuros de petróleo como para abastecerse los próximos ocho años. ¿Habrá eso influido en la burbuja?

    Por otro lado, un precio abusivo del petróleo puede venir bien para empezar a hallar soluciones reales a su futura escasez, y porque el abuso de los combustibles nos está abocando al desastre ecológico.

    Tendría gracia. Grandes especuladores invirtiendo en barriles, y dentro de unos años que aparezca una fuente de energía nueva, que deje al petróleo a la altura del betún. Esto sería más divertido que lo de los sellos.

    Lo que ya no tiene tanta gracia es que se especule con la comida. Recuerdo en un comentario que hice anterior, que si se reduce demasiado la oferta (vía precios), la demanda acaba por reducirse de forma definitiva por el expeditivo método de morirse de hambre. Eso o prepararnos para recibir avalanchas humanas hambrientas.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email