miércoles, 10 de diciembre de 2008

30 años de incumplimientos

Este sábado nuestra querida Constitución cumplió 30 años. Este logro, porque sin duda supuso un progreso notable respecto a la anterior etapa, hizo posible la consolidación de la democracia.

En este texto se recogen en su mayoría deseos y aspiraciones de la sociedad española. Es innegable que su existencia ha ayudado al progreso de esta, sigue estando llena de aspiraciones más que de logros o conquistas sociales.

Y es que quien se haya molestado alguna vez en echar una ojeada a esta (es triste decirlo pero la gran mayoría ni siquiera lo ha hecho) habrá comprobado que una gran retahíla de artículos, son flagrantemente incumplidos de forma sistemática.

El terrorismo que impide el propio respeto a la vida y las libertades de los vascos. La igualdad real entre españoles, que con el estado autonómico es cada vez más una utopía o que España se defina como un Estado Social cuando los recortes de derechos sociales se hacen “presupuestariamente” cada vez más patentes.

Y es que es triste comprobar como algunos políticos ya lanzan propuestas de reforma cuando en 30 años han convertido a esta Constitución en un librito de utopías irrealizables.

Es lamentable ver como realzan o apelan tanto al Consenso constitucional, cuando hace un par de años poco menos que se llamaban traidores los unos a los otros. ¿Acaso creen que los ciudadanos no tienen memoria?

De chiste también es que hablen de la independencia de poderes cuando el pastel de la justicia se la reparten siempre los mismos partidos. Y sin embargo a estos les importa poco que ésta funcione de pena. ¿Cómo van a defender la Justicia nuestros propios derechos Constitucionales si cada vez tiene menos recursos para ello?

Y para que hablar de la Educación, la Sanidad, las fuerzas de seguridad, que bastante milagroso es que todavía funciones con tanta bajada de impuestos.

Impuestos que ni siquiera todos los españoles pagan por igual. Es curioso como la constitución si funciona para preservar los derechos históricos de los territorios y es incapaz de funcionar para preservar los de los ciudadanos. ¿Como sino se explican cosas como el Cupo Vasco y la aportación Navarra que no son más que bonitos nombres para decir que estos pagan menos impuestos que la mayoría?

¿Es esta forma de defender la igualdad?

Y para que hablar del chistoso artículo 47 del que tanto nos hemos quejado hasta el hartazgo en este blog. La vivienda puede que sea un derecho, pero del que disfrutan los privilegiados. Un lujo protegido para unos pocos. Y cada vez más y más inaccesible.

Pero en vez de afrontar los problemas del presente preferimos mirar al futuro y plantear reformas o mirar al pasado y resucitar el tan traído y machacado debate de las 2 Españas.

¿Cómo va a progresar una sociedad que continuamente resucita fantasmas del pasado? ¿Por qué continuamente tenemos que sacar conflictos o resucitar muertos? Es cansino ver como somos el único país de Europa que cada vez que habla del pasado habla con rencor. De cuantos muertos causó el otro bando. Como si la guerra no hubiera acabado todavía

Progresar implica buscar aquello donde hemos fallado y tratar de corregirlo. Ni más ni menos. Y para ello no hace falta poner el foco en el pasado o en el futuro. Es bueno conocer el pasado porque nos permite aprender de él, pero es absurdo tratar de revivirlo porque pasado es. Y el futuro todavía no ha llegado ¿por que plantear cosas en él? Si hay cosas que están mal, arréglenlas ya, no esperen.

Antes de plantear reformas (que me parece estupendo) ¿por qué no intentan hacer que funcione la que tenemos? El problema no es el contenido.

Es como hablar de aumentar las ayudas al desarrollo del 0,7% al 1% del PIB. Precioso, maravilloso, pero a la vez absurdo si ni siquiera damos la mitad en verdad. Bonitos objetivos pero la realidad se impone. Y en la Constitución pasa lo mismo.

¿De que sirve tener una mejor si la que tenemos no acaba de funcionar?

5 comentarios:

  1. Yo estoy con Tremen, no creo que sea una buena idea el hablar de reformar la Constitución cuando gran parte de sus puntos no se cumplen y lo que es más grave, no hay intención ni esfuerzo para hacerse cumplir. Además, teniendo en cuenta las tendencias hacia donde apuntan los partidos políticos, no me parece una buena idea dejar que toquen una de las pocas cosas que pueden parar los pies a gente a los que los derechos de los ciudadanos no les importan en absoluto.

    Y en cuanto al artículo 47... No sé si os acordaréis, pero un año los guiñoles hicieron un especial de la constitución y una serie de personajes leyeron la constitución a su manera. A Pedro Solbes le tocó nuestro querido artículo 47... y no pudo terminarlo porque se atragantó del ataque de risa.

    Vamos que no deberíamos intentar arreglar lo que no está roto y sí hacer que funcionara.

    ResponderEliminar
  2. ¿Reformar la Constitución? ¿Para qué, para seguir con el mismo paripé? No sé no sé. Lo que hay que comprender es que bajo el capitalismo, cualquier contrato social de igualdad es un paripé. No puedes pretender dar derechos a la población si el mismisímo sistema económico que es el núcleo de toda la vida ciudadana se alimenta fundamentalmente de la explotación y la opresión.

    La muestra de que el capitalismo es un sistema infernal es que en todos los países capitalistas hay un mínimo de servicios estatales socialistas, son como un pequeño bálsamo para una gran herida. Sin este socialismo "de emergencia", la vida cotidiana sería un infierno.

    ResponderEliminar
  3. Tenemos la mala costumbre de evaluar sistemas económicos por una aplicación concreta en un lugar y tiempo determinado.
    Si no es igual el capitalismo ultraliberal de la Inglaterra del XIX que el capitalismo socialdemócrata de la Francia del siglo pasado, ¿por qué cualquier comunismo va a ser igual que el ruso?
    Apelas a la poca eficiencia del sistema burocrático y olvidas que rusia era grande y pobre y además se embarcó en la aventura espacial y en la carrera armamentística contra la mayor potencial mundial del momento, por no hablar del cese de las relaciones comerciales.
    Un problema que le veo a esa burocracia es que tiende a establecerse como clase social, tomando los derechos de una nueva aristocracia.

    Efectivamente, un sistema en el que la gestión es más pesada que la producción no puede ser muy eficiente, pero mucho peor es cuando hay corrupción. Mira lo que significa la corrupción en nuestros ayuntamientos, supuestamente eficientes. Para combatir esa corrupción necesitas más funcionarios con recursos destinados a ella, en definitiva, aumentar el sistema burocrático y hacer que pierda eficiencia por un lado para ganarlo por otro. Con la ventaja de que creas puestos de trabajo, e impides que aumenten las diferencias sociales.

    Si piensas que en el centro está la virtud, en mi opinión ahora mismo tenemos un gobierno que deja demasiadas libertades a los que "crean empleo" y demasiadas pocas a los que trabajamos.

    ResponderEliminar
  4. No pretendía afirmar que un comunismo careciera de corrupción, sino que la corrupción puede afectar más a la productividad que el modelo económico. Siento no haberme expresado mejor.
    Es más o menos lo mismo que está diciendo tremen cuando afirma que es mejor pulir los detalles de un sistema dado que cambiar radicalmente el sistema. Lógico. Si cambiamos nuestro modelo por un comunismo a la cubana, pero arrastrando a los mismos políticos acostumbrados a sus trapicheos, seguirán estafando, desfalcando y malversando como sólo ellos saben hacer. E incluso si no se toman medidas, cualquier político nuevo caerá en la tentación de abusar de su poder. Lo que tiene, cuando el poder está más repartido (por eso lo de los tres poderes), es que los abusos de poder son a menor escala y se necesitan menos recursos para combatirlos.

    PD: Yo tampoco creo que el modelo chino sea muy comunista, parece que lo único con lo que se han quedado es con aquello de la dictadura de partido. En cambio, los países escandinavos sí me parecen más comunistas, y no parecen funcionar mal, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Voy a ser muy crítico con usted, jefe.

    Sé que no te gusta que te destripen los post, pero intentaré hacerlo de forma constructiva (también me gustaría algo de feedback si es posible).

    Primero, siento decir que quizás no sea uno de tus posts más brillantes. Hablas de muchas cosas sin centrarte en ninguna ni aportar ninguna solución. Parece más un post de frustraciones generales, donde compilas todas las quejas que ya has expuesto anteriormente.

    La idea general es buena "¿Para qué cambiar la Constitución si en su estado actual no se cumple?". Yo apoyo eso, aunque que habría que aclarar en qué grado se incumple (la Constitución dice que "todos somos iguales ante la Ley" no que tengamos que ganar lo mismo, eso es comunismo).

    ¿Pero por qué tienes que mezclarlo con la Ley de Memoria Histórica? ¿Crees que los políticos son tan estúpidos que no pueden hacer dos cosas al mismo tiempo? (No respondas :D )

    Voy a centrarme en esto último. Podría hablar de miles de cosas para defender esa Ley frente al olvido tan conveniente que promueven otros, pero sólo pondré dos ejemplos.

    El primero es el de los hijos de las presas. Durante el régimen anterior a los hijos de las presas se les quitaban los hijos cuando tenían 3 años y se le daban a familias afectas al régimen. Esas madres aún viven ¿Les decimos que se olviden de sus hijos (los cuales ni siquiera sepan que sus padres son unos usurpadores) porque es conveniente políticamente?.

    Hablemos de los hijos de los exiliados. Según la Constitución, todos los hijos de españoles son españoles. Esto es así, excepto si éstos fueron exiliados del bando que perdió la guerra. ¿Le decimos a esa gente que se olviden de que sus padres fueron españoles porque conviene políticamente?

    ¡Eso es olvidemonos de los derechos humanos! Así mañana monto un dictadura, torturo y mato a mansalva con la certeza de que cuando me vaya habrá borrón y cuenta nueva. Pinochet lo hizo se llamaban leyes de punto final.

    Aún así, las supuesta repúblicas bananeras han tenido el valor que a nosotros nos falta de juzgar los horrendos crímenes de sus dictaduras. ¡Y con el apoyo de Amnistía Internacional!

    Sin embargo, siempre que aquí se plantea hacer lo mismo, se monta la escandalera. Y ninguna ONG se molesta en decir nada.

    En definitiva y para volver a enlazar con el tema del post. Que nos encata exigir nuestros derechos pero nos importa muy poco los de los demás. Somos unos niños malcriados.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email