lunes, 1 de diciembre de 2008

Excusas recaudatorias


No se si habrán sido víctimas de la nueva campaña recaudatoria de los ayuntamientos para hacer frente a la crisis economica, pero si lo son, reciban mi mas sincero pésame. La nueva campaña no es un nuevo impuesto, ni una tasa, ni siquiera una contribución solidaria a los ayuntamientos. Esta nueva campaña ni más ni menos que en poner más multas.

La razón de este ensañamiento recaudatorio no tiene más motivo que compensar la fortísima caída de ingresos que estos están experimentando desde que la “burbuja inmobiliaria” terminó.

Los ingresos de los ayuntamientos se sustentan en su mayor parte del desarrollo urbanístico de las ciudades. Si este se para, es lógico que los ingresos mengüen.

Dado que la capacidad impositiva de estos es limitada, son muy sensibles a los cambios del ciclo economico. Por ello no es de extrañar la nueva dotacion presupuestaria que el gobierno central ha otorgado a estos.

No sé si ustedes conocerán como funciona el tema de las multas pero sino se lo explico de forma muy simple. Los ayuntamientos siempre fijan una estimación de los ingresos que van a obtener de cada una de las partidas (incluida esta). Cuando se fija la partida de ingresos a través de sanciones, se establece un cupo que todos los agentes deben cumplir.

De manera que un determinado agente local puede tener la obligación de recaudar 15.000 euros al mes en multas un determinado año. Se hace un cálculo y se estima que cada día debe obtener 500 euros para cumplir ese cupo. Si el ayuntamiento eleva el cupo, el numero de multas debe aumentar y también el celo de la policía en el cumplimiento de la ley.

Es decir, la recaudación no va en función de la capacidad de cumplir las leyes de los ciudadanos sino al revés. Son los propios ayuntamientos los que penalizan más o menos en función del interés que tengan en recaudar más o menos. Por tanto no hay más que un afán recaudatorio.

Y es que en este país es más impopular subir los impuestos (aunque solo afecte a los que más tienen) que poner más multas. O más bien es que es más visible, porque dudo mucho que a nadie le guste que le “claven” una multa.

Por fortuna parece que al gobierno le ha entrado cierta vena solidaria y ha decidido “donar 8.000 millones a los ayuntamientos” para tapar sus agujeros economicos. Bueno técnicamente está destinado a abrir más zanjas para generar empleo pero personalmente dudo mucho que se emplee en ello.

6 comentarios:

  1. Ay, señor. Otra manera más de que la crisis la paguen los pobres, ya que las multas no son progresivas, paga lo mismo un mileurista que Emilio Botín (otro aspecto a comentar, deplorable).

    ResponderEliminar
  2. Puede ser que que esos 8.000 millones acaben abriendo zanjas pero de ahí habrá que descontar las comisiones.

    Me llama la atención que el Gobierno decida invertir en un sector enfermo. Está claro que es una medida de choque que como no venga acompañada de acciones estructurales nos augura un futuro...mejor no pensarlo.

    En fin, que los ayuntamientos ahora mismo prefieren que sus ciudadanos no respeten las normas que que las respeten...paradójico. Este es nuestro Estado del bientestar, el bienestar, eso sí, de nuestros representantes.

    ResponderEliminar
  3. Es muy cierto lo de que en este país nos creemos todos ricos. Es muy jodidamente cierto. Pero eso pasa en todos los países ricos de Occidente, ha sido una visión ficticia creada por la élite para que todos nos sintamos parte de su club y votemos a la derecha. En ocasiones descubro a mis allegados defendiendo los intereses de los bancos o las multinacionales, porque "es lo mejor para todos". Se requiere un gran adoctrinamiento para meter estas ideas en personas de clase media-baja (como yo mismo).

    ResponderEliminar
  4. La lucha de clases nunca acabó, de hecho ahora sigue tan viva como antes o más. El fin de la lucha de clases no es más que propaganda.

    La derecha, obviamente y sin que haga falta explicar por qué, es la política de los ricos para los ricos. No puede existir ninguna política de derechas que beneficie a la gente humilde a largo plazo. Luego para que un currante vote a la derecha tienen que apelarse a toda serie de ficciones y fantasmas, y una de esas ficciones es hacer creer a los currantes que viven a tutiplén.

    ResponderEliminar
  5. Estoy parcialmente de acuerdo con Abraham. ¿Os habéis dado cuenta también de que este planteamiento se basa en la premisa de que la gente se pasa por "el forro" las normas de conducción? Es decir, si no hay infracciones de las normas, no hay multa ni recaudaciones. En cambio, del IBI no hay quien te salve ¿verdad? Siempre he dicho que la mejor manera de cortar con las políticas económicas que no sirven es sencillamente no seguirlas. Ya lo hizo Ghandi y le fue de maravilla.

    Por otro lado, Abraham y KesheR, creo que la gente ya se está dando cuenta de que no es rica. Solo hay que verlo en el descenso del consumo. Posiblemente sea transitorio, pero por el momento a los productores de bienes de consumo se les están poniendo los huevecillos de corbata.

    ResponderEliminar
  6. Izquierda-izquierda, derecha-derecha, delante-detrás, 1,2,3...en fin...

    Kesher, la que tu llamas derecha, puede ser que te parezca que no están del lado del "obrero", trabajador o currante (así nos lo intenta hacer ver lo que tu llamas izquierda), pero la historia ha demostrado que en realidad son justo los que consiguen a medio-largo plazo estabilidad económica. "La derecha, obviamente y sin que haga falta explicar por qué, es la política de los ricos para los ricos", pues a mí si que me gustaría que lo explicases porque me parece mas un prejuicio que una realidad.

    En cuanto a la izquierda sus políticas a corto plazo parece que ayudan al trabajador, inyecciones esporádicas (a veces dificilmente justificables desde mi punto de vista) de dinero, aumento de las ayudas (aunque para ello teniendo que reunir unos requisitos muy específicos contemplados en la letra pequeña), etc., pero a largo plazo prueba de ello es nuestra propia historia su capacidad de impacto es más bien coyuntural y, a veces, con repercusiones estructurales negativas.

    Bobby, no es que la gente se esté dando cuenta que no es rica sino que sencillamente priorizan, el nivel de consumo de épocas anteriores mas bien era consumismo y, por eso, a la gente no le cuesta echar para atrás, consumir menos pero aun asi mantener un buen nivel de vida. Si consumen menos no es porque se han dado cuenta de que no son ricos, sino porque en este momento de incertidumbre prefieren quedarse en sus casas a buen recaudo...fuera hay mucho riesgo.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email