viernes, 19 de diciembre de 2008

Reforma del sistema estadístico

Si hay una ciencia emparentada con la economía esa es la estadística. La importancia de la información estadística en la economía es tal que los objetivos económicos y los instrumentos de política de un país se orientan en base a los datos que vierta la estadística.

Por ello, cuando el cuadro económico-estadístico de un país no recoge los indicadores adecuados (sea por el motivo que sea) la política se orienta mal y ofrece por lo general malos resultados.

Esto plantea la necesidad de analizar si el cuadro actual es el adecuado y si no lo es, que habría que cambiar. Para ello vamos a ver y analizar algunos indicadores existentes y proponer, si es el caso, la reforma o introducción de nuevos.

PIB- Producto Interior Bruto de un país
Su crecimiento o decrecimiento refleja el incremento o decremento global de la riqueza nacional. Habitualmente las tasas de variación que se publican reflejan la variación del producto global, es decir, lo que se ha incrementado en total la riqueza.

El principal fallo de este indicador es que refleja únicamente la riqueza nacional sin poderse visualizar si los ciudadanos son más ricos o no.

Se puede subsanar con la riqueza per cápita, es decir, la riqueza por ciudadano. Corrige el impacto que un incremento de la población tiene sobre la riqueza del país. Presenta el fallo de todas las medias. No refleja el reparto de la riqueza de un país. Recordemos que el que un país sea más rico no significa necesariamente que sus ciudadanos también lo sean.

IPC – Índice de Precios al Consumo – Inflación
Refleja la variación porcentual de los precios de una cesta de consumo prototipo. Esa cesta de consumo prototipo refleja el consumo de una familia “estándar” de clase media.

Fallo: no a todas las clases sociales afecta por igual la inflación. Este fallo se origina por tomar una familia estándar media. No todas las familias consumen lo mismo y por lo general la composición de la cesta varía mucho en función del estatus social.

Posible corrección: generar tantos IPC’s como clases sociales se estimen oportunos. Dicho de forma un tanto ruda crear un IPC de los ricos, un IPC para las clases medias y uno para las clases bajas. De este modo se reflejaría mejor el coste de la inflación en las capas sociales.

Indice de GINI – Indice de concentración de la riqueza
Refleja el nivel de desigualdad en el reparto de la riqueza. Este índice oscila entre el 0 y el 1 representando el 0 la equidad total y el 1 la concentración total (en una sola mano).

Es un índice infrautilizado y bastante desconocido cuya elaboración no es más compleja que otros índices. Sin embargo esta se presenta exclusivamente en informes internacionales que por lo general pasan desapercibidos.

El índice de hace unos años reflejaba una desigualdad de 0,2 en los países escandinavos, 0,3 en los europeos y llegaba al 0,4 en Estados Unidos. Los países latinoamericanos presentaban índices superiores al 0,5

Lo deseable es que este índice se mantenga bajo sin llegar a 0 (para mantener el incentivo económico capitalista).

Tasa de inversión/especulación sobre el ahorro
Una medida que se echa de menos en el sistema estadístico es una que diferencie las inversiones productivas de las meramente especulativas. Lógicamente habría que definir que se entiende por ambos términos, pero una vez hecho la obtención de esta tasa sería relativamente fácil.

La utilidad de un índice así sería la de poder visualizar que parte del ahorro se aprovecha y destina a la producción de bienes, y que parte no se aprovecha adecuadamente.

CONCLUSIÓN
Estos 4 ejemplos son algunas de las revisiones que deberían hacerse en el sistema estadístico de manera que dieran una imagen más fiel y realista de la situación, no solo estrictamente económica, sino también social.

El sistema actual solo refleja la acumulación de capital (riqueza) que se produce en una economía, pero no trata para nada el reparto de este capital. Estas nuevas o reformadas medidas incentivarían nuevos objetivos (socialmente deseables), como la mejora del reparto de la riqueza y la progresiva erradicación de la pobreza.

Claro que, para implantar estas estadísticas haría falta voluntad política, ya que pone el foco sobre factores políticamente muy incómodos y difícilmente manipulables.

1 comentario:

  1. Interesante artículo, Tremen. Posiblemente haga falta cambiar más de un operador. Lo que tenemos que impedir a toda costa es la situación típica de que si uno no ha podido comer pollo y el otro se ha comido un pollo entero, los dos han comido medio pollo cada uno.
    ¿Por qué no han hecho unas medidas estadísticas más representativas? bueno, el asunto es que las cuentas salen más bonitas así que con unas más ajustadas. Ya sabes, detrás de un comportamiento aparentemente absurdo se encuentra el dinero.

    ResponderEliminar

Los comentarios fuera de tono, con contenido insultante u ofensivo, ya sea a los autores, como a cualquier participante, serán borrados de inmediato.

Es posible discrepar y ser educado a la vez.

Buscar en este blog

Historias relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe las ultimas novedades por email